#ESMA
La Iglesia argentina hará público en las próximas semanas el libro que registra los bautismos hechos entre 1975 y 1979 en la capilla de la Escuela de Mecánica Superior de la Armada, en la que funcionó un centro clandestino de detención.
Víctor Basterra documentó y fotografió a los represores que durante más de cuatro años lo tuvieron cautivo en la ESMA, y tras recuperar su libertad aportó esa información a los organismos de derechos humanos para que la sociedad conociera la verdad sobre lo sucedido en ese lugar, donde la última dictadura militar instaló un emblemático centro clandestino de detención ilegal.
El secretario de Justicia de la Nación, Santiago Otamendi, aseguró que “es una iniciativa del ministro” Germán Garavano el traslado del ministerio a la sede de la ex ESMA pero aclaró que “aún está en los planos preliminares, se generaron las consultas necesarias” y también se atiende a una cuestión funcional.
Ocurrió en el Espacio Memoria y Derechos Humanos de ese organismo. La cartera de Claudio Avruj debió emitir un comunicado y le solicitó la renuncia.
"La auténtica gobernabilidad es la de la inclusión y la movilidad social ascendente. Nada más peligroso para un país que el resentimiento de los que se han quedado afuera”, señaló la mandataria, al inaugurar obras en seis edificios en el Espacio de la Memoria que funciona en el predio de la ex Esma.
El gobernador Martín Buzzi estuvo ayer junto a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en la inauguración del Sitio de Memoria, emplazado en el edificio donde funcionara el Casino de Oficiales del centro clandestino de detención de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).
La recuperación confirmada por Abuelas de Plaza de Mayo, fue la culminación de una búsqueda que comenzó con la información fragmentaria proporcionada por sobrevivientes de la ESMA y por una prima de su madre secuestrada durante la última dictadura.
Agustín Bottinelli fue procesado por el juez Sergio Torres por el delito de “coacción” por publicar en 1979 una falsa entrevista a Thelma Jara de Cabezas, quien entonces se encontraba cautiva en la ESMA y era presentada en una nota “como la madre de un subversivo muerto”.