PLAY

ESPECTÁCULOS

Evocaciones ineludibles: hace 110 años nacía Atahualpa Yupanqui


La figura de Atahualpa Yupanqui, como toda narrativa fundante, pretendió ser apropiada desde diferentes trincheras ideológicas: aquel movimiento del discurso intenta presentar como totalidad aquello que, en todo caso, es sólo la parcialidad posible de un artista que, bien observado, a 110 años de su nacimiento, ofrece un espesor y una complejidad contrarios a aquel enunciado que lo ubicaba como la esencia de "lo nacional".
29/01/2018 14:06


Escribe: Mariano Suárez

Nada más lejano a Yupanqui que esa idea de un criollo o -peor- un gaucho nostálgico que nos presenta una tradición sin memoria ni conflicto, una patria sin ideologías, la esencia de un mito fundacional tan cómodo que, una vez prefigurado, ya es inmóvil y no necesita volver a ser interpelado. 

Claro que la guitarra de Yupanqui representa una idea de lo propio, de la relación con la tierra, de cierto paisajismo y la identidad. Pero no se trata de un canto cerrado sino, por el contrario, empujado por una idea amplia de aquello que podemos llamar la argentinidad, que incluye la voz del indio y de las luchas obreras. Su voz era una voz de intervención política.

Contra esas prerrogativas se levantó en propio Yupanqui. Por un lado, con su mirada y las relaciones que concebía con la música europea -que por supuesto conocía- o las decisiones estéticas y políticas sobre aquello que cantaba (y sobre lo que no). 

Por eso mismo no fue casual que su figura haya sido recuperada y resignificada por el Movimiento del Nuevo Cancionero nacido en Mendoza en los años 60 y que se congregó detrás de la idea de poner en entredicho la tradición positivista del folclore argentino en torno a la construcción de lo auténtico y lo inauténtico que había sido modelada por la aristocracia desde la "Zamba de Vargas", otro mito de una misma narrativa folclórica conservadora. 

A la vez Yupanqui se convirtió, no entonces pero si en este tiempo de la música industrial, en una forma idealizada de asumir el oficio de músico, por la austeridad y por su modo de reivindicar las formas más tempranas de la identidad como punto de partida para mirar hacia adelante.
 

Héctor Roberto deviene en Yupanqui

Atahualpa nació el 31 de enero de 1908 en un paraje del partido bonaerense de Pergamino, pero su música abrazó acentos regionales que desbordaron a la zona pampeana. Su nombre real fue Héctor Roberto Chavero Haram, pero desde la infancia se bautizó como Atahualpa en referencia al cacique inca; el apellido Yupanqui se incorporó luego y su sonoridad remite, en quechua, al que viene de tierras lejanas para decir algo.

Hijo de padre ferroviario, Atahualpa estudió violín y guitarra desde los seis años con el profesor Bautista Almirón, que le presentó un horizonte distante del mundo rural que lo circundaba. Los preludios de Fernando Sor y las transcripciones de Schubert, Liszt, Beethoven, Bach, Schumann lo encandilaron de inmediato.

A los 19 compuso "Camino del indio", una canción simple de su infancia tucumana que luego se convirtió en un himno de la indianidad. Y más tarde, en tiempos del primer peronismo, fue perseguido y encarcelado por su afiliación al Partido Comunista, que declinó años después.

En 1949 buscó un aire nuevo en tierras europeas, donde logró el cobijo artístico de Edith Piaf y encontró el éxito internacional. 

La obra de Atahualpa se popularizó a nivel local en los años 60 con el impulso de Jorge Cafrune y Mercedes Sosa, quienes grabaron sus composiciones. Se trataba entonces de una figura incluso cobijada y aplaudida por el calor mediático.

Registró 325 canciones entre las que sobresalen "La alabanza", "El arriero", "Basta ya", "Los ejes de mi carreta", "Le tengo rabia al silencio", "Piedra y camino", "Viene clareando", "Chacarera de las piedras", "La hermanita perdida", "Camino del indio", "Zamba del grillo", "Milonga del peón de campo", "Luna tucumana", "La añera", "La pobrecita", "La flecha", "El alazán", "Madre del monte", "A qué le llaman distancia" y "Milonga del solitario".

Fue clave el aporte como como co-compositora de varias de sus canciones su última esposa, la pianista y música francesa Antonietta Paule Pepin-Fitzpatrick (Nennete), madre de uno de sus hijos, Kolla Chavero.

Atahualpa también alumbró a novela "Cerro Bayo", luego tomada como guión para la película "Horizontes de Piedra" con papel protagónico del propio Yupanqui.

En 1992 viajó a Francia para actuar en Nimes, donde se indispuso y falleció el 23 de mayo. Sus cenizas fueron esparcidas en Cerro Colorado.
Hoy, a 110 años de su nacimiento, los más grotescos contornos chauvinistas de la figura de Yupanqui ya han sido despejados. El discurso tradicionalista fue erosionado, pero sin que necesariamente haya sido sustituido por otro.

Se presenta, allí, en su obra, en su guitarra, una huella para cualquiera que quiera, como acuñó Mercedes Sosa, ofrecer canciones con fundamento.


15.026

tag Aniversarios Folcklore Músicos argentinos Poetas
Relacionadas

Gustavo Cordera volverá a cantar en febrero

El músico Gustavo Cordera volverá a presentarse en la Ciudad de Buenos Aires el próximo 17 de febrero, a las 21, con un show en Niceto Club, en el barrio de Palermo.


Raly Barrionuevo y Aristimuño, ovacionados en Cosquín

El espectáculo Hermano Hormiga que tuvo como protagonistas a Raly Barrionuevo y Lisandro Aristimuño recibió una conmovedora ovación por parte de los 7.000 espectadores que se dieron cita en la Plaza Próspero Molina durante la octava luna del Festival Nacional de Folclore de Cosquín.


Litto Nebbia lleva a Mar del Plata sus "50 años de escribir canciones"

El legendario cantautor rosarino Litto Nebbia se presentará el próximo lunes en el Teatro Colón marplatense para presentar "50 años de escribir canciones".


Grandes voces entre los varios cantores en Alta Gracia

Abel Pintos, Luciano Pereyra, Jorge Rojas, Jairo-Baglietto, Los Caligaris, Trulalá, Javier Calamaro e Hilda Lizarazu, entre otros, participarán del 31° Encuentro Nacional de Colectividades, que se desarrollará del sábado 3 al 10 de febrero en la localidad cordobesa de Alta Gracia.


El folcklore alternativo copará la noche coscoína

El Festival de Cosquín, por primera vez en su larga y tradicional historia, ofrecerá una de sus veladas de manera completa a exponentes del folclore alternativo e independiente cuando el sábado aloje en su escenario mayor a un elenco que reunirá, entre otros, a Hermano Hormiga (el proyecto de Raly Barrionuevo y Lisandro Aristimuño), José Luis Aguirre, Duratierra, Ramiro González y Luciana Jury.

Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D