PAÍS & MUNDO

Europa desconfía de las elecciones en Rusia

La alta representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Federica Mogherini, afirmó hoy que el veto al líder de la oposición rusa, Alexey Navalny, en las elecciones presidenciales de marzo de 2018, arroja "serias dudas" sobre la celebración de unos comicios "democráticos" en ese país.

26/12/2017 09:45

El gesto de Federica parece ilustrar la situación de Navalny ante la negativa del régimen de Putin para que compita.

2.562



La decisión de la Comisión Electoral Central (CEC) rusa de bloquear la candidatura de Navalny "debido a una supuesta condena anterior proyecta serias dudas sobre el pluralismo político en Rusia y la perspectiva de unos comicios democráticos el próximo año", alertó una portavoz de Mogherini en un comunicado.



La jefa de la diplomacia comunitaria recordó que el Tribunal Europeo de Derechos Humanos consideró que a Navalny, quien fue sentenciado por cargos de malversación, le fue "denegado el derecho a un juicio justo" en su proceso de 2013 por los mismos cargos.



"Los cargos políticamente motivados no deberían utilizarse contra la participación política. Esperamos que las autoridades rusas garanticen la igualdad de condiciones, incluyendo las elecciones presidenciales" que tendrán lugar en marzo, señaló la portavoz.



Además, dijo que la UE espera que la oficina de la OSCE (Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa) "participe como observador en estos comicios".



Y advirtió que la Unión "basará su evaluación del proceso electoral en sus hallazgos, como hemos hecho en el pasado", consignó la agencia de noticias EFE.





El llamado de Alexey Navalny



Navalny llamó ayer al boicot de las elecciones presidenciales después de acusar al presidente ruso, Vladimir Putin, de ordenar a la CEC que rechazara su candidatura.



Algunos analistas consideran a Navalny como el único dirigente que puede hacer sombra a Putin, especialmente en las grandes ciudades.



La CEC argumentó que, según la legislación vigente, no puede ser candidato a la Presidencia rusa un ciudadano que haya sido condenado por un delito grave y que tenga antecedentes el día de las elecciones.



Según la comisión, ese es el caso de Navalny, ya que fue sentenciado en febrero pasado a cinco años de cárcel por apropiación indebida, lo que implica también una inhabilitación por 10 años.



Aunque el Tribunal Europeo consideró injusto ese veredicto, dicha corte no puede anular las sentencias judiciales nacionales.