REL/RAW

19.4°
CRD

16.8°
PMY

19.5°
EQS

20°
PLAY

OPINIÓN

No tienen idea




3.583

Este jueves, autoridades de Estados Unidos y México firmaron en San Diego un acuerdo para construir una línea de ferrocarril entre California y Tijuana con el objetivo de mejorar el intercambio de mercancías; ese mismo día, al otro lado del mundo, China ponía en operación más trenes para atender a un número récord de pasajeros durante el primero de los tres días de vacaciones por la fiesta del Bote del Dragón, por lo que 411 trenes temporales se sumaron este fin de semana a los que operan de ordinario en servicio regular. En Costa Rica, la Asamblea Legislativa aprobó la construcción de un tren eléctrico interurbano para conectar su capital con distintas localidades del interior del país. Son sólo tres informaciones, de las muchas que surgieron en los últimos dos días alrededor del mundo, relacionadas a los beneficios variados que ofrece este transporte. Ocurre así cada semana. El desarrollo de infraestructura ferroviaria es una constante en todo el planeta y también la variante de los trenes turísticos, que retomaron el atractivo que supieron tener décadas atrás.

El ministro de Turismo de Nación, Gustavo Santos, está en Chubut. Ayer, junto al gobernador Das Neves, presidió la Asamblea del Consejo Federal que se desarrolló en Puerto Madryn, y hoy participará de la apertura de temporada de ballenas, en Puerto Pirámides.

El funcionario planteó allí que “el turismo es conectividad” y aseguró que “este Ministro trabajará todos los días para que la conexión este más desarrollada”. Sin embargo, no supo dar precisiones respecto a cómo lo hará. Y probablemente no lo sepa.

El desprecio que ha tenido y sigue teniendo Argentina por el ferrocarril resulta incalificable porque, como se demuestra todos los días en el mundo, no existe ninguna razón mínimamente lógica que lo explique. Lo que Santos hizo ayer fue, mirado desde otro prisma, reconocer que con los medios existentes no hay mucha idea de cómo se puede mejorar la conectividad, algo que el ferrocarril soluciona hoy en todo el planeta, pero que aquí se desacredita.

Teniendo en cuenta los beneficios económicos, de generación de empleo, su alcance social y medioambiental, la ausencia de una política nacional de ferrocarriles –pues lo que llaman política nacional en realidad es Capital Federal y Conurbano, tal el alcance de su entendimiento del mundo- acaso encuentre explicación en la visión escasa que han tenido y tienen nuestros dirigentes; en la existencia de razones no claras para que esto no se haga o, lisa y llanamente, en el pánico irracional a Hugo Moyano, verdadero dueño del poder en materia de conectividad en Argentina.

De otro forma, simplemente no se explica.


tag
Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D