DEPORTES

El caso Pellejero puede terminar en la Justicia


El capitán de Germinal está habilitado a pedir un resarcimiento económico tras la lesión de tibia y peroné de su pierna derecha. Cuenta a su favor con el antecedente de Mauro Camoranesi, quien en 2010 fue obligado a abonar el equivalente a 50.000 dólares por una acción similar a la del sábado.
12/06/2018 02:00

5.696

La grave lesión de Darío Pellejero ocurrida en la final de vuelta en la Apertura de la Liga del Valle, empieza a generar repercusiones fuera del ámbito deportivo.

El capitán de Germinal sufrió una lesión de tibia y peroné de su pierna derecha tras una acción de Mauro Peinipil, defensor de J.J. Moreno.

Desde el club capitalino, analizan los pasos a seguir. Consideran que debe haber una sanción ejemplificadora para el futbolista del “Naranja”.

A la par de la vía deportiva, puede abrirse el camino de la justicia ordinaria. Pellejero, de 35 años, está habilitado a exigir resarcimiento económico ante los hechos ocurridos.

El caso Camoranesi

En 2010, en Mar del Plata, Mauro Camoranesi fue condenado a abonar $200.000 e intereses a un jugador lesionado por él. Hoy, son 50.000 dólares. Al tipo de cambio de hoy, es $1.325.000.

El 14 de agosto de 1994, Aldosivi, club donde militaba Camoranesi, se midió a Alvarado en un partido de la Liga de Mar del Plata.

Un balón dividido registró un encontronazo entre Camoranesi y Roberto Pizzo, que concluyó en una grave lesión de este último enuna de sus rodillas.

Pizzo quiso volver a jugar a nivel liguista, pero la lesión sufrida forzó su retiro.

“El parte médico indicó rotura de ligamento cruzado anterior, rotura de ligamento cruzado posterior, rotura de ligamento lateral externo, roturas de meniscos interno y externo, de cápsula de la rodilla, tendón del bíceps, nervios varios, hematomas y desgarros, estando a punto de ser seccionada la arteria femoral”, expresó el diario La Nación en 2010.

El fallo fue concluyente. “Si bien no podía calificar el accionar como intencional, denotaba una notoria torpeza, un exceso en la práctica del deporte, anormal y evitable”, redactó en su resolución la Sala I en lo Civil y Comercial de Mar del Plata.

Tres conceptos claves

La similitud entre ambos casos es apreciable: una lesión grave de un jugador ocurrida en el marco de un partido liguista amateur.

Y a esta altura de los acontecimientos, pueden entrar a jugar tres conceptos clave.

En primer lugar, el lucro cesante. Esto es la la ganancia dejada de obtener o la pérdida de ingresos, como consecuencia directa e inmediata de un hecho lesivo.

Luego, surge el daño emergente. Esto es el costo de la reparación necesaria del daño causado y a los gastos en los que se ha incurrido con ocasión del perjuicio. Por último, aparece el daño moral, que remite a la lesión simbólica que padece una persona que implica aflicción espiritual y un eventual perjuicio psicológico .

Las novedades del caso

Darío Pellejero será sometido hoy a una segunda intervención quirúrgica en el Hospital Santa Teresita, de Rawson.

Tras esta operación, a Pellejero le aguarda un prolongado tiempo de recuperación de la avería física sufrida el pasado sábado en El Fortín. Se estima que serán entre 4 y 6 meses.

Se desprende que el objetivo de Pellejero será estar en condiciones de reaparecer para la disputa del Regional, cuyo inicio está pautado para fines de enero próximo.


Germinal de Rawson JJ Moreno Pellejero