POLICIALES

Sarmiento: leves condenas tras causar daños y amenazas


Se trata de 4 personas con vínculo entre sí a quienes se los condenó a penas que no incluyen prisión de efectivo cumplimiento. Los acusaron de causar daños en un hospital.
01/08/2015 02:00

1.388

Por pedido de la Fiscalía y la Defensa Pública, el juez Alejandro Rosales homologó el juicio abreviado, en el marco de una causa por daño y amenazas. Según el comunicado de prensa fiscal, las hermanas Sandra 24 años y Pamela Casas, de 30 años, fueron condenadas a la pena de un año de prisión en suspenso.

Los acusados Johana Vachetta de 19 y Pablo Rafael Casas de 19, obtuvieron el beneficio de una suspensión de juicio a prueba. Están involucrados en dos casos. Uno de ellos fue un desagradable hecho ocurrido en el hospital rural de aquella localidad, donde uno de los sindicados quiso apuñalar a un interno, a quien acusó de haber querido pegarle a su hermana.

El otro hecho fue un ataque a una vivienda. El acto judicial fue presidido por el juez Alejandro Rosales. La parte acusadora estuvo representada por el fiscal Herminio González Meneses. Los imputados, en tanto, recibieron el asesoramiento legal del defensor público, Gustavo Oyarzun.

En la oportunidad, Meneses informo al juez Rosales que las partes habían arribado a un acuerdo a los fines de solicitar la aplicación del instituto de juicio abreviado, para las hermanas Casas.

En tanto, la defensa pública planteó el beneficio de una suspensión de juicio a prueba para Jhoana Vachetta, en función de que no registra antecedentes penales computables.

En este contexto, se informó que durante la audiencia preliminar, el acusado Pablo Casas obtuvo una suspensión del juicio por el término de dos años. Durante ese período, deberá presentarse cada cuatro meses ante el control del servicio de patronatos y liberados. Asimismo, el imputado debe realizar diez horas de trabajo comunitario y no cometer ningún tipo de delito.

En este sentido, el magistrado explicó a las jóvenes acusadas, las características y alcances del acuerdo judicial presentado por las partes.

En consecuencia, las hermanas Casas admitieron la existencia de los hechos, reconocieron su participación en los mismos y aceptaron la vía judicial propuesta.

Así las cosas, Rosales resolvió homologar el acuerdo de juicio abreviado y condenó a Sandra y Pamela Casas, como autoras penalmente responsables de los delitos de amenazas y daño. La pena impuesta fue de un año de prisión en suspenso y deberán someterse al cumplimiento de reglas de conducta.

Asimismo, el magistrado dispuso la aplicación de una suspensión de juicio a prueba para Johana Vacheta, por el término de un año, con reglas de conducta.

Los hechos

La primera acusación pública contra Pablo Casas, corresponde a los hechos investigados que se registraron el 23 de febrero del año pasado, a las 05.30, en la guardia del Hospital Rural. La víctima había acudido al nosocomio, en función de que su hermano se encontraba internado y debía ser trasladado a Comodoro Rivadavia.

El grupo de personas que acompañaba al paciente, se encontraba muy exaltado. Por este motivo los médicos, habían solicitado la presencia de personal policial.

En este contexto, Pablo Casas ingresó a la guardia por la calle General Roca. Sacó un cuchillo de entre sus ropas y comenzó a tirar puntazos contra la víctima, al mismo tiempo que le expresó: “ te voy a matar... quisiste pegarle a mi hermana”.

El personal policial, logró proteger a la víctima y luego de un forcejeo pudo reducir al agresor y trasladarlo detenido a la comisaría.

El otro caso

En tanto, en la segunda causa, la hipótesis de la fiscalía sostiene que el 4 de agosto del 2013, a las 15.45, Pablo Casas junto a Sandra Casas (30); Miriam Pamela Casas (24) y Jhoana Vachetta (19), se presentaron en el exterior de una vivienda, ubicada en el barrio parque Patagonia.

En ese lugar, le exigieron a la víctima que saliera a la vereda. Según la denunciante, ella sintió temor en función de que había mantenido un altercado con un familiar de los agresores.

Llamó a la Policía, que se presentó en el lugar con la fiscal Laura Castagno. De acuerdo a la acusación los integrantes del grupo habrían manifestado: “Vieja de mierda, salí de la casa, y que salgan tus hijos, los vamos a cagar a palos”. Cuando los policías intercedierond, antes de retirarse del lugar Pablo y Pamela Casas, arrojaron piedras contra la vivienda de la denunciante, provocando la rotura del ventanal del living.


condenas