ECONOMÍA

De visita en Argentina, Nobel de Economía defendió la regulación estatal


El Premio Nobel de Economía 1998, Amartya Sen, defendió las regulaciones gubernamentales "si la responsabilidad social es insuficiente" y alentó "bases éticas comunes" para ir "más allá de la búsqueda de utilidades", al disertar en Buenos Aires.
13/11/2014 14:15

1.410

Sen, economista y filósofo de origen indio, brindó la conferencia inaugural del Segundo Congreso Internacional de Responsabilidad Social, ocasión en la que advirtió sobre el "fracaso" de las políticas europeas de contracción de la demanda y austeridad extrema: "pedir sangre, sudor y lágrimas puede no ser una política adecuada en determinadas circunstancias", dijo.

Se refirió asimismo a las ventajas de energías alternativas como la solar, la eólica y la mareomotriz, a la vez que advirtió sobre los riesgos de expansión de la generación eléctrica de base nuclear.

Presentado por el economista y sociólogo argentino Bernardo Kliksberg, Sen recordó que ya en los inicios de la crisis mundial, en 2008, el entonces candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, John McCain, "se quejaba de la avaricia de Wall Street".

"La remoción de regulaciones gubernamentales impulsadas por (el ex presidente de EEUU) Ronald Reagan y otros tuvieron un rol importante en el estallido de la crisis", añadió Sen.

Destacó luego que, contrariamente al camino seguido en Europa a partir de las recomendaciones de su Banco Central, "la expansión de la demanda es una cuestión de responsabilidad social, en este caso de los gobiernos".

"El recorte de gastos puede parecer correcto en el marco de desequilibrios presupuestarios, pero quizás no se reduzca así el déficit, caiga la producción y se provoque una catástrofe en el nivel de calidad de vida", alertó.

Sen se refirió asimismo al "bajo nivel de compromiso intelectual" respecto de los problemas ambientales del planeta: "se buscan reducir los efectos negativos de la emisión de carbono, pero hay otro peligro que consiste en la rápida expansión del uso de la energía nuclear, como se ve hoy en China e India", avisó el Premio Nobel.

Según el economista, la provisión eléctrica no debe reducirse, sino todo lo contrario, para reducir la pobreza en áreas como la India, donde un tercio de la población aún no tiene conexión.

No obstante, Sen se preguntó si es sensato incluir a la energía nuclear junto a otras opciones "limpias", como hace el Banco Mundial, por ejemplo.

Mencionó en ese sentido las "externalidades" de las plantas atómicas, que elevarían sus costos si fueran consideradas: los riesgos de accidentes; la probabilidad de sabotajes; las posibilidades de hurto por parte de grupos terroristas; la dificultad para disponer de los residuos; y la fisión que podría producirse en casos de ataques en una guerra convencional e inclusive en una trifulca local.

Sen señaló asimismo sus dudas sobre alternativas como la biomasa, incluida la producción de combustibles a partir de granos como la soja y el maíz.

"Esa opción -explicó- genera emisión de carbono y provoca una competencia con el uso de la materia prima como alimento, aunque esto todavía no es un problema urgente".

"Pero a futuro hace falta un cambio radical, pensar en grande, y aprovechar alternativas como la energía solar, a la que sólo le falta un pequeño empuje tecnológico en lo que respecta a su posibilidad de almacenamiento", concluyó el economista indio.


Amartya Sen Nobel de Economía Premios Nobel Regulaciones Estatales