REL/RAW

4.4°
CRD

3.4°
PMY

6.6°
EQS

-1.7°
domingo, 21 de julio de 2019

PROVINCIA

Editorial / El papelón por los fondos de CABIN y la difícil situación de las cuentas públicas


Leé La Columna del Domingo, el tradicional análisis de la edición impresa de Jornada.
09/07/2017 02:05

3.109

Como en la fábula del pastorcito mentiroso que había mentido tanto que el día que dijo la verdad nadie le creyó, al Gobierno nacional pocos le creen que no haya decidido cortarles los fondos al Centro de Aplicaciones Bionucleares (CABIN) de Comodoro Rivadavia, un lugar clave para seguir dándoles expectativa de vida a miles de pacientes oncológicos de la región patagónica.
Tardaron tanto en salir a “desmentir” oficialmente la versión surgida de boca de una de las autoridades médicas del CABIN, que terminaron causando dos daños importantes. Uno, obvio, contra el escuálido nivel de aceptación que tiene el Gobierno de Mauricio Macri en Chubut. Si se puede estar más abajo en la apreciación popular, pues lo terminaron de conseguir con el “affaire CABIN”.
Y otro, colateral pero importante en términos electorales, al obligar a sus espadas políticas locales -que venían construyendo adoquín por adoquín un camino hacia las elecciones de octubre- a salir a sostener la hipótesis de una “campaña sucia” a la que nadie le dio crédito.
Dicen que los más enojados con el “affaire CABIN” no fueron los funcionarios provinciales, ni siquiera los pacientes que suelen pisar este centro de tratamiento, sino los propios dirigentes radicales que asimilan la alianza Cambiemos con broches en sus narices y que no pueden creer que tengan que salir a gastar las “vidas” que venía acumulando el candidato Gustavo Menna.
Al candidato del partido de gobierno no le quedó más remedio que abandonar su habitual sobriedad y poner la cara para que la tropa dasnevista, liderada por funcionarios de alto rango, lo maltratara a diestra y siniestra en las redes sociales. Rápidos de reflejos, le dieron a Menna para que tenga y guarde, y le hicieron saber –en mal tono- que la campaña comenzó y que el que se distraiga rodará escaleras abajo.
Desde el peronismo también se movieron rápido y, pese a la grieta que los separa del dasnevismo, no pudieron más que sumarse a las críticas por la impresentable decisión de siquiera evaluar una disminución de los fondos al CABIN.
Es más, a algunos precandidatos a diputados nacionales por el peronismo con aspiraciones para las PASO de agosto les es beneficioso que Menna haya quedado mal parado y restara imagen positiva. A pesar de que ninguno de los precandidatos del PJ crea la versión que abonan desde Fontana 50 sobre que el peronismo marcha tercero en la intención de voto para las legislativas.
Endeudados
 
Después del trago amargo que tuvo que atravesar el Gobierno provincial tras el naufragio del pliego de Mercedes García Blanco para el Superior Tribunal de Justicia, la aprobación del nuevo endeudamiento por 32 millones de dólares fue una noticia que ayudó a seguir adelante, aunque los algo más de 500 millones de pesos que se embolsarán apenas si servirán para paliar un poco las graves crisis de caja que tienen la Provincia y los municipios.
El 15% de ese endeudamiento irá a parar a las cajas de los municipios. Según los números del Ministerio de Economía que conduce Pablo Oca, Comodoro Rivadavia recibirá unos 24 millones de pesos; Trelew otros 13 millones de pesos; Puerto Madryn casi 10 millones de pesos; entre 4 y 5 millones de pesos cada una recibirán Rawson y Esquel.
Las transferencias a todas las localidades de la provincia, incluido el 1% para las comunas rurales, se hará desde agosto, dicen en Economía. Oca sabe que estos fondos son muy importantes para la gran mayoría pero no resuelven los problemas de fondo. No si no se achica el déficit que vienen acumulando, dicen en los alrededores del ministro al que le toca bailar con la más fea y viene dando la talla como pocos en el Gabinete.
El efecto del endeudamiento será tan efímero que los 450 millones de pesos que recibirá la Provincia equivaldrán a algo más de la mitad de los aguinaldos que tuvo que pagar el Estado la semana pasada, que sumaron unos 800 millones de pesos.
Como Oca sabe que de esta emisión de deuda no le quedará ni un poco de oxígeno para lo que resta del año, no tiene tiempo para distenderse. Por eso ya está terminando de darle forma a una nueva emisión de Letras del Tesoro, la manera en la que el Gobierno ha venido financiándose todo este tiempo. Los que tienen alguna noción de finanzas saben cuáles son los riesgos de financiar deudas con más deuda, sobre todo cuando la única herramienta a mano es esa.
No hay que jugar para la tribuna poniendo trabas al endeudamiento, creyendo que de esa manera se perjudica sólo al Gobierno provincial, como hizo buena parte de la oposición en la Legislatura la semana pasada. Pero las cosas hay que decirlas con claridad y en toda su dimensión, porque los riesgos son altos y la gente tiene que estar al tanto de la gravedad de la situación.
Los que administran las cuentas de un hogar pueden no saber nada de instrumentos financieros pero entienden todo con su sentido común: si se queda sin trabajo un integrante de la familia (o sea, disminuyen los ingresos de la casa) pero no bajan el nivel de consumo y encima comienzan a pagar la luz, el gas, el agua y la comida con tarjeta de crédito, los riesgos de colapsar son altos.
Así están hoy, ni más ni menos, las cuentas públicas de la Provincia y de la mayoría de los municipios de Chubut. El que piense que se puede vivir mucho tiempo más en este delicado equilibrio se equivoca de cabo a rabo.
El peor error sería seguir enojándose con los que dan las señales de alerta y no con los que administran los fondos públicos y siguen gastando como si el problema lo tuvieran otros.#


CABIN cuentas públicas fondos papelón