#Armas Químicas
Mientras en las afueras de Damasco una misión de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) investiga las denuncias de un nuevo ataque químico contra civiles, en La Haya, la sede de la organización, Rusia presentó a 17 "testigos" sirios para desmentir las acusaciones de Estados Unidos y sus socios europeos.
Rusia afirmó hoy que dispone de pruebas "irrefutables" de que el supuesto ataque químico del sábado pasado contra la ciudad siria de Duma, en el bastión opositor de la región de Ghouta Oriental, fue un montaje para culpar al gobierno del presidente de Siria, Bashar Al Assad, y a Moscú, principal aliado de Damasco en el conflicto.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó hoy que unas 500 personas fueron atendidas en centros médicos en Duma, principal ciudad del bastión opositor asediado por tropas sirias, con síntomas de exposición a agentes químicos y que otras 70 que estaban en sótanos murieron, versión que contrasta con la de Siria, Rusia e Irán.
China requirió hoy "pruebas sólidas" de que Corea del Norte suministró a Siria materiales que se podrían usar para fabricar armas químicas a través de un armador chino, horas después de un informe publicado por el diario New York Times a partir de un documento de la ONU, cuyo contenido el organismo multilateral se negó a detallar.
Rusia destruyó hoy su última partida de armas químicas en una ceremonia a la que asistió una delegación de la Organización Internacional para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ).
El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo hoy que tiene información de que se preparan nuevas "provocaciones" con ataques químicos para "acusar" al gobierno de Bashar al Assad.
En una reunión en la que Estados Unidos comunicó a sus aliados su voluntad para encontrar una vía "no violenta" para resolver la crisis en Siria, el grupo del G7, que reúne a los países más industrializados del mundo, descartó una posible solución militar al conflicto y llamó a Rusia a involucrarse en los esfuerzos de paz.
El supuesto ataque químico perpetrado en el norte de Siria no hizo más que ahondar este martes la división que las potencias del Consejo de Seguridad de la ONU mostraron desde el inicio de la guerra.
Fuentes médicas y activistas citados por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos afirman que las víctimas presentaban síntomas de asfixia, vómitos y dificultades para respirar.
Las fuerzas del gobierno sirio del presidente Bashar Al Assad usaron repetidamente y de forma coordinada armas químicas durante el último mes de la batalla para recuperar la norteña ciudad de Alepo, denunció hoy la organización Human Rights Watch (HRW).
El presidente sirio dijo que adoptó esa decisión en línea con la propuesta rusa y no por las amenazas norteamericanas. Estados Unidos y Rusia buscan un acuerdo en Ginebra.
El gobierno de Siria autorizó hoy a la misión de la ONU a visitar la zona que fue bombardeada el miércoles pasado, donde la oposición del país árabe denunció la muerte de más de mil personas en un supuesto ataque con armas químicas.

Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D