DEPORTES

La columna de Elio Rossi / El más importante de la historia debió jugarse en Madrid


Es una tentación esto de escribir unas líneas que repasen lo que el año va dejando a cada quién. Del tema económico, mejor no hablar. A no ser que ud., señor lector, sea uno de los accionistas de cualquier Banco en la Argentina o se trate de un Gran Jugador para la timba financiera. O resulta que es pariente/amigo de los que cortan el bacalao y la haya juntado en pala jugando en la mencionada timba.
26/12/2018 02:00

541

Intuyo que este grupete no debe llegar -con familiares y todo- el 5% de la población en nuestro país. De modo que, insisto, para todos los demás la cuestión económica nos recuerda al gran Luca Prodan en el sentido de mejor no hablar de ciertas cosas.

Quizá ud., entonces, forma parte de los que -con todo derecho- es feliz con el triunfo de su equipo. En la Argentina, en nuestra particular mirada que -lo declaro ya- jamás entenderé (o sí, pero que bajón aceptarlo como cuota parte del cuerpo social che...), disfruta más con la desgracia de los otros que con la felicidad propia, es probable que ingrese en las mayorías.

Ya no será necesario únicamente ser simpatizante de River Plate tu grato nombre, sino que con no ser de Boca, resultará harto suficiente.

Queda completamente marginado el hincha de Huracán, pobre Fiera, que ha declarado a Gustavo Alfaro enemigo público número uno superando incluso a Bilardo, cuya bronca venció.

Hagamos un parate mínimo para comentar lo de Gustavo, gran profesional, campeón con el Arsenal de Julio Humberto I de Viamonte.

¿Ha rechazado usted alguna vez una mejora profesional de ese tamaño?

Y no estoy hablando solo de millones (si amigo, millones) de dólares.

En esos círculos, usted lo sabe porque lo hemos publicado en estas columnatas, ese puesto paga entre 4 y 7 palos verdes por un contratito de 1 a 3 años.

Imagine que por ser Gerente de Fútbol, Francescoli gana hasta premios en dólares. Y es mucho más de 1 millón al año.

Por eso, sinceramente, ¿usted lo rechazaría?.

Alfaro está haciendo una buena campaña con Huracán pero, si patinara dos-tres partidos cuando se reinicie el campeonato, no dude, ¡rueda escaleras abajo!

Y después juicio laboral si es que no se resigna a cobrar hasta el día que trabajó (y lo echaron).

Por eso, todos aquellos que condenan a Gustavo por la “falta ética”, están en su derecho siempre y cuando la alegría vinculada a Huracán sea su única alegría en el mundo.

Tienen razón, pero marchan presos.

Boca está peor que la Argentina post crisis del 2001. Como amaga estar en 2020 digamos.

Y el tipo (Gustavo Alfaro) se encuentra con lo que puede ser una mina de oro. Repito: no solo los “verdes” sino fundamentalmente, continuar la estirpe de Carlos Bianchi/Riquelme y aquellos históricos a quienes Gallardo and Compani, han puesto en un lejano lugar de la historia.

Que le aproveche entonces a Gustavo es el deseo de este columnista.

Se asegura que la final de la Copa Libertadores 2019 será en Santiago de Chile.

Esperemos que así sea. Un antecedente como el apuntado en Madrid (más los petrodólares que mandan cada día más en el fútbol mundial), puede tener en organizaciones como la Conmebol muchos receptores agradecidos.

Argentina no fue capaz de dar seguridades en el estadio Monumental.

Y aunque estoy tentado a decir que de eso no se vuelve, se que en la Argentina, todo (todo) se recicla.

Así que amigos, aunque vengan degollando desde hace rato, le deseo una Navidad lo mejor posible rodeado de sus afectos y un utópico mejor 2019. Al final, cuando Julio Humberto puso en su anillo el perenne “Todo pasa”, tenía razón. Incluso, los tiempos que corren. ¡Salut!#


Copa Libertadores Elio Rossi River Plate