PAÍS & MUNDO

"Dentro de poco van a tener noticias mías, después no me vengan a llorar a un cajón"


La líder de la Tupac Amaru, Milagro Sala, advirtió este viernes que "dentro de poco" habrá noticias suyas y pidió no llorarla en "un cajón", en la segunda jornada del juicio en su contra por supuestas amenazas a una comisaría.
01/12/2017 19:12

3.834

"Dentro de poco van a tener noticias mías, después no me vengan a llorar a un cajón", subrayó la dirigente social, según publicó el diario el Tribuno de Jujuy.

Sala está acusada en la investigación conocida como "el caso de las bombachas", por una serie de llamados intimidatorios a la seccional 56 de la ciudad de Jujuy, en los que decía que iba a poner una bomba en el lugar, porque allí estaba detenida la hija de una integrante de su organización.

El juicio está a cargo del Tribunal en lo Criminal Nº 2 de la provincia y continuará el próximo 7 de diciembre, con la ronda de alegatos.

Al ingresar a la sala, saludó a su esposo, Raúl Noro, y al exlegislador porteño Aníbal Ibarra, y se ubicó junto a sus abogados, a la espera del ingreso de los jueces Antonio Llermanos, Mario Puig y Luis Ernesto Kamada.

En ese marco, advirtió que la investigan por "negra, india y coya", al tiempo que lanzó críticas al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, y al gobierno nacional de Mauricio Macri.

"¿Ustedes sabían que el Freddy Morales (el hermano del mandatario provincial) vivía hasta hace poco en Ciudad de Nieva, frente al club y hoy vive en una tremenda mansión de 1000 metros cuadrados? ¿Cómo es eso? Ahí no se investiga nada, ¿no? Investigan sólo a la negra Milagro, a la india, a la ‘coya’, pero a ellos no los investigan", se quejó.

Además, cuestionó la reforma laboral y previsional que impulsa la Casa Rosada y subrayó: "¿Ustedes sabían que a los jubilados se les va a bajar los sueldos? ¿Y que los trabajadores van a tener que tener más años de servicios? ¿Y que han perdido todos sus derechos con las famosas reformas?".

A la líder de la Tupac se le imputa el delito de amenazas en concurso real por un diálogo telefónico que mantuvo en 2014 con el oficial Rubén Vásquez, de la Comisaría Seccional 56 de Jujuy.

En esa dependencia estaba demorada la hija de María Molina, una integrante de su organización, quien había protagonizado un enfrentamiento con una puestera de una feria, a quien acusó de robarle las bombachas de su madre para venderlas luego en su local.

Ambas mujeres fueron arrestadas en ese momento, pero solo Molina quedó alojada en la comisaria durante varias horas, por lo que, al enterarse de lo sucedido, Sala se habría comunicado con la seccional para protestar.

Según la comisaria Ángela Silvina Cabrero, que inició la denuncia, la dirigente social amenazó con poner una bomba en el lugar.

El juicio por las presuntas amenazas a la comisaría se desarrolla en momentos en que Sala se encuentra detenida con prisión preventiva en el penal de Alto Comedero.

En ese marco, está pendiente de resolución la medida a su favor dictada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, para que se le vuelva a otorgar la prisión domiciliaria.


Jujuy Milagro Sala