REL/RAW

11.6°
CRD

12°
PMY

7.6°
EQS

4.3°
PLAY

POLICIALES

El juicio por el crimen de Ángeles Rawson sigue con testimonios clave


La cuarta audiencia, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de la Capital Federal, se reiniciará a las 9 y entre los ocho testigos que desfilarán hoy se encuentra el padrastro de la adolescente, la mucama y la mujer de Mangeri.

04/03/2015 09:55 a.m.


749

Ocho son los testigos citados para la jornada de este miércoles y la primera en declarar será Diana Saettone, la mujer de Mangeri, ya que el tribunal había resuelto que declare luego de los padres de la víctima -que ya testificaron el viernes-, para que pueda estar presente en la sala acompañando a su esposo.

Luego, continuará declarando el entorno más cercano de Ángeles, y será el turno del hermano, Juan Cruz Rawson y del padrastro Opatowski.

El padrastro fue uno de los últimos en declarar en la instrucción -recién lo hizo a 70 días del crimen, el 20 de agosto de 2013-, porque en su momento fue investigado como sospechoso, hasta que quedó definitivamente descartado cuando secuestraron los videos de un banco del microcentro porteño donde el 10 de junio de 2013 fue a cobrar una pensión en el horario en el que se cree se cometió el crimen de Ángeles.

También declarará Dominga Torres, la empleada doméstica de la casa de Ángeles, que se convirtió en testigo clave porque contó que el día del crimen ella trabajó entre las 8.45 y las 12.45 en la PB “A” de Ravignani 2360 y que en ese lapso la chica de 16 años nunca llegó al departamento a almorzar, como solía hacer los días lunes.

La importancia del testimonio del Torres es que a partir de sus dichos, la Justicia dio por acreditado en la instrucción que a las 9.50 -como quedó grabada en una cámara de seguridad de la cuadra-, Ángeles llegó al edificio en el que vivía pero nunca entró al departamento de PB "A", donde la mucama estaba trabajando.

La acusación da por sentado que Mangeri interceptó a Ángeles en el hall central y con un engaño la llevó hasta algún otro sitio del edificio donde intentó violarla y la asesinó.

Otra de las testigos citada para este miécoles es la otra empleadora de Torres, María Luz Piñero Campbell, a cuya casa la mucama fue a trabajar por la tarde del día del crimen, luego de haber estado en lo de Ángeles.

También declarará Cecilia Ruth Brook, prima de la madre de Ángeles, quien declaró en el expediente que el el martes 11 de junio antes del mediodía, cuando la víctima aún estaba desaparecida, ella atendió en la casa de María Elena “Jimena” Aduriz un llamado telefónico del acusado Mangeri, quien preguntaba “si había alguna novedad”.

Otra testigo será María Cristina Schiavone, actual mujer del padre de Ángeles, Franklin Rawson, quien le contará a los jueces que ella fue quien realizó una recarga virtual de 50 pesos del celular de Ángeles el día de la desaparición.

En su momento se especuló con la posibilidad de que el asesino de Ángeles haya hecho una recarga del teléfono, pero Schiavone aclaró que ella lo hizo sin saber en ese momento que la chica estaba desaparecida y porque ella habitualmente era la encargada de esa tarea cuando la adolescente se quedaba sin crédito.

La última testigo de mañana será Érica Valeria Villegas, quien en su momento declaró que no sabía que Opatowski, ex marido de su hermana fallecida, se había puesto en pareja con “Jimena”, la mamá de Ángeles, quien era la mejor amiga de su hermana, y además reveló algunas discusiones o desencuentros familiares que tuvo con él.

El juicio comenzó el 18 de febrero, el acusado Mangeri declaró en la primera audiencia que era inocente y volvió a denunciar que fue "apretado" y hasta torturado por la Policía Federal para que se autoincriminara en la causa.

