POLICIALES

Aseguran que la acusada ya había golpeado a la menor el año pasado

El hermano de la víctima dijo que las diferencias con la adolescente que la había convocado a pelear por Facebook venían desde hace mucho tiempo y que hace algunos meses, la acusada de los disparos también golpeó a su sobrina.

03/05/2017 02:00

Candela González, la víctima de un brutal crimen a plena luz del día.

13.823

Candela González era la menor de cuatro hermanos y según uno de ellos era una “chica muy alegre, muy chispita, y eso hacía que suceden estas cosas, ella iba sin dudarlo, muy decidida, muy terca”, graficó el joven, quien asegura que Jorgelina Domínguez Reyes, la acusada de dar muerte a su hermana, ya la había “patoteado” el año pasado.

En diálogo con “A Tiempo” que se emite por FM Tiempo Trelew (91.5), Matías Silva contó que a su entender lo ocurrido deriva “de un conflicto entre adolescentes como los hubo y los hay siempre, ella y las menores se juntaron a pelearse como sucede casi siempre” y aclaró: “No estoy avalando el tema de la violencia, la realidad es que existe, que es así y en medio de esa situación esta señora, si se le puede llamar así, arremetió contra mi hermana asesinándola”.

Al ser consultado sobre el hecho que su hermana participara de una pelea convocada por las redes sociales, Matías Silva dijo: “No me sorprendió con el carácter que tenía, era muy aguerrida, y tenía una personalidad que hacía que no mintiera respecto a su manera de ser, estaba en la adolescencia, trataba de mostrarse sin tapujos y esto ha llevado a que haya decidido a encontrarse con esta otra menor”.

Sobre la otra joven, dijo tener la versión de “que es pariente” de la mujer acusada del crimen, aunque aseguró que no lo ha podido confirmar y sobre el motivo de la pelea expresó: “El motivo puntual no lo sé, es una mala relación que venía desde antes y una vez por esta mala relación con esta otra menor Jorgelina Domínguez la patoteó a mi hermana, esto ya había ocurrido, esto fue el año pasado”.

Agresión anterior

Sobre aquel episodio indicó que habrían estado su hermana y la menor con la que ahora se citaron a pelearse, “no sé si había otras personas, pero sí que fue patoteada y bueno estuvo bastante mal hasta que bueno pasó esto, es un tema que tiene arrastre desde hace tiempo”.

Matías recordó que cuando ocurrió aquel episodio “Candela no fue directamente a casa, se quedó con algunas amigas, y cuando llegó el momento estuvimos tratando de hacer las denuncias pero ella se negó rotundamente, y dado el nivel de euforia del momento, erróneamente le hicimos caso”.

Según aseguró el hermano de la víctima, el sábado su hermana estaba en su casa, “mi mamá estaba anoticiada de un conflicto y no la dejaba salir, porque había algo raro, Candela aprovechó para ir a comprar y se ve que se han cruzado justo ahí y mi mamá no alcanzó a detenerla”.

Por otra parte, Matías Silva manifestó que en la marcha de ayer se pidió “básicamente justicia para que esto se resuelva lo más pronto posible”, ya que “falta mucho camino para llegar a un juicio y que la persona que asesinó a mi hermana vaya presa”. #

La niña Candela intentó defenderse y fue asesinada por la espalda de un disparo

De acuerdo a la investigación de la fiscal María Tolomei, el sábado 29 de abril, cerca de las 17:15 en una plazoleta del barrio Luz y Fuerza de Trelew, Candela González se encontró con dos amigas con el fin de acceder a un enfrentamiento o pelea que había sido fijado con otra persona a través de las redes sociales.

Una de ellas, se retiró en una moto ya que debía llevar las compras que le habían encargado en su casa, no sin antes recomendar a Candela que no se prestara a esa situación, puesto que podría derivar en alguna acción violenta con la utilización de armas de fuego.

Posteriormente –según el relato fiscal-, llegó quien sería la contrincante de la pelea acordada, en un Peugeot 206 con vidrios polarizados, conducido por una persona que en un primer momento se sindicó como Jorge Omar Suarez, junto a su pareja Jorgelina Domínguez y otra adolescente. Todos bajaron del auto y se aproximaron al lugar donde estaba Candela, dando comienzo a la riña establecida.

En un momento, cuando la menor asestó un golpe de puño en la cara de su rival, Jorgelina estando a muy corta distancia extrajo un arma de fuego y le disparó, impactando en la zona del hombro izquierdo.

Por la espalda

Candela intentó defenderse tomándola del brazo con el arma a Jorgelina, levantándoselo para luego intentar huir. Pero la agresora perseveró en su intento homicida y le disparó por la espalda unas tres veces más, impactando uno de los tiros en la cabeza de la menor, que cayó boca abajo, inmóvil.

Mientras esto sucedía, el acompañante de la imputada tomaba de los pelos a la amiga de Candela, evitando que pudiera acudir en su ayuda, a la vez que Jorgelina expresó: “a esta igual la vamos a matar” y le disparó en varias oportunidades sin llegar a impactar en su humanidad, tras lo cual los integrantes del grupo visitante accedieron al vehículo y se alejaron raudamente del sitio.

Luego, la amiga de Candela que había acudido a su casa, regresó a la plaza encontrando a la chica en el piso, pero pudo observar al Peugeot, en tanto algunos vecinos daban aviso a la Policía de lo sucedido. Candela González fue derivada al hospital Zonal, donde se produjo su deceso en la madrugada del domingo 30.

Homicidio agravado

El Ministerio Público Fiscal calificó a los hechos como homicidio agravado por el uso de arma de fuego en concurso real con tentativa de homicidio agravado por uso de arma, en cabeza de Jorgelina Domínguez como autora y Jorge Suárez como partícipe necesario, en el marco de los artículos 79, 41bis, 55 y 42 del Código Procesal Penal.#

Allanamientos: 25 celulares hallados

La imputada por el asesinato de la niña Candela González tenía 25 teléfonos celulares cuando le allanaron su morada. Tras su detención cuando estaba tomando un remis junto a su madre en la casa de esta última y quedar preventivamente en prisión por seis meses, a Jorgelina Domínguez Reyes se le secuestraron 25 celulares, además de dos proyectiles calibre 22 y dos calibre 36. Por otro lado, en la vivienda donde Suárez vivía con su pareja, con quien tiene cuatro hijos, se halló y secuestró un revólver calibre 32 y siete cartuchos a bala pertenecientes al mismo. Las pericias deberán determinar si se trata del arma homicida.

Lo testimoniado por quienes acompañaron a Candela resultó ser fundamental, y sus dichos coinciden con declaraciones de dos vecinos que refieren acerca de la presencia del auto blanco, después de escuchar no menos de cinco detonaciones, coincidiendo los relatos recogidos en el lugar.