REL/RAW

9.5°
CRD

12.2°
PMY

6.4°
EQS

5.1°
PLAY

Avanzan los estudios científicos sobre las ballenas francas en Península Valdés


Población, alimentación, mortalidad y gaviotas, los temas sobresalientes.

02/10/2011 02:00 a.m.


1.725
Los investigadores del Instituto de Conservación de Ballenas están llevando adelante la temporada número 41 del Programa Ballena Franca Austral en Península Valdés con el objetivo de generar proyectos científicos tendientes a obtener información muy útil para seguir conociendo esta emblemática especie de la costa patagónica argentina.

Días atrás se realizó, como cada año, el relevamiento aéreo de fotoidentificación, volando junto al piloto Oscar Fratesi del Aeroclub de Trelew. John Atkinson estuvo a cargo de las fotografías, y Mariano Sironi y Marcos Ricciardi registraron diversas variables durante los vuelos, como el número de ballenas fotografiadas, sus clases de edad, su distribución a lo largo del perímetro de la península, y la presencia de ballenas muertas en las playas.

“El objetivo de nuestros relevamientos aéreos es la fotoidentificación y no el conteo de ballenas. Volamos a lo largo del perímetro de Península Valdés, realizando círculos sobre las ballenas para tomar fotografías de sus cabezas e identificar individuos. Igualmente, contamos las ballenas observadas para llevar un registro de la tendencia en su número a lo largo de los años, aunque sabemos que hay muchas más ballenas presentes en la zona, en particular lejos de las costas y cerca del centro de los golfos”, explicó en su reporte Mariano Sironi, director científico del ICB.

“Tomamos unas 3.000 fotografías de todas las ballenas avistadas en los Golfos Nuevo y San José y en la Costa Externa de la península. Estas fotografías muestran el patrón de callosidades de las ballenas, que serán luego identificadas por Vicky Rowntree. Así, agregamos registros actuales para individuos que ya conocemos, e incorporamos nuevos individuos a nuestro catálogo que ya contiene más de 2.700 ballenas conocidas, algunas desde 1971. Observamos 389 ballenas incluyendo 165 crías, lo que indica que en esta época del año la mayoría de las ballenas presentes en Península Valdés son madres con sus ballenatos nacidos esta temporada”, agregó.

Monitoreo

Las gaviotas cocineras se alimentan de la piel y la grasa de las ballenas francas vivas en Península Valdés, afectando su comportamiento normal, interrumpiendo la lactancia, reduciendo el tiempo de descanso, y aumentando la velocidad de natación. “Realizamos observaciones sistemáticas de estas interacciones desde 1995, por lo que el Programa Ballena Franca Austral del ICB/WCI cuenta con el registro de datos más largo que existe sobre las interacciones entre ballenas y gaviotas en la Argentina. Este año colaboran con la recolección de datos las estudiantes de biología e investigadoras Macarena Agrelo, Lorena Barranco, Belén Bukowski, María Laura Marcías, Julieta Martino, Carina Marón y Florencia Vilches. Su dedicación, esfuerzo y compromiso con este proyecto hace posible que sigamos actualizando la información sobre esta problemática”, destaca en su reporte Sironi.#


tag
Agregar a Favoritos. En PC: CTRL+D | En Mac: ⌘+D