*

viernes, 24 de octubre de 2014
INICIO / POLÍTICA / 19/09/2012 05:25 p.m.

Tensión entre China y Japón por un archipiélago

Es por la disputa en torno a un archipiélago considerado rico en recursos naturales. China pidió neutralidad a los Estados Unidos. Se produjeron manifestaciones antiniponas en todo el país.

China elevó hoy el tono del conflicto diplomático que mantiene por la disputa de la soberanía de unas islas ubicadas en el mar de China, al advertir que se reserva el derecho de emprender nuevas acciones contra Japón.

"Nos reservamos el derecho de tomar futuras medidas, aunque esperamos resolver la disputa por vía negociada", declaró el ministro de Defensa chino, general Liang Guanglie, en una rueda de prensa celebrada en Beijing junto al secretario de Defensa estadounidense, León Panetta.

En ese sentido, el ministro dijo que su país espera que el gobierno japonés "rectifique sus errores y vuelva al cauce correcto de las negociaciones", informó la agencia de noticias rusa Ria Novosti.

La advertencia llegó el mismo día en que miles de chinos volvieron a ganar las calles, en las mayores manifestaciones antiniponas desde que ambas naciones restablecieron las relaciones diplomáticas y en coincidencia con un nuevo aniversario del incidente de 1931 que Japón utilizó como excusa para invadir Manchuria.

Asimismo, dos activistas de la derecha japonesa intentaron desembarcar hoy en una de las islas en disputa pero fueron detenidos por guardacostas de Japón, razón por la cual la cancillería china protestó por el incidente y exigió a Tokio para que "cese con las provocaciones". El objeto de las disputas es el archipiélago deshabitado desde hace décadas conocido como Diaoyu en chino y Senkaku en japonés.

Los dos países se lo disputan debido a su importancia estratégica por sus reservas pesqueras y de crudo y gas, pero la disputa se intensificó después de que el gobierno japonés comprara la semana pasada tres de las islas a sus propietarios particulares.

La disputa territorial repercutió negativamente en las bolsas de Asia Pacífico que cerraron la jornada de hoy con números rojos. El selectivo Nikkei 225 de la bolsa de Tokio registró al cierre una baja del 0,39% y el índice bursátil de la China continental, Shanghai Composite, cayó un 0,91%.

Por su parte, la agencia de noticias china Xinhua informó que Liang le dijo a Panetta que China se "opone firmemente" a la inclusión de las islas dentro de los términos del tratado de defensa mutua entre Estados Unidos y Japón, un acuerdo firmado en 1951 cuando Washington ayudaba a la reconstrucción del país del sol naciente después de la Segunda Guerra Mundial. Liang dijo que China "espera que Estados Unidos cumpla su compromiso de mantener una postura neutral".

Paralelamente, las nuevas protestas en China se sucedieron hoy de forma pacífica después de que las manifestaciones de los últimos días desembocaran en disturbios, informó la agencia de noticias DPA.

Un amplio despliegue de la policía y el Ejército vigiló las marchas bien organizadas, que tuvieron lugar coincidiendo con el controvertido incidente de Mukden del 18 de septiembre de 1931, utilizado por Japón como excusa para invadir Manchuria, en el noreste de China.

Los medios de comunicación chinos llamaron a imponer sanciones económicas contra Japón ya que con una guerra comercial, China podría dañar la economía japonesa sin sufrir ella misma demasiado, argumentaron periódicos estatales. En esa línea, los manifestantes instaron hoy a boicotear los productos japoneses y esos gritos en tono de guerra de algunos activistas desataron los temores de las empresas japonesas en China.

Por motivos de seguridad, fabricantes como Sony y Mitsubishi Electric o de automóviles como Honda, Toyota, Suzuki o Nissan enviaron a sus trabajadores chinos por dos días a casa. También algunas cadenas comerciales japonesas cerraron sus puertas de forma preventiva, ya que después de que el fin de semana se produjeran saqueos y disturbios algunos vendedores de coches japoneses tuvieron que recibir protección policial.

Asimismo, se teme que haya nuevas tensiones pues una flota de cientos de pesqueros chinos se encuentran rumbo a un caladero en la zona en disputa y la guardia costera china anunció que protegerá a los pescadores.

Las marchas que se registran desde entonces en las calles de China son consideradas las mayores protestas antijaponesas desde que se establecieron lazos diplomáticos en 1972. Hasta el momento se han celebrado manifestaciones en más de 30 ciudades.

"Las islas Diaoyu pertenecen a China" o "No olviden nuestra humillación nacional", se leía en pancartas y algunos llevaban consigo fotos de Mao. Algunas pancartas llamaban, incluso, a la guerra contra Japón.

Ante la nueva ola de protestas, el primer ministro nipón, Yoshihiko Noda, elevó el alerta en su embajada en Beijing y sus consulados en otras ciudades chinas y pidió a las autoridades chinas que preserve a los ciudadanos japoneses en el país.


tag

humor-politico



Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D