DEPORTES

El clásico de Rawson se juega paso a paso


En la agonía del partido, Germinal pudo llevarse el triunfo ante la Ribera con un tanto de ese crack que es Nicolás Macarof. En un partido muy parejo, la diferencia fue una distracción que va con esa ventaja al Tehuelche dentro de una semana en unos cuartos de final aún abierto.
09/06/2019 02:00

779

Con un gol de Nicolás Macarof, Germinal pudo cortar una racha sin victorias ante su clásico rival de ciudad, Defensores de la Ribera y sacó una ventaja con miras al cotejo de vuelta que dentro de una semana se llevará a cabo en El Tehuelche por los Cuartos de Final del certamen liguero de fútbol doméstico.

La diferencia en el resultado, exigua por cierto, radicó en la capacidad de definición de uno de los mejores hombres del local y en una de las pocas distracciones que tuvo la defensa Canaria a lo largo de los 90 minutos.

Durante el partido, ambos tuvieron oportunidad de sacarse diferencias en la red. Sin embargo, fueron claves dos tapadas claves de Matías López para que el Verdiblanco se alzara con las tres unidades que también tuvo dos chances netas (una en cada tiempo), pero que fueron dilapidadas por sus delanteros que no tuvieron una buena tarde. Más aún, tuvieron una mala, cuasi inexistente.

Germinal se llevó el triunfo por es corajeada de Macarof a 4 minutos del final, cuando fue a buscar un centro al segundo palo y efinió arriba desatando la euforia de su público. La Ribera se quedó con las manos vacías, cuando en realidad no había hecho nada para llevarse ese castigo. Si el juego se llevara por sensaciones, merecimientos o por un fallo, el clásico de ayer tendría que haber sido empate; pero en el fútbol, los partidos se ganan con goles y el conjunto local hizo uno y su rival se quedó en 0.

Comenzó mejor el equipo dirigido por Aberasturi, aprovechando los espacios que daba una línea de tres con jugadores no tan rápidos y evidentemente tan coordinados, la visita creó zozobra a un Matías López que ayer estuvo como en sus mejores tardes. Tanto que se convirtió en figura con sus intervenciones.

Un tiro libre filoso que la sacó al corner de arranque nomás y una doble tapada a Morán en un mano a mano, hizo prever que el arquero de Germinal iba a ser inexpugnable.

Ya en la segunda mitad, le tapó otro gol cantado a Pérez cuando todo estaba empardado. López, es por definición un guardameta de equipo grande. Esto es que cuando selo necesita aparece. Sucedió ante Maronese en Rio Colorado en un juego clave para el Verde de Giordanella, pasó lo mismo ayer ante La Ribera. En los dos, el cuadro histórico de Rawson salió ganancioso. Hay una diferencia de años entre un hecho y otro, pero el protagonista es el mismo: “El Oreja”.

Pero volviendo al juego en sí, Germinal emparejó el trámite promediando los 20. Macarof y Pellejero empezaron a adueñarse de la pelta y con el buen acompañamiento de Fonseca comenzaron a imponer su modo de jugar. No obstante ello, no tuvieron eco en otros compañeros y pecó de escasa profundidad. Tuvo una muy clara Fonseca debajo de los palos como respondiendo al doble mano a mano del “Pollo” Morán que López tapó magistralmente como mencionamos anteriormente.

¿El resto? El resto delos minutos fue parejo. Muy se diría. La pelota más afuera del perímetro del campo, presión sobre la salida limpia de Germinal y pelotazos que invariablemente finalizaba en los pies contrarios. La precisión (precisamente si citamos a la redundancia) no fue el leiv motiv de los primeros 45 minutos. Por aquel lugar común que se dice (y se copia) relacionado a que “es un juego de 180 minutos) cuando hay una llave de partido y revancha. De local y de visitante.

Empero, la actuación del medio Canario fue muy interesante. Tanto Nicolás Chávez como Imanol Pérez son dos jugadores muy interesantes para seguirlos de cerca. Guapos, ordenados e inteligentes. Con ellos, Aberasturi no tiene futuro. Tiene un gran presente.

La segunda mitad amenazó con ser similar a la primera, pero se diluyó. Tal vez la fuerte marca, que hizo que los dos volantes germinalistas citados previamente no brillaron como en jornadas anteriores, la especulación y el temor a cometer errores groseros para lamentarlos tardíamente, emparejó para abajo el trámite.

Los cambios no solucionaron nada y sólo alguna descoordinación de la defensa local y algún arresto individual asustó un poco para uno u otro lado. Hubo otra reacción espectacular de López y una arrojada tapada de Oros. Y cuando todos comenzaban a hacer cálculos para lo que viene, apareció Macarof para sellar el triunfo verdiblanco y romper una racha de cinco partidos.

La ventaja no es mucha, pero es ventaja al fin. El estadio de La Ribera tiene otras características con respecto al Fortín, empezando por su piso. La serie es muy cerrada y Germinal arranca con ventaja. Sin embargo, este clásico, nuevo cabe decirlo, se disputa paso a paso. Después se pensará arrimar a la cima.

Otros resultados

Dolavon venció como local a Gaiman en el clásico valletano, por 2 a 1, en el único partido de estos cuartos de final que se jugó con ambos públicos. Los hermanos Gigliotto marcaron los tantos de Dolavon, mientras que el gol de Gaiman lo marcó Jonatan Gómez.

En el Golfo, Benjamín Aciar y Pedro Melgarejo, marcaron los goles de Alumni, ambos a los 24 minutos, uno en cada tiempo, para adjuducarse el duelo barrial como visitante, ante AFO.


Cuartos de final Liga del Valle