POLICIALES

Jorgelina Domínguez Reyes, la acusada de matar a una nena en Trelew que en Facebook pedía #NiUnaMenos

Tiene 27 años. Fue “testigo protegida” del caso Antillanca pero se comprobó que mentía. En su perfil de Facebook le rendía homenaje a las víctimas de la violencia de género.

30/04/2017 13:46

93.500

Desde el sábado a la tarde, Jorgelina Yolanda Domínguez Reyes, de 27 años, se encuentra detenida acusada de haber efectuado los cuatro disparos que luego de una agonía causaron la muerte de una menor de 13 años en una plaza del barrio Luz y Fuerza de Trelew.



Un sencillo rastreo de redes sociales permitió establecer algunos de los comportamientos públicos de la joven a la que acusan del asesinato de una nena. Como una paradoja del destino, en su perfil de Facebook incluye una foto de Araceli Fulles, la joven asesinada brutalmente hace poco días en el Gran Buenos Aires, además de publicar en varias oportunidades los símbolos de #NiUnMenos.



La aparición de su nombre en esta causa hizo recordar el nombre de la acusada de otro caso resonante que sacudió a Trelew hace casi siete años: el asesinato de Julián Antillanca a manos de un grupo de policías.



Sin embargo, Domínguez Reyes ocupó aquella vez otro papel en esta historia: “testigo protegida”, ya que dijo en varias oportunidades que había visto en persona cuando los policías bajaban el cuerpo inerte del joven Antillanca, asesinado a la salida de un boliche en Trelew el 5 de septiembre de 2010.



Domínguez Reyes declaró en esa causa que la madrugada del 5 de septiembre de 2010, cuando volvía del boliche junto con su amiga Gabriela Bidera –pariente de un policía-, se escondieron detrás de un árbol ubicado entre las calles Patagonia y Rivadavia, y desde allí vieron que un patrullero que había doblado en contramano, detuvo su marcha y dos uniformados bajaron un cuerpo.



La testigo declaró que eso ocurrió en un horario que no pudo precisar, pero que estimó entre las 6:30 y 7 de la mañana. Dijo que ella y Bidera venían “eufóricas, saltando y gritando”, cuando observaron al patrullero doblar en contramano.



Relató que se escondieron detrás de un árbol grande ubicado en la esquina de Patagonia y Rivadavia, porque pensaron que las buscaban. Recordó que el móvil se detuvo en la esquina de Patagonia, que inmediatamente se bajó un policía –del lado del acompañante-, que éste miró a su alrededor y luego, golpeó la puerta del conductor, quien también descendió del vehículo; que entre los dos agentes bajaron de la puerta trasera del automóvil un cuerpo, tomándolo de los pies, y lo “tiraron”, retirándose del lugar instantes después.



Domínguez Reyes rememoró ante el Tribunal que con su amiga se acercaron a la persona tendida y que observaron su rostro desfigurado; que se dio cuenta que era Julián Antillanca, a quien conocía desde hacía un par de meses, por la vestimenta que llevaba, ya que momentos antes lo había cruzado en el boliche “Místico”. Y Continuó diciendo que inmediatamente salieron corriendo para su casa; que no llamaron a la ambulancia ni a la policía por temor.



Sin embargo, los juzgadores apuntaron a las inconsistencias en el relato de la joven, las que, según su criterio, le quitaron eficacia probatoria a sus dichos.



Por un lado, alegaron que resultaba llamativo que Jorgelina no pudiera describir la ropa que usaba Julián esa madrugada, pese a manifestar que lo reconoció por su vestimenta.



Por el otro, consideraron que el relato de la joven se hallaba seriamente afectado por el conocimiento previo con el imputado –y luego condenado- Martín Paul Solís –que la testigo no admitió-, el que tuvieron por acreditado a partir del informe de consignas aportado por la defensa y otros tres testigos.



Por último, el Tribunal consideró que Jorgelina fue la única persona que situó a Antillanca en el local bailable “Místico” entre las 3 y las 3:30 de la madrugada del 5 de septiembre de 2010.



Los tres jueces opinan que la testigo no era creíble ni en la rueda de reconocimiento de personas ni al momento de declarar en la audiencia.cPoco después fue acusada por falso testimonio y no se supo mucho más de ella hasta el sábado a la tarde.

 

 

Jorgelina seguirá presa.

Jorgelina seguirá presa.