DEPORTES

Es un "Enano" cada vez más gigante


No hay conqué darle al campeón. Omar Narváez dejó en claro que a los 39 tiene cuerda para rato. Retuvo el título mundial supermosca de la OMB, y pasó sin sobresaltos la defensa ante el mexicano Orucuta. “Quiero llegar campeón a los 40 años. No me falta mucho”, reconoció. Enano sí, pero gigante…
21/09/2014 02:00

1.083

Omar Andrés Narváez, bien de Chubut y más mundialista que ninguno, venció por puntos al mexicano Felipe “Gallito” Orocuta y retuvo por duodécima vez su corona supermosca OMB alimentando su historia como uno de los más sólidos campeones nacidos en Argentina. Las tarjetas lo dieron ganador 116-112 por dos (Dennis Nelson y Roberto Hecko) y un insólito empate en 114-114 del jurado Pat Russell, fuera de toda lógica.

El “Huracán” de 39 años, hizo un trabajo notable desde la técnica. Sorprendió al azteca con un planteo inesperado: tomando riesgos e intentando llevar y así se adueñó claramente la primera mitad ante un Orucuta que pareció en pausa, excesivamente conservador y lejos de la imágen que había expuesto en el Luna Park el 25 de mayo del año pasado. Llegó a su triunfo 43 como profesional, con 1 derrota y 2 empates estirando un invicto de 27 peleas por títulos del mundo.

La pelea siempre empezó en el eje del ring, ahí donde mandaron las piernas del local. Y Narváez, casi no pasó sobresaltos a excepción del segundo tramo cuando Orucuta adoptó una postura más determinada, pisó el acelerador en ataque y se arriesgó pese a quedar constantemente expuesto a la réplica.

El cierre fue todo del campeón que mostró ahí lo mejor de su repertorio: pasos laterales, minimizar al rival con velocidad para entrar y salir; derechas a fondo de increíble puntería y distancia plena, lejos de cualquier artillería. En suma, la revancha mandatoria ante Orucuta (11 años más jóven y 10 centímetros más alto ahora con 29-3) terminó siendo una actuación consagratoria para el chubutense top de la década, sin exageraciones. Porque demuestra un profesionalismo fuera de serie para entrenar y planificar cada combate y porque despliega en el ring, un abecé que refleja lo mejor del noble arte: defensa, ataque, precisión, velocidad, inteligencia para leer los errores del rival y una visión estratégica que le permite siempre hacer lo correcto en el momento justo.

Pelear hasta los 40 años

Hablar del talento de Omar sería redundar en algo ya sabido. Y no le caben las críticas respecto a la jerarquía de los rivales; buenos y malos parecen minimizados cuando suena la campana y empieza a sonar el “Color Esperanza”, su tema de batalla. ”El esperaba que yo saliera a moverme, pero no fue así. Me moví cuando lo tuve que hacer y ataqué cuando tuve la posibilidad. Ojalá que siga así. Dios me sigue iluminando. Una de mis metas es mantenerme hasta los 40 como campeón”, se ilusionó Omar ya con la victoria (dedicada a Osvaldo Rivero) en el bolsillo.

Otros resultados

En las complementarias Alan Luques Castillo venció en fallo unánime al santafesino Roberto Horacio Rojas; José Villalobos GFU6 a Mauro Ayllon y Horacio Centeno venció por puntos a Gustavo Bermúdez. En el semifondo, Jorge Sebastián Heiland le ganó por nocaut técnico en el quinto round a Mateo Damián Verón.


Boxeo Omar Narváez Orucuta Villa María