REL/RAW

26°
CRD

25.1°
PMY

28°
EQS

18.9°
PLAY

CIENCIA

Descubren una cola emplumada de dinosaurio atrapada en ámbar


Unos 99 millones años atrás, un joven dinosaurio vio cómo su cola emplumada se quedaba atrapada en resina, una trampa mortal para la pequeña criatura de 15 cm. Es la primera vez que se aprecian las plumas en forma natural y no en rocas.

09/12/2016 09:04 p.m.


1.697

Hace 99 millones años atrás, un joven dinosaurio vio cómo su cola emplumada se quedaba atrapada en resina, una trampa mortal para la pequeña criatura. Pero su tragedia ha abierto ahora una ventana a los científicos para conocer mejor a estas criaturas, que prosperaron durante el periodo Cretácico.
Investigadores anunciaron el jueves que una roca de ámbar -resina fosilizada- descubierto en 2015 por un científico chino en un mercado de Myitkyina, Myanmar, contiene 36 milímetros de la cola del dinosaurio, con todos sus huesos, carne, piel y plumas. El animal no medía más de 15 centímetros, el tamaño de un gorrión.
"Es el primero de su tipo", dijo el paleontólogo Ryan McKellar, del Royal Saskatchewan Museum de Canadá, uno de los investigadores que participó en el estudio publicado por la revista Current Biology. "Estoy alucinado", agregó
Los científicos creen que la cola pertenece al tipo de dinosaurio de dos patas similar a un pájaro llamado maniraptor, uno de los muchos grupos que tenían plumas. Los pájaros, que aparecieron por vez primera hace unos 150 millones de años, en el Jurásico, evolucionaron desde pequeños dinosaurios con plumas.
 
Contrasombra
 
Los investigadores usaron escáneres sofisticados y observaciones con microscopio para estudiar la cola. Determinaron que la parte superior es de color castaño, mientras que la inferior es pálida o blanca, una característica conocida como "contrasombra".
"Hay plumas pegadas aún a la cola y podemos ver cómo están adheridas, las formas que tienen hasta una escala micrométrica y cosas como patrones de pigmentos dentro de las plumas", comentó McKellar. El hecho de que la cola quedara atrapada en la resina "habría sido el fin para este animal en particular. No pueden desprenderse de sus colas como algunos lagartos", agregó.
La cola tiene ocho vértebras, tejido suave y plumas conservadas de forma exquisita en tres dimensiones. Su anatomía permitió a los científicos descartar que fuera un pájaro, ya que es larga y flexible y carece de pigóstilo, vértebras fusionadas que soportan las plumas de la cola en las aves.
El descubrimiento también arroja luz sobre la evolución de las plumas, ya que estas eran más primitivas que las de las aves. El ámbar es desde hace tiempo un tesoro para los paleontólogos, que han hallado allí numerosas criaturas atrapadas, como insectos, lagartos, anfibios, mamíferos y pájaros, además de plantas y flores.


tag Ciencia dinosaurios Paleontología
Relacionadas

Hallan en la Antártida al mayor depredador marino del Cretácico

Un grupo de investigadores chilenos hallaron en la Isla Marambio restos de un animal que vivió hace más de 66 millones de años.


¿Cómo era la Antártida en tiempos de dinosaurios?

La Antártida en épocas de dinosaurios podrá conocerse a través de una charla y una muestra especialmente organizada en una nueva vitrina del Museo Argentino de Ciencias Naturales "Bernardino Rivadavia", en Parque Centenario.


En Argentina, cada 4 minutos una persona sufre un ACV

Las enfermedades cerebro vasculares representan una emergencia que diariamente afecta a miles de personas de todas las edades.


Un "pato" de 70 millones de años

Investigadores del Conicet documentaron por primera vez la estructura anatómica emisora de sonido en un ave de 70 millones de años, a través del hallazgo del aparato fonador, publicado en la revista internacional Nature. “Se puede discutir ahora con evidencia fósil cómo fue la evolución, hace 70 millones de años atrás, de aves en el territorio antártico que emitían sonidos similares a los patos vivientes”, reivindicó el paleontólogo Fernando Novas.


Humanos ocuparon la región pampeana hace 14 mil años

Se dató en 14 mil años la presencia de un campamento de cazadores recolectores al sur de la Provincia de Buenos Aires, en el sitio arqueológico Arroyo Seco. Se alimentaban de especies de caballos extintos y de megamamíferos del Pleistoceno. En búsqueda de piedras para hacer instrumentos, se desplazaban cientos de kilómetros hasta Tandil, Olavarría y la costa atlántica.

Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D