#Adela
Adela custodia las puertas del templo que cobija al Dios del fútbol. Y eso la hace feliz, acaso la más feliz del mundo, seguramente más feliz de lo que nunca imaginó.
La última caña con Adela