POLICIALES

Caso Emmanuel: un testigo clave


Martín Demichelis, amigo de la víctima, aseguró que vio irse la camioneta de los Naya, imputados por el hecho, luego del disparo mortal.
05/08/2015 02:00

4.408

El principal testigo de la Fiscalía y la querella, Martín Demichelis, ratificó ayer que tras el disparo que impactó en la humanidad de Emmanuel Puebla Pires y que derivara en su muerte, vio la camioneta en que se desplazaban Oscar y Eduardo Naya retirarse del lugar.

Sin dar precisiones sobre la distancia exacta a raíz de una consulta del defensor Francisco Romero, Demichelis fue el más importante testimonio de la segunda jornada del juicio oral y público donde se acusa a Oscar y Eduardo Naya –uno como autor y otro como partícipe necesario- del homicidio de Emmanuel Pueblas Pires acaecido el 9 de diciembre del año pasado en el paraje conocido como “El Sombrerito” distante a 5 kilómetros de Playa Unión.

Antes del joven amigo de la víctima, había prestado declaración el comisario inspector Felipe González, jefe de la Comisaría distrito Rawson, jurisdicción donde ocurrió esta muerte absurda.

Martín Demichelis aseveró que “ese día (9 de diciembre) salimos en los cuatri. Estaba nublado y había mucho viento. Primero fuimos a El Elsa y luego al puerto, a ambas escolleras cuando empezó a llover y volvimos a mi casa”.

Añadió que “a eso de las 16 o 16.30, se aclaró el día y decidimos ir a andar por la zona de Los Palos y desde allí nos dirigimos a El Sombrerito. Para nosotros era un clásico. Fuimos por la costa ya que había marea baja. Emma iba con Francisco y Bautista conmigo”.

“En el lugar -agregó Demichelis-, encontramos un barrilete, lo atamos a uno de los cuatriciclos hasta que se cortó. Luego subimos a la punta por el cañadón. Francisco paró en una lomadita y yo al lado de un pequeño cañadón. “Fran” y “Bauti” se quedaron de espalda al mar y se pusieron a tirar unas piedras a una latita que había en el lugar. Emma y yo nos quedamos frente al mar. Me saqué el casco, pero Emma no porque era de tipo hormiga”, refirió.

“En un momento voy a la baulera del cuatriciclo y siento un zumbido y un golpe seco, como un martillazo, como algo que golpea. Me doy vuelta y encuentro a Emma tirado en el suelo. Creía que le habían pegado una piedra o que era una broma, pero no fue así. No entendía nada. Desesperado llamo a la Policía con el celular, veo el agujero en el casco y observo un nubarrón con una camioneta Ford Ranger gris modelo 2000 con dos personas que caminaban a la altura de la caja, se suben a la cabina y arrancan”, apuntó en su testimonio Martín De- michelis.

El testigo dijo que “mientras asistíamos a Emmanuel, pedimos una ambulancia y nos explican que le era dificultoso llegar hasta allí”.

“Quise ir a buscar a la Policía y salgo por el camino de ripio hasta la trepada y en el cruce veo nuevamente la camioneta gris con jaula petrolera. Veo un auto blanco y lo interceptó, era la Policía. El auto no sube así que le presto el cuatri para que los ocupantes del vehículo sigan y yo subo al vehículo. Intentan ver a Emma”.

“Llega el papá de Francisco que se queda con la Policía y les digo a los policías por dónde se fue la camioneta. Les digo por la ruta 1 o por una trepada. Llega la ambulancia, lo cargan y se lo llevan al hospital”, relató sólidamente el joven testigo; quien, ante una consulta de una de las partes, expresó que “no vi guanacos ni otros animales” y que el lugar donde estaba Emmanuel Puebla Pires era “alto y plano”.#


Emmanuel Puebla Pires Naya testigo