POLICIALES

Con el cuento de que era "gay", filmaba y manoseaba a las clientas en el vestidor


Un vendedor de 48 años que se hacía pasar por gay, fue descubierto mientras espiaba a las clientas de un local de ropa de Morón. Las denunciantes señalaron que las grababa con el celular y les tocaba los pechos con la excusa de que no tuvieran miedo ya que él era “inofensivo”.
30/08/2018 18:30

3.214

El degenerado fue detenido el sábado, aunque ahora se encuentra en libertad.

El local está ubicado en una galería entre las calles Rivadavia y 9 de Julio. La última víctima de 22 años denunció a la prensa que “estando semidesnuda junto al vendedor en el probador, empezó a sospechar porque en todo momento él “insistía con que toda su ropa quedaba mejor sin corpiño”.

Milagros, el nombre de la joven, aseguró que el sujeto “le ganó con la insistencia” con el último vestido y que se “ofrecía mucho a entrar a ayudar”. Ella se negó a recibir su ayuda pero él ingresó al probador de todas formas.

Milagros lo increpó y preguntó qué hacía con el teléfono. El “falso vendedor gay” respondió que lo tenía en la mano porque lo habían llamado. “Era mentira, porque había estado 40 minutos ahí. Se lo vuelvo a preguntar y sale del probador. Ahí escucho el sonido de que corta un video”, continuó la joven.

La mamá de Milagros notó la incomodidad en la voz de su hija y, desde su probador, preguntó qué pasaba. “Ahí le dije que el señor me había bajado el vestido y me estaba grabando con el celular. Me vestí como pude y salí descalza. En esos 30 segundos me preocupé por mi imagen, que ese video se pueda difundir. Y le pedí a mi mamá que entrara a buscar el celular. Cuando empezamos a los gritos yo estaba completamente desesperada”, aseguró.

El falso vendedor gay la amenazó con llamar a la Policía, pero la joven llamó primero. “Cuando llegué a la comisaría me encontré con que a una chica, en mayo, le había pasado algo muy similar”, contó.

El vendedor denunciado alquila el local de ropa. Los dueños de la galería en la que está el local apoyaron a Milagros y emitieron un comunicado en el que informan que el propietario del negocio le pidió la rescisión del contrato de alquiler y que esta semana vacié el local.

“A mí me enseñaron desde siempre que si no te gustó y no dijiste que sí, está mal. Nunca había vivido una situación así. Fue muy fuerte”, cerró la joven.


Abuso espiadas Morón Negocio

Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D