PAÍS & MUNDO

Tras dos años de vacío de poder, El Líbano eligió presidente


El Parlamento libanés eligió hoy al ex general Michel Aoun como presidente de la república, un cristiano cercano a la milicia chiita libanesa Hezbollah que asume tras casi dos años y medio de un vacío de poder por las desavenencias entre los dos principales bloques políticos, apoyados cada uno por Arabia Saudita e Irán.
31/10/2016 14:40

711

Aoun fue elegido en segunda votación con el visto bueno de 83 diputados de los 127 que acudieron a una caótica sesión de investidura, la número 46 celebrada con el objetivo de elegir a un presidente, reportó la agencia de noticias EFE.

Además, 36 diputados se abstuvieron y hubo ocho boletas en blanco, según el recuento retransmitido en directo por la televisión libanesa.

Pero su elección fue posible gracias al apoyo del ex primer ministro Saad Hariri, que cuenta con la mayor facción en el Parlamento y es respaldado por Arabia Saudita.

También consiguió el apoyo del Partido Socialista Progresista del druso Walid Yumblat y de

Hezbollah, que encabeza la coalición prosiria llamada "8 de marzo", que le dio su respaldo.

Así, el veterano ex militar, de 81 años, antiguo enemigo de Siria y muy cercano a Hezbollah y al gobierno de Damasco se convertirá en el decimotercer presidente de Líbano desde que el país logró la independencia de Francia, en 1943.

En su discurso de investidura, Aoun instó a la elaboración de una ley electoral "justa" y a "la liberación de los territorios todavía ocupados" por Israel y reiteró que Tel Aviv continúa representando la "mayor amenaza contra el Líbano".

El presidente del Parlamento, Nabih Berri, felicitó a Aoun tras su elección y afirmó que fue elegido para conducir "el navío libanés frente a los retos que lo amenazan", en alusión a los conflictos regionales, la presencia de ISIS y la crisis de los refugiados sirios. Y lo instó a reforzar el Ejército y las fuerzas de seguridad.

Entre las repercusiones mundiales, el que salió a hablar fue el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que hoy felicitó al nuevo presidente y pidió la rápida formación de un gobierno en el país.

"El pueblo del Líbano merece tener instituciones que funcionen, de acuerdo a sus derechos constituciones y democráticos", señaló Ban a través de su vocero, Stéphane Dujarric

Por ello, Naciones Unidas animó a la "formación sin retrasos de un gobierno que pueda servir efectivamente a las necesidades de todos los libaneses y responder a los serios desafíos a los que se enfrenta el país".

Según el reparto del poder en el Líbano, el jefe de Estado debe ser maronita (católicos de Oriente), mientras que el presidente del gobierno debe ser un musulmán sunnita y el del Parlamento, un musulmán chiita.

En Líbano, la arena política se divide en dos, por un lado, el partido liderado por Hariri y apoyado por Arabia Saudita y Estados Unidos y, por otro, el dirigido por el Hezbollah chiita, respaldado por Irán y por el gobierno sirio de Bashar Al Assad.

El país estaba sin presidente desde mayo de 2014, cuando expiró el mandato del ex presidente Michel Suleiman. Desde entonces, el Parlamento celebró 45 sesiones para elegir un sucesor, sin lograrlo hasta ahora por la falta de acuerdo entre los partidos.


El Líbano Hezbollah Medio Oriente Países Árabes