SOCIEDAD

Ambientalistas y vecinos de Tigre no quieren más barrios cerrados


Vecinos y organizaciones ambientalistas del partido bonaerense de Tigre lanzan una campaña de movilización para que se prohíba la construcción de nuevos barrios privados en ese distrito del norte del conurbano, debido a que estos desarrollos son los responsables del "incremento desmesurado" de las inundaciones, según denuncian.
15/05/2015 16:15
1.177

La iniciativa apunta a detener "el avance que empresas constructoras como Nordelta y Eidico realizan sobre humedales que son lugares naturales de escurrimiento para los ríos en épocas de lluvia", afirmó a Télam Valentín Palma Tallamullo, representante del Movimiento Defensa de la Pacha.

Para denunciar esta situación y los problemas que padecen miles de habitantes por las reiteradas inundaciones en la zona, las organizaciones convocaron para mañana a las 13 a una rueda de prensa en el playón de la Estación de trenes de Tigre, oportunidad en la que también estará presente la geógrafa Patricia Pintos, integrante del Conicet y de la Universidad Nacional de La Plata.

Palma Tallamullo aseguró que desde noviembre pasado "se encuentra cajoneado un proyecto de ordenanza presentado por las organizaciones y vecinos para que se detenga la construcción de barrios privados, pero las autoridades de Tigre ni siquiera se han expresado públicamente sobre el tema".

El referente del Movimiento en Defensa de la Pacha señaló que la necesidad de agruparse y movilizarse se dio "a partir del avance de la especulación inmobiliaria en el distrito".

"Desde el incremento desmesurado de las inundaciones en los barrios populares hasta la destrucción de sitios sagrados de pueblos originarios, el avance de los barrios privados en Tigre no paró de trastocar la convivencia en el municipio, y a esto se suma el hacinamiento de los sectores populares a los cuales sólo les queda un porcentaje mínimo de territorio para habitar", apuntó un comunicado de organizaciones ambientalista y de Vecinos Inundados.

"En la actualidad casi el 46 por ciento del territorio continental de Tigre está en manos de barrios privados (Countries, Clubes de campo, etc.) donde vive menos del 5 por ciento de la población del municipio", indicaron.

Al respecto, el concejal del Frente para la Victoria Federico Ugo denunció en reiteradas ocasiones que la mayor empresa inmobiliaria del distrito, Eidico S.A, está vinculada con un ex asesor del precandidato a presidente Sergio Massa, que pretende privatizar parte del río".

"A Eidico se la vincula con Jorge O`Reilly Lanusse, un hombre del Opus Dei, que fue asesor de Massa cuando entre 2008 y 2009 tuvo a cargo la Jefatura de Gabinete de Ministros", aseguró el edil.

Al realizar un análisis de la situación, la investigadora Patricia Pintos explicó a Télam que "lo que ha cambiado es el modelo urbanístico en el crecimiento de la región metropolitana y lo que se ha hecho es ir avanzando sobre áreas periféricas, y en ese avance lo que algunos desarrolladores inmobiliarios han encontrado es que el avanzar sobre áreas como los humedales permite conformar una oferta urbanística diferente a la tradicional".

"Al asociar a una urbanización cerrada, como los barrios privados, a un ambiente frágil como un humedal, les permite a ellos producir un formato de urbanización distinta, como la que se da en Nordelta, donde se asocian lagunas con las viviendas", afirmó.

"En todo este proceso que ya tiene unos 20 años, Nordelta dio el paso inicial pero luego le sucedieron una cantidad muy importante de urbanizaciones (barrios cerrados o countries) y hoy son más de 60", añadió la investigadora.

La especialista explicó que al ligar las construcciones cerradas a cuerpos de agua artificiales, los desarrolladores construyeron un nicho de mercado distinto, "pero esto, en la medida que se fue generalizándo, ha llevado a una ocupación muy grande en superficies de humedales que hoy alcanzan cerca de 9.000 hectáreas en distritos del norte del conurbano".

"Hay muchos resquicios en el sistema de procedimientos que son aprovechados por las empresas, especialmente en lo que respecta al agua y al impacto ambiental, y por otro lado los municipios dejan hacer para capitalizar la inversión", advirtió.

Pintos dijo que cuando se rellenan los humedales "lo que se hace es cambiar el patrón de escurrimiento del río, porque lo que se llaman valles mayores o planicies de inundación se ven alteradas y estos son los espacios por donde el río puede drenar el excedente hídrico que puede dar en épocas de lluvia".