PAÍS & MUNDO

Alta tensión en Venezuela: China advirtió a Guaidó


China consideró hoy que la entrada forzosa de ayuda humanitaria en Venezuela podría "desencadenar conflictos" y tener "graves consecuencias", al tiempo que reiteró su oposición "a cualquier acción" que pueda llevar a una escalada de violencia en ese país.
22/02/2019 09:43

736

 


  El líder antichavista venezolano Juan Guaidó, quien juró como presidente interino del país avalado por el Parlamento, pretende ingresar mañana toneladas de alimentos y medicamentos a Venezuela desde Colombia, Brasil y la vecina isla de Curazao.

   Pero el presidente Nicolás Maduro dice que el plan esconde un intento de invasión extranjera liderado por Estados Unidos, que apoya a Guaidó, y su gobierno cerró ayer la frontera con Brasil y amenazó con clausurar también el límite con Colombia.

    "Una entrega forzosa de la llamada ayuda humanitaria podría desencadenar conflictos y provocar graves consecuencias, y nadie quiere ver eso", señaló el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores chino Geng Shuang en su rueda de prensa diaria.

   El gobierno venezolano ha actuado con "moderación" con el objetivo de "salvaguardar la paz y estabilidad" internas y prevenir una escalada de la violencia, aseguró Geng.

   "China está en contra de cualquier intervención militar en Venezuela y de cualquier acción que pueda causar una escalada o conflictos en ese país", añadió.

   Asimismo, el portavoz justificó los intercambios de China con el país caribeño y defendió su "legitimidad" al argumentar que se producen "en base a la igualdad, el beneficio mutuo y de acuerdo a reglas comerciales", informó la agencia de noticias EFE.

   "China continuará sus intercambios y cooperación con Venezuela en diferentes sectores", adelantó Geng.
Guaidó reafirmó ayer en un "decreto presidencial" la autorización para el ingreso de la ayuda humanitaria que Maduro se niega a aceptar y pidió a los militares, que responden al líder chavista, actuar de acuerdo a su instrucción.

   Maduro respondió que no permitirá el ingreso de la ayuda argumentando que son donaciones "podridas" y que puede dar paso a una invasión extranjera.

   La crisis política venezolana se acentuó en enero pasado, cuando Maduro juró un nuevo mandato de seis años, cuya legitimidad no reconocen la oposición y parte de la comunidad internacional.

   En respuesta, Guaidó juró luego como "presidente encargado", por considerar que el líder chavista "usurpa" la Presidencia.

    La cancillería china mostró a principios de este mes su apoyo a la comunidad internacional para encontrar una solución pacífica a la crisis que vive Venezuela, y manifestó su deseo de que todas las partes desempeñen un "papel constructivo" para lograrlo.

   Sin embargo, alrededor de medio centenar de países -incluidos China y Rusia, dos miembros permanentes del Consejo de Seguridad- respaldaron ayer a las autoridades venezolanas y se comprometieron a colaborar en defensa de principios básicos como el respeto de la soberanía nacional.

   El canciller venezolano, Jorge Arreaza, tiene previsto mantener hoy, viernes, una reunión informal con representantes de esos países, según una invitación remitida por la misión venezolana ante la ONU.
 


China Juan Guaidó Venezuela