ECONOM√ćA

Empresas de EE.UU piden a Trump no imponer nuevos aranceles a China

Más de 600 empresas de Estados Unidos, entre ellas Walmart y Levi Strauss, pidieron hoy al presidente Donald Trump que evite una escalada en la guerra comercial con China y dijeron que la imposición de nuevos aranceles al país asiático reduciría el PBI estadounidense en un 1% y costaría más de 2 millones de empleos.

14/06/2019 11:22

783

La carta de las empresas a Trump forma parte de una campaña contra el aumento de los aranceles que pusieron en marcha más de 150 asociaciones de varios sectores económicos en Estados Unidos, entre ellos el comercio minorista, la industria, la tecnología y la agricultura.

La carta está firmada por 661 entidades: 141 asociaciones empresariales y 520 compañías, entre ellas las cadenas de distribución Walmart y Costco, y las firmas de moda Levi Strauss y Gap.

Los firmantes tomaron esta decisión ante la posibilidad de que Estados Unidos imponga a China aranceles adicionales del 25 % a productos valorados en 300.000 millones de dólares, el 60 % de los cuales son bienes de consumo.

La carta afirma que la imposición de nuevos aranceles tendrá un impacto "significativo, negativo y a largo plazo en la economía estadounidense, en los negocios y en las familias", informó la agencia de noticias EFE.

Según los firmantes, los aranceles "no son una herramienta eficaz" para cambiar las "injustas prácticas comerciales" de China porque recaen directamente en las empresas norteamericanas.

Las compañías y asociaciones piden al Ejecutivo que vuelva a la mesa de negociación y que trabaje con los aliados de Estados Unidos en la búsqueda de soluciones realistas.

"Una escalada de la guerra comercial no interesa a nuestro país y perjudicará a las dos partes", subraya la misiva.

Los impulsores de la iniciativa calculan que un incremento adicional de los aranceles, sumado a los ya aplicados, supondría la pérdida de más de 2 millones de puestos de trabajo y recortaría el producto bruto interno estadounidense (PBI) en torno a un 1 %.

Además, costaría una media de 2.000 dólares a cada familia.

El pasado 20 de mayo, un grupo de más de 170 compañías, incluidas las multinacionales Nike y Adidas, reclamaron a Trump que eliminase el calzado de la lista de productos chinos cuyas importaciones podrían verse afectadas por aranceles del 25 %.