PROVINCIA

Editorial / Mientras busca dar pelea en varios frentes, Arcioni ensayó gestos para afianzarse en territorio propio


Leé La Columna del Domingo, el tradicional análisis político de la edición impresa de Jornada.
07/10/2018 02:00

1.562

Mientras se desarrolle el Encuentro Nacional de Mujeres en Trelew, el próximo fin de semana, el transporte urbano será gratuito, al igual que el interurbano que une a la ciudad con Rawson, Gaiman, Dolavon y Puerto Madryn. Lo anunció este viernes el ministro de Gobierno, Federico Massoni, por decisión del gobernador Arcioni. No fue la única medida que Fontana 50 tomó en línea con una organización que no tiene precedentes en Chubut, pues finalmente también el Ministerio de Educación se puso a tono y lo declaró de Interés Educativo. Es cierto que faltó algo de cintura política allí, porque llega después de recibir críticas cuanto menos evitables, pero al fin de cuentas lo que se pondera es la decisión final. Vale aquí el “más vale tarde que nunca”.
El Encuentro Nacional de Mujeres, que se desarrollará el próximo fin de semana, promete destronar todos los récords en Trelew: la organización confirmó este viernes que llegarán 50 mil personas de distintos puntos del país. Ahí sí el Estado provincial reaccionó en forma acorde, pues dispondrá de personal de distintos estamentos del estado para colaborar –salud, seguridad, bomberos, por ejemplo- con el desarrollo de las distintas actividades.

Los sueldos

Arcioni sabe que ningún empleado estatal estará completamente satisfecho respecto a su relación laboral hasta que no le devuelvan el pago de salarios en tiempo y forma. No sueña, porque no desconoce que la crisis excede a Chubut –ponderaciones sobre la gestión territorial al  margen-, con el retorno del abono de haberes a los días 29, pero no está para nada satisfecho con el esquema actual.
El gobernador no lo desconoce, como no desconoce las críticas que se ha ganado con el pago escalonado más allá de las explicaciones que brinda y de los argumentos que las respaldan. Pero registrar el estado de cosas no sirve si no se reacciona, y en esa línea está el anuncio de morigerar el escalonamiento llevándolo de tres a dos etapas que hizo esta semana que fenece. Claro que no es la solución, pero resulta interesante verlo como gesto político: entrega a los trabajadores la idea de un recorrido que busca encaminar el desorden que encontró al tomar el gobierno. No está mal pues, teniendo en cuenta las arcas públicas, hace pan con la harina que tiene.

La otra pelea

Pero el gran problema del gobernador chubutense está hoy allende las fronteras regionales. Es que no pasa una semana en la que no se encuentre con medidas del gobierno Nacional que no atenten contra la región, hoy con tasas de desempleos rozando récords históricos en algunos lugares de la provincia. Esta vez fue un descuento de 1.500 millones de pesos que se suman a una larga lista de daños cuya solución resulta compleja si la administración Macri no cambia el rumbo, y nada indica que piense hacerlo.
Es eso, por sobre todo, lo que explica los movimientos que sostiene más allá del territorio propio. Arcioni busca laderos para dar la pelea en Nación porque, lógico, el grito que puede pegar en soledad no alcanza para que lo escuchen en la Casa Rosada. Así fue como se reunió con Massa y Urtubey en su momento, y como esta semana fue anfitrión de los gobernadores de Santiago del Estero, Gerardo Zamora, de Formosa, Gildo Insfrán y de Tucumán, Luis Manzur, en un encuentro que sostuvieron en la Casa del Chubut en Capital Federal.
Para la gacetilla el meeting fue para “analizar la situación de cada una de las provincias” y “la posición tomada frente a la defensa de los derechos irrenunciables y los intereses de Chubut”. Pero la realidad es que, así como se consolida un frente Patagónico para pelear por las medidas de Nación que resultan lacerantes para la región, también se busca robustecer un espacio común de mandatarios provinciales opositores para dar la pelea en el Congreso de la Nación, en donde la cantidad de votos es clave para tener éxito en los reclamos pues, claro, de nada vale propalar críticas si las leyes contrarias a los intereses de las provincias igualmente se aprueban.
El camino es complejo pero, aunque resulte difícil distinguirlo y hasta contraproducente considerarlo, el malhumor social que acumula el gobierno Nacional por su impericia para sostener el mercado cambiario y morigerar la inflación, lo que deriva en desempleo creciente y estado de recesión, termina por darle un plafón al intento.
Lo único que no se puede es abandonar la pelea.#


Arcioni Gobernadores sueldos