REL/RAW

CRD

6.1°
PMY

13.8°
EQS

1.8°
PLAY

Ser mujer futbolista en Argentina es una vocación de gran riesgo


Aquella mujer que sea o desee ser futbolista en Argentina merece los más cálidos elogios. Cuando la pasión es sometida a prueba por diversas circunstancias hostiles, las futbolistas o las aspirantes a serlo, deben recibir vítores a gran escala.

11/10/2017 02:00 a.m.


542
Las catalogaciones peyorativas sobre supuestas preferencias sexuales no son el único obstáculo que debe afrontar una jugadora. El destrato organizativo y la indiferencia del ambiente tradicional del fútbol es otro gran óbice que invita a la mujer a dedicarse a otra actividad.

Persiste aún un enfoque errado que parece no observar en el fútbol femenino una fuente de prestigio deportivo y bienestar económico. En el Interior del país, donde el mes pasado falleció una jugadora, las fallas también se evidencian.

Selección en crisis

La nueva conducción del fútbol argentino, encabezada por Claudio “Chiqui” Tapia, efectuó una ceremonia de lanzamiento del campeonato femenino de la AFA. “Prometo ser el presidente de la igualdad de género el fútbol argentino”, pronunció Tapia en el gimnasio Héctor Etchart de Buenos Aires, repleto de jugadoras.

Nadie duda de que la herencia recibida era realmente pesada. La nueva gestión empezó con la Selección femenina fuera del ránking FIFA (Ndr: eso aún no cambió) por una inactividad superior al año y medio. En el Consejo Federal, la información sobre la cantidad de ligas con femenino era escasa y la fecha del Nacional era incierta.

Tras un par de pasos auspiciosos, la crisis estalló. La Selección Femenina está en huelga desde hace dos semanas. Reclaman viáticos superiores a $150 por día, cancha de césped natural para entrenarse, vestuarios acordes y hotel al viajar.

Tras el regreso a la escena internacional, las jugadoras, en una carta pública, comentaron que viajaron en micro a Montevideo, para jugar ante Uruguay. Las convocadas permanecieron en el vehículo hasta la hora del partido, jugaron y volvieron a subirse al ómnibus para volver. Por esto, la revancha ante las “Celestes” se afrontó con jugadores juveniles del Interior. Se saldó con derrota de 2-0.

La diferencia con Noruega y Dinamarca es abrumadora. Recientemente, las selecciones masculinas de ambos países resolvieron ceder una porción de sus viáticos para que sus pares femeninas tuvieran el mismo aporte por enfundarse la casaca nacional. En Argentina, no trascendió un gesto público similar de los principales referentes de la Selección hacia las jugadoras.

Una vida menos

En el Interior, tras algunos pasos promisorios bajo la gestión de Juan Pablo Beacon, se creó el Departamento de fútbol femenino del Consejo Federal. Fue designada como titular la chubutense Paola Soto.El número de ligas con fútbol femenino aumentó de 37 a 60 (aproximadçente) y se fijó el mes de diciembre como fecha disputa del Nacional, que fusionará el certamen del 2016 con el de este año.

En la eliminatoria bonaerense a dicho torneo, Georgina Galvez, del combinado de Las Flores, sufrió una severa descompensación en el precalentamiento del encuentro ante La Plata el 17 de septiembre.

El partido se suspendió y la jugadora murió al día siguiente. Falló lo que no debía fallar y se provocó una pérdida irreparable. En comparación con eso, que el femenino se juegue en tierra, cuando el masculino se desarrolla en césped, es una minucia. Pero también suma al cuadro general.

Se puede encarrilar el rumbo, pero no hay más tiempo que perder. Ser mujer futbolista en Argentina no puede seguir siendo una vocación de riesgo.

tag fútbol femenino Liga del Valle
Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D