ECONOMÍA

El campo chubutense ante la discusión que vendrá por las economías regionales y las retenciones

Frente al escenario de balotaje que se plantea este domingo, ambos candidatos prometen quitar las retenciones a las economías regionales en caso de ganar. Cuál sería el impacto para el sector lanero y las exportaciones de carne en la provincia. Aseguran que la medida no se puede demorar más.

22/11/2015 02:00

Desde los sectores rurales de Chubut aseguran que quitar las retenciones a la lana no sería un gran costo para el Gobierno Nacional.

1.708

Por Federico Sánchez / Twitter: @federicosn

Ante el escenario de balotaje que se vive este domingo 22 de noviembre, ambos candidatos, tanto Mauricio Macri como Daniel Scioli, han planteado la posibilidad de “oxigenar” a las economías regionales, con la posibilidad de la quita total de las retenciones. La apuesta apuntar a generar un escenario de mayor competitividad, frente a la difícil situación que atraviesan diferentes cultivos o explotaciones que existen en los distintos puntos del país.

Desde el campo chubutense se entusiasman con esta posibilidad, que podría repercutir concretamente sobre las exportaciones de lana y también de carnes, dando un puntapié para que se renueven las inversiones sobre el sector con un impacto inmediato sobre los puestos de empleo.

El extitular de la Sociedad Rural de Trelew y miembro de la Comisión Directiva, Javier Trucco, analizó como un proceso que cae por su propio peso a la quita de las retenciones. A la vez que consideró que también se está reconociendo que debe haber un tipo de cambio que se ajuste para arriba para dar rentabilidad a las producciones locales.

“Lo vemos como inevitable este debate que se instaló sobre sacar las retenciones. En las condiciones actuales, en el corto plazo todas las economías regionales harían una quiebra en masa y se dejaría de producir. Hasta ahora se mantuvo la perspectiva de que la cosa cambie manteniendo establecimientos a pérdida con esa perspectiva”, sostuvo.

El ruralista opinó que “los dos candidatos han dicho lo mismo. Que se eliminarán todas las retenciones a las economías regionales y que se va a evaluar una corrección del tipo de cambio. Algunos hablan con más gradualismo y otros con menos, pero la corrección aparentemente llegaría de una u otra forma”.

Insistió en que este nuevo proceso debería darse de forma natural – más allá de las promesas- porque “todas las producciones están pagando los costos a valor de un dólar paralelo y vendiéndola al valor del dólar oficial que ha quedado muy atrasado con respecto a lo que es la inflación. Y los costos subieron de acuerdo a la inflación menos el producto que se exporta”.

En ese sentido, puntualizó que la situación que se vive hoy en el campo es parte también de un ciclo que se ha marcado a lo largo de las últimas décadas. “Hoy se ha llegado como tantas veces a lo largo de la historia de los últimos 40 o 50 años a este punto de crisis tan grande que no queda otra que corregirlo o desaparecer. En el camino han desaparecido unos cuantos, pero para no provocar una desaparición total se tienen que acomodar las cosas. No hay otra opción”.

Incidencia en el campo

El empresario del campo evalúa que la quita de las retenciones para la lana no implicarían un esfuerzo significativo para el Estado Nacional. Aunque también considera que no se avanzó en la quita del derecho de exportación a raíz de que esto podría generar una cascada en el resto de las economías regionales.

Algo parecido ya está ocurriendo con los reembolsos por puertos patagónicos. La medida decretada por el Gobierno Nacional busca equiparar la diferencia de costos entre la zona sur y los principales polos productivos del centro del país. Sin embargo, ya desde Bahía Blanca se oyeron voces argumentando que debería haber igualdad de trato. Hay que decir, de todos modos, que en este caso puntual, ampliar el reembolso a otros puntos del país, haría caer el efecto de equiparación por costos, fletes y mano de obra que busca originalmente la iniciativa.

“A nivel nacional se hizo ese análisis que la quita de las retenciones a la lana no es significativa para los ingresos nacionales porque la cantidad de lana que se produce en la Argentina comparado con lo que fue históricamente ha venido decayendo mucho así que no es tanto la cantidad en plata que significa”, marcó Javier Trucco.

Sin embargo, el extitular de la Rural planteó que “hasta ahora nunca se quiso tocar el tema porque si se quitaban las retenciones a la lana se abría el juego a que otras producciones regionales pidieran lo mismo y se iba a producir un efecto dominó donde todos iban a pedirlo porque todas las producciones, ya sean frutas, aceitunas, vid, algodón, tabaco, todas las economías regionales están en las mismas condiciones”.

Similar situación podría darse de cara al próximo Gobierno, con el “efecto cascada”, aunque eso dependerá del manejo de los tiempos, para evaluar costos, beneficios y prioridades a la hora de aliviar a cada una de las economías regionales.

“Todas las economías regionales están igual. Uno habla con gente de otros lados y la situación no justifica recoger la fruta porque no se puede pagar el personal, no justifica embasar las aceitunas porque no dan los costos, no se puede cosechar el algodón porque no da el margen. Y eso de alguna manera tiene que cambiar”.

Recuperación del empleo

“Si hay rentabilidad la recuperación del empleo es prácticamente inmediata. Todo aquel que a partir del momento que ve las posibilidades y quiere completar el campo que tiene en marcha la primera medida es tomar personal. Y eso es muy importante para evitar que se pierda la gente capacitada en la actividad, ya que en los últimos 5 u 8 años se han venido en masa desde los sectores rurales a las zonas urbanas. Tienen el conocimiento para hacer este trabajo y es imprescindible que vuelvan”.

Allí ponen todas las fichas desde el campo chubutense. El otro factor tiene que ver con el repoblamiento, aunque allí dependerá más de lo que determine la naturaleza, que en el último tiempo ha castigado a la región con la sequía y las cenizas del volcán, produciendo una caída del stock ganadero.

En ediciones anteriores de este suplemento se dio cuenta de que alrededor del 80% de los establecimientos con ovinos de la provincia hoy funcionan a pérdida. Esto tiene que ver con que cuentan con una majada de menos de 4.000 ovejas.

En este contexto, ayudará el repoblamiento, pero también los incentivos impositivos que se puedan obtener para generar una mayor productividad en los campos, varios de los cuales han cerrado en la provincia en los últimos tiempos.