#Sarajevo
El papa ofició una misa en Sarajevo en la que instó a cientos de miles de musulmanes, ortodoxos y católicos de Bosnia a dejar atrás la "barbarie" de la guerra y trabajar juntos por un futuro de paz, a 20 años de la devastadora guerra de los Balcanes.
"Estamos muy tristes por el hecho de que esas mismas personas que recibieron con alegría a criminales de guerra, figurarán entre aquellos que lo recibirán y les desearán la bienvenida en Bosnia-Herzegovina", afirman los intelectuales en una carta abierta dirigida al Papa.
Francisco anunció hoy otro viaje a una zona que sufrió la violencia y la intolerancia religiosa, esta vez Sarajevo, la capital de Bosnia-Herzegovina. Será el 6 de junio.