En la última jornada del viernes declararon como testigos los padres de Ángeles, quienes contaron cómo fue la desaparición de su hija, el hallazgo del cuerpo en la planta de la Ceamse de José León Suárez y la sorpresa que les causó enterarse que Mangeri había quedado preso porque tenían un buen concepto de él.Ocho son los testigos citados para la jornada de este miércoles y la primera en declarar será Diana Saettone, la mujer de Mangeri, ya que el tribunal había resuelto que declare luego de los padres de la víctima -que ya testificaron el viernes-, para que pueda estar presente en la sala acompañando a su esposo.

Luego, continuará declarando el entorno más cercano de Ángeles, y será el turno del hermano, Juan Cruz Rawson y del padrastro Opatowski.

El padrastro fue uno de los últimos en declarar en la instrucción -recién lo hizo a 70 días del crimen, el 20 de agosto de 2013-, porque en su momento fue investigado como sospechoso, hasta que quedó definitivamente descartado cuando secuestraron los videos de un banco del microcentro porteño donde el 10 de junio de 2013 fue a cobrar una pensión en el horario en el que se cree se cometió el crimen de Ángeles.

También declarará Dominga Torres, la empleada doméstica de la casa de Ángeles, que se convirtió en testigo clave porque contó que el día del crimen ella trabajó entre las 8.45 y las 12.45 en la PB “A” de Ravignani 2360 y que en ese lapso la chica de 16 años nunca llegó al departamento a almorzar, como solía hacer los días lunes.

La importancia del testimonio del Torres es que a partir de sus dichos, la Justicia dio por acreditado en la instrucción que a las 9.50 -como quedó grabada en una cámara de seguridad de la cuadra-, Ángeles llegó al edificio en el que vivía pero nunca entró al departamento de PB "A", donde la mucama estaba trabajando.

La acusación da por sentado que Mangeri interceptó a Ángeles en el hall central y con un engaño la llevó hasta algún otro sitio del edificio donde intentó violarla y la asesinó.

Otra de las testigos citada para este miércoles es la otra empleadora de Torres, María Luz Piñero Campbell, a cuya casa la mucama fue a trabajar por la tarde del día del crimen, luego de haber estado en lo de Ángeles.

También declarará Cecilia Ruth Brook, prima de la madre de Ángeles, quien declaró en el expediente que el el martes 11 de junio antes del mediodía, cuando la víctima aún estaba desaparecida, ella atendió en la casa de María Elena “Jimena” Aduriz un llamado telefónico del acusado Mangeri, quien preguntaba “si había alguna novedad”.

Otra testigo será María Cristina Schiavone, actual mujer del padre de Ángeles, Franklin Rawson, quien le contará a los jueces que ella fue quien realizó una recarga virtual de 50 pesos del celular de Ángeles el día de la desaparición.

En su momento se especuló con la posibilidad de que el asesino de Ángeles haya hecho una recarga del teléfono, pero Schiavone aclaró que ella lo hizo sin saber en ese momento que la chica estaba desaparecida y porque ella habitualmente era la encargada de esa tarea cuando la adolescente se quedaba sin crédito.

La última testigo de mañana será Érica Valeria Villegas, quien en su momento declaró que no sabía que Opatowski, ex marido de su hermana fallecida, se había puesto en pareja con “Jimena”, la mamá de Ángeles, quien era la mejor amiga de su hermana, y además reveló algunas discusiones o desencuentros familiares que tuvo con él.

El juicio comenzó el 18 de febrero, el acusado Mangeri declaró en la primera audiencia que era inocente y volvió a denunciar que fue "apretado" y hasta torturado por la Policía Federal para que se autoincriminara en la causa.

En la última jornada del viernes declararon como testigos los padres de Ángeles, quienes contaron cómo fue la desaparición de su hija, el hallazgo del cuerpo en la planta de la Ceamse de José León Suárez y la sorpresa que les causó enterarse que Mangeri había quedado preso porque tenían un buen concepto de él.


tag Ángeles Rawson Femicidios Jorge Mangeri
Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D