POLICIALES

Asesinaron a martillazos a una mujer en Lomas de Zamora


Una mujer de 42 años fue asesinada a martillazos en la cabeza en su casa del partido bonaerense de Lomas de Zamora y por el femicidio detuvieron a su concubino, de quien ella había decidido separarse porque la "engañaba" e "insultaba", dijeron familiares de la víctima.
12/02/2017 18:50

802

De acuerdo a los testimonios de los parientes de la fallecida, identificada por la Policía como Ramona Luque Blanco (42), el ahora imputado, Saúl Heredia (43), era un hombre "muy celoso" y hoy debía abandonar la vivienda de su pareja por decisión de ésta.

Fuentes policiales informaron a Télam que el hecho ocurrió esta madrugada, en una casa situada en la calle General Hornos al 1700, casi esquina Canadá, en la localidad de Villa Fiorito, de Lomas de Zamora, en la zona sur del conurbano, donde Ramona residía junto a tres de sus hijos, dos de sus nietos y Heredia.

Margarita, un hija de la víctima que vive en el partido de Quilmes, contó esta tarde a la prensa que su madre y Heredia no tenían hijos en común y que la mujer había decidido "separarse" de él "hace dos meses" porque él "la engañaba".

"Hoy (el acusado) tenía que irse de la casa. Ella lo echó un montón de veces pero él se resistía a irse", explicó la joven.
Según las fuentes, esta mañana, alrededor de las 8.45, una de las hijas que vivía con Ramona llamó al 911 luego de encontrar a su madre muerta sobre la cama de su habitación, contigua a un baño que separa ese dormitorio del de ella.

Al arribar al lugar, los efectivos de la comisaría 5ta. de Lomas de Zamora se entrevistaron con la hija, de 21 años y constataron que Ramona había sido asesinada a golpes en la cabeza efectuados con un martillo, el que se secuestró todo ensangrentado al costado de la cama, dijeron los informantes.

"Me llamó mi hermana y me dijo que mamá estaba muerta y cuando llegué la encontré en la cama", recordó Margarita, quien indicó que el crimen ocurrió cuando "estaban todos durmiendo" y que su madre "no gritó".

Las fuentes precisaron que a partir de los testimonios de las hijas, el personal policial centró sus sospechas en Heredia, quien no se encontraba en la escena del crimen al momento del hallazgo del cadáver de la mujer.

Por ello, los investigadores realizaron distintas diligencias en procura de localizar a Heredia, quien quedó imputado en una causa caratulada como "femicidio" en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 del Departamento Judicial Lomas de Zamora.

Las fuentes señalaron que esta tarde, el prófugo se presentó en la Fiscalía de Distrito La Boca-Barracas, en el sur de la Capital Federal, y fue detenido por personal de la PNA allí apostado, tras lo cual, comenzaron los trámites judiciales para su traslado a Lomas de Zamora, donde quedará alojado.

"Él nunca le pegó a mi mamá pero sí la insultaba. Nos insultaba a todas", relató Margarita y precisó que Heredia fue localizado gracias a que una remisería del barrio les pasó el dato de que el hombre había realizado un viaje hasta Barracas, donde reside su madre.

"No le teníamos miedo y mi mamá tampoco", añadió la joven.

En tanto, Carolina León, comadre de Ramona, contó que cree que el crimen ocurrió a las 5, aproximadamente, ya que a las 4.30 fue el último mensaje de Whatsapp que la víctima envió a su hija de 21 años antes de irse a dormir.

"Lo que me contó la hija es que fue por celos (…) Mi comadre no tenía hijos con él (por Heredia), que tiene dos hijastros y es un hombre muy celoso, siempre la celó de todo", explicó Carolina.

De acuerdo a esta mujer, la hija de Ramona le dijo que ella "no escuchó nada" y que "anoche no discutieron" víctima y acusado, pero que "a veces discutían" ya que el hombre "mucho no se llevaba" con el hijo varón de ella que "hace dos meses se prendió fuego y murió".

Según la Policía, Heredia es argentino y empleado del Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, mientras que la comadre aclaró que trabajaba en el área de "Desarrollo Social" de la Capital Federal y que, en realidad, es "paraguayo", por lo que en un primer momento temió que pudiera escapar a su país natal.

Por último, Carolina recordó que Ramona era "ama de casa" y que la última vez que la había visto fue el sábado de la semana pasada en el cumpleaños de una nieta de ella.


asesinada Femicidio Lomas de Zamora martillazos