PLAY

DEPORTES

Estalló un escándalo histórico en la FIFA


La FIFA sufrió el peor escándalo de su historia, cuando siete dirigentes fueron arrestados en Zurich por obtención de sobornos por valor de más de 150 millones de dólares.
28/05/2015 01:00 a.m.


1.038

La FIFA, máxima entidad del fútbol internacional, sufrió ayer el peor escándalo de su historia, cuando siete de sus más altos dirigentes fueron arrestados en Zurich (Suiza), donde mañana se llevará a cabo el Congreso para renovar autoridades, acusados de fraude, chantaje y lavado de dinero por el Departamento de Justicia estadounidense, con un total de 14 imputados.

Los detenidos, con pedido de extradición a Estados Unidos, son el uruguayo Eugenio Figueredo (vicepresidente de la FIFA); Jeffrey Webb, de las Islas Caimán; el brasileño José María Marín, el costarricense Eduardo Li, el nicaragüense Julio Rocha, el venezolano Rafael Esquivel y el británico Costas Takkas, según informó el Ministerio de Justicia suizo.

Además, el extitular de la Conmebol, el paraguayo Nicolás Leoz, y tres empresarios argentinos están imputados en la causa por corrupción. Se trata de ejecutivos de empresas relacionadas con la FIFA: Alejandro Burzaco, director de Torneos y Competencias; y Hugo y Mariano Jinkis, del Full Play Group.

La Justicia estadounidense no formuló cargos contra el actual presidente de la FIFA, el suizo Joseph Blatter, quien se presenta a la reelección para un quinto mandato mañana en el Congreso de la FIFA en Zurich, contra el príncipe jordano Ali Bin Al Hussein (a quien apoyó públicamente Diego Maradona).

Sobre la votación, la FIFA aseguró que se llevará a cabo pese al escándalo y también afirmó que no peligran los países elegidos como sedes de los Mundiales de 2018 (Rusia) y 2022 (Qatar).

El portavoz de la entidad, Walter De Gregorio, declaró al respecto que “es un momento difícil para nosotros, pero el Congreso tendrá lugar porque una cosa no tiene que ver con la otra. Ni el presidente Joseph Blatter, ni su secretario general, Jerome Valcke, están involucrados en tales procedimientos judiciales”. Sobre el estado de ánimo de Blatter, De Gregorio confió que “no está bailando en su despacho, pero está muy tranquilo. Ve lo que pasa, coopera con todos. No es un hombre feliz en este momento ni dice que todo es estupendo, pero está tranquilo”.

El Departamento de Justicia estadounidense hizo público un comunicado en el que anuncia que han sido presentadas un total de 47 acusaciones ante el tribunal de Brooklyn (Nueva York) por “organización mafiosa, fraude masivo y blanqueo de dinero, entre otros”.

Según esta investigación, los acusados estarían implicados en la obtención de sobornos por valor de más de 150 millones de dólares, a lo largo de 24 años por la corrupción del fútbol, por “lucrativos derechos de comercialización en los medios y mercadotecnia en los torneos internacionales”. “Corrupción rampante, sistemática y profundamente enraizada” es la descripción de la fiscal general Loretta Lynch, quien puntualiza que “se ha extendido en las dos últimas generaciones de federativos que abusaron de sus puestos de confianza para conseguir millones de dólares en mordidas y sobornos”.

La fiscal general norteamericana señala como víctimas a multitud de competiciones y torneos de distintos países que deberían haberse beneficiado de los ingresos generados con la comercialización de los citados derechos y los aficionados en Estados Unidos y en todo el mundo. EEUU perdió la elección de la sede del Mundial 2018 con Rusia, mientras que Inglaterra pretendía organizar el Mundial 2022, aunque los directivos de la FIFA se inclinaron por Qatar. Sobre las candidaturas, Michael García, expresidente del Comité de Ética de FIFA y casado con una agente del FBI, realizó un informe sobre cómo se eligieron a Rusia y Qatar como anfitriones de los Mundiales de 2018 y 2022, respectivamente. El documento cayó en manos del juez alemán Joachim Eckert, quien notó “infracciones concretas en casi todas las candidaturas”.

Según el comunicado del Departamento de Justicia estadounidense, algunos de los responsables de estos delitos pueden afrontar penas de cárcel de 20 años. Al uruguayo Figueredo, además, le podrían revocar su nacionalidad estadounidense por falsificación. Las autoridades estadounidenses también allanaron ayer las oficinas de la Concacaf (Confederación de Fútbol del Norte, Centroamérica y el Caribe) en la ciudad de Miami, como parte de la investigación. El estadounidense Chuck Blazer, ex secretario general de la Concacaf, fue el hombre clave, en su rol de arrepentido, que colaboró con el FBI en la investigación que desencadenó este escándalo en la FIFA. Blazer también fue integrante del comité ejecutivo de la FIFA hasta mayo de 2013, cuando fue suspendido por 90 días por recibir una coima de más de 20 millones de dólares.

Postergar las elecciones

La UEFA (Unión de Federaciones Europeas de Fútbol) propuso ayer que se postergue por seis meses la elección presidencial de FIFA que se llevará a cabo mañana en el marco del 65to Congreso de esta última entidad.

“Los miembros del Comité Ejecutivo están convencidos de que hay una gran necesidad de un cambio en el liderazgo de esta FIFA, y creen firmemente que el Congreso debería posponerse, y que las próximas elecciones presidenciales se organicen en los próximos seis meses”, propone el comunicado que difundió la UEFA tras la detención de los dirigentes acusados de corrupción. “El próximo Congreso de la FIFA corre el riesgo de convertirse en una farsa y por lo tanto las federaciones europeas tendrán que considerar cuidadosamente si deberían incluso acudir a este Congreso y advertir sobre un sistema que, si no se detiene, acabará matando al fútbol”, alertó la UEFA, presidida por el francés Michel Platini.#


tag escándalo FIFA sobornos
Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D