ECONOMÍA

Tres historias de la crisis y el miedo a que Trelew se convierta en un “pueblo fantasma”


Trabajadores despedidos de Propulsora Patagónica, Pepsi y de Don Otto describieron la cruda realidad por la que atraviesa la ciudad y remarcaron las dificultades para la reinserción dentro del mercado laboral. En el caso de la embotelladora, alrededor de un 60% pudo encontrar trabajo.
12/05/2019 17:43

4.218

La crisis laboral en Trelew hoy se refleja más que nunca con el cierre de empresas emblemáticas, suspensiones y recortes en las horas de trabajo. Y ya no se trata sólo del sector textil, sino también de otras actividades como la alimenticia, la construcción o el transporte.

Tres historias que se cuentan simbolizan la crisis económica que pegó de lleno en la localidad, que hoy tiene la tasa de desocupación y pobreza más alta de la Patagonia junto a Rawson. Lo ocurrido con la Pepsi y más recientemente con la textil Propulsora Patagónica y la empresa de transporte de larga distancia Don Otto, que despidió prácticamente a todo su personal de los talleres, son algunos de los ejemplos.

En pocos días se cumplirán dos años del cierre de la Pepsi. Cerca de un 60% de los despedidos pudieron ser reubicados en otras empresas de la competencia o actividades como las arenas silíceas. Julio Deocares es uno de los despedidos que a sus 47 años quedó fuera del mercado. “Hoy estoy subocupado. Decidimos con mi esposa que es colombiana mudarnos hacia allá porque acá no veíamos perspectiva con la plata que cobre. Mis dos nenas y mi mujer allá. Me volví porque tenemos un reclamo legal, ganamos el juicio, pero todavía está la apelación”.

Relató que “a mis 47 años prácticamente estoy fuera del circuito laboral. Trabajar por cuenta propia, emprendimiento propio. No costo tomar la decisión de irse a Colombia, donde la familia va a estar biern. Fue dura decisión volver acá solo y no los veo casi hace un año y no tengo fecha de retorno aún”.

Juan Arza fue uno de los despedidos de Propulsora Patágonica y a sus 58 años quedó en una situación muy desfavorable, ya que dentro del núcleo familiar sus dos hijos también están desempleados. “Hay que pelearla todo el día, algo me defiendo con la mecánica, se de algo, algunas changas que pueden salir. Tengo el fondo de desempleo que son $ 2.800 y se termina la última cuota. Estuve 33 años en Propulsora”.

La visión del ex operario fue cruda: “Están las otras fábricas que vienen mal, como Sedamil que tengo varios conocidos. Fabricas muy buenas, pero vienen mal, en cualquier momento puede haber sorpresas. Me hace acordar a otras partes que quedaron como fantasmas y creo que Trelew va camino a convertirse en pueblo fantasma, mucha gente que se va a ir. Ya acá parece que no hubiera más futuro de nada. A mi edad estamos muy mal”.

Crisis del transporte

El prosecretario General de UTA Chubut, Juan Lema, habló de la situación con Don Otto. “Es lamentable la situación en todo el país. Que 20 compañeros se queden sin trabajo no le gusta a nadie. Gente con mucha antigüedad. La gente está con incertidumbre. No tienen claridad de lo que pasara los obreros, ni nosotros en el gremio sabemos que pasara. La empresa tomó esa decisión y hoy no solo le toca al taller, también le puede tocar a los choferes. No todo es tan conforme a lo que pasó, es muy complicado”.

“A nivel país está más que claro que los empresarios tomaron la decisión de achicar por todos lados. Las empresas que vienen para acá no pueden competir con el avión. Eso te lleva de Buenos Aires la empresa más grande es Flecha Bus y despidió 2.000 trabajadores”.


Crisis Desempleo Trelew