POLICIALES

Un policía y dos ladrones muertos tras un golpe comando en Córdoba


Un policía y dos famosos delincuentes murieron hoy durante un tiroteo en el que se efectuaron un centenar de disparos en el barrio Nueva Córdoba de la capital provincial, tras un golpe comando a una oficina donde los ladrones se apoderaron de unos tres millones de pesos.
16/02/2018 18:15

2.107

Según informaron fuentes de la fuerza, en el hecho resultaron heridos otros tres policías, uno de los integrantes de la banda delictiva y la víctima del robo, en tanto uno de los asaltantes fue detenido y otros cuatro lograron escapar.

El robo fue cometido alrededor de la 1 de la madrugada en un edificio ubicado en Rondeau 84, adonde unos siete ladrones ingresaron a un departamento del séptimo piso en momentos en que se encontraba una pareja dedicada a la administración de consorcios.

Bajo amenazas, los delincuentes los despojaron de 2.800.000 pesos en cheques y 200.000 en efectivo, producto de la reciente venta de un inmueble.

Las fuentes indicaron que un vecino advirtió el hecho, logró dar aviso a la Policía y cuando los ladrones llegaron a la planta baja para escapar, se inició el tiroteo con la llegada de un patrullero al lugar y se intensificó cuando otros móviles y motos arribaron para apoyarlo.

En ese primer intercambio de disparos, fue asesinado de un tiro en la nuca en la puerta del edificio el cabo Franco Ferraro (28), oriundo de la localidad de San Carlos Minas, quien pertenecía a la Sección Especial Operaciones Motorizadas (SEOM).

Tras el hecho, el comisario mayor de la Dirección General de Investigaciones Criminales, Alejandro Mercado, dijo que "los delincuentes sorprendieron a quemarropa" al efectivo.

El intercambio de disparos más intenso -más de un centenar- se produjo en la esquina de Rondeau y Buenos Aires, donde cayeron gravemente heridos dos de los delincuentes cuando intentaban escapar.

En tanto, las fuentes indicaron que cuatro policías que participaron del tiroteo también debieron ser trasladados al Hospital de Urgencias con heridas de bala, aunque no revestían gravedad.

Además, la víctima del robo, quien se había encerrado en el baño de su departamento, debió ser hospitalizado con un balazo en una pierna, aunque permanecía fuera de peligro.

Se trata de Guido Romagnoli, un empresario de unos 35 años dedicado a la construcción y al negocio inmobiliario que habitualmente maneja altas sumas de dinero, por lo que se cree que los ladrones tenían el dato preciso de que había efectuado una operación.

Mientras se sucedieron los tiroteos, grupos de estudiantes que tomaban algo en bares de la zona terminaron tirados en el piso o escondidos detrás de los mostradores para no ser alcanzados por las balas.

Mercado advirtió que se trató de "una peligrosa banda" que contaba con "armas automáticas, semi automáticas, muy sofisticadas", aunque aclaró que no son de guerra sino modificadas y que serán sometidas a pericias.

Además, el jefe policial informó que el delincuente detenido, identificado como Diego Alberto Trimarchi (32), fue imputado por "homicidio en ocasión de robo", prestó declaración indagatoria ante el fiscal Rubén Caro y luego fue trasladado a la cárcel de Bouwer fuertemente custodiado por la fuerza especial ETER.

Mercado agregó que "el ladrón aprehendido, como los dos delincuentes muertos, tienen frondosos antecedentes penales por atentado contra la propiedad" y señaló que los prófugos, que serían cuatro, son oriundos de Córdoba.

En el caso de Trimarchi, tiene antecedentes por "resistencia a la autoridad, amenazas y robo calificado por uso de armas en grado de tentativa y tenencia ilegal de armas de uso civil".

Uno de los muertos es Rolando Ricardo "El Ciego" Hidalgo (59), quien tenía antecedentes por un robo al banco Suquía ocurrido en 1998, hecho por el que recibió nueve años de cárcel, y tenía un último antecedente de 2014 por "tentativa de robo y cohecho".

Mientras que el otro ladrón fue identificado como Ricardo Serravalle (54), un ex convicto que en 2005 actuó como vocero de los presos en el motín del penal del barrio cordobés de San Martín en el que hubo ocho muertos entre guardiacárceles, policías e internos.

Caro señaló a Télam que la banda estaba constituida por "un grupo de entre cuatro y siete delincuentes fuertemente armados", mayores de edad y "muy organizados".

"Se nota que se trata de gente profesional, hay gente de entre treinta y sesenta años entre los delincuentes", aseguró.

En el lugar, la Policía halló más de 120 vainas servidas y secuestró una pistola adaptada como ametralladora que estaba en poder de los asaltantes muertos, junto a un bolso con más de 20 cargadores para armas de alto calibre y dos vehículos en los que se movilizaba la banda.

Tras el hecho, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, decretó tres días de duelo y dispuso el ascenso por mérito extraordinario a la jerarquía inmediata superior (cabo primero) del suboficial Ferraro, "en virtud del acto de arrojo y la pérdida de su vida en un episodio de servicio".

El joven, hijo de un policía retirado, había ingresado a la fuerza hace seis años y había sido ascendido; su deceso causó dolor entre familiares, amigos y compañeros de la fuerza, que dejaron gran cantidad de mensajes en las redes sociales.


asalto Córdoba golpe comando ladrones muerto policía
Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D