POLICIALES

Exclusivo: el jefe de la banda narco no era Eduardo Quiroga sino el cordobés Rodríguez


Por un error de las autoridades se informó un apellido incorrecto. El cabecilla está alojado en la Unidad 6 de Rawson por otro caso resonante ocurrido en la zona: el operativo "Verano Blanco". El juez Sastre comienza hoy con las indagatorias.
22/12/2015 02:05

4.700

El líder de la megabanda narco que cayó el viernes en la zona del Valle con casi 40 kilos de drogas está alojado en la Unidad 6 de Rawson pero no se apellida Quiroga, como informó el sábado pasado el jefe de la Policía del Chubut, Ricardo Hughes, sino que se trata de Diego Rodríguez Calerio, alias “El Gordo”, un jefe narco que cayó en Río Cuarto (Córdoba) en 2013, que lideraba una banda que tenía 73 kilos de cocaína y con ramificaciones en Chubut y la Provincia de Buenos Aires. El operativo se denominó “Verano Blanco”.

Desde entonces, Rodríguez está alojado en la cárcel de Rawson, a la espera de que el Tribunal Oral Federal (TOF) de Comodoro Rivadavia ordene la realización del juicio (ver “Los tiempos…”). Cuando se sustanció aquella causa, quedaron cabos sueltos que el juez federal de Rawson, Hugo Sastre, siguió investigando con un grupo de jefes de Drogas de la Policía del Chubut y que desembocaron en el operativo “Conejo Verde” del viernes pasado.

18 detenidos

Jornada pudo confirmar que no fueron 26 los detenidos entre el viernes y el sábado sino 18. A los que hay que sumarles a Rodríguez y otros cuatro presos de la Unidad 6.

Este martes, por el Juzgado Federal de Rawson comenzarán a desfilar los 18 detenidos, entre ellos Daniel Vitti, propietario de la chacra en donde se encontraron 33 kilos de marihuana y 2,5 kilos de cocaína. Y también Brian Apraiz, el suboficial de la Seccional 4ª de Trelew, imputado de ser uno de los “dealer” (vendedor) de la droga junto a un hermano, que también está detenido. Para una segunda tanda quedarán las indagatorias de Rodríguez y del resto de la banda que está detenido junto a él en la U-6. Entre ellos no está Eduardo Baltazar Quiroga, también cordobés y detenido en Puerto Madryn en 2014 en el marco de otra causa de narcotráfico denominada “Arenas Blancas”.

Nadie se explica la confusión de apellidos dada el sábado por la Policía, pero se estima que fue porque Quiroga comparte pabellón con todos los implicados en esta causa, aunque no tiene ningún vínculo.

Investigación

El juez Sastre, que es el principal impulsor de la mayoría de los resonantes casos de drogas de los últimos años, comenzó a seguir hace tres meses más de cerca las actividades de otro grupo narco vinculado al “Gordo” Rodríguez.

En septiembre pasado, el juez reunió en su despacho a varios jefes de Drogas, al titular de la Policía Federal en Rawson y al jefe y subjefe de la Unidad 6 de Rawson.

Sastre les informó que había “visitas sospechosas” a Rodríguez y otros detenidos de la U-6. Allí se decidió avanzar con mayor intensidad en el caso y desde entonces se fueron confirmando una a una las sospechas.

Es más, cuando se confirmó que uno de los implicados era un efectivo de la Policía el Chubut, el juez pensó en seguir la investigación con policías de la Federal. Pero los investigadores del área de Drogas de la Policía provincial pidieron ser ellos mismos los que continúen el caso.

La información más relevante se logró hace pocas semanas, cuando unas escuchas ordenadas por Sastre comenzaron a aportar datos importantes. Los escuchados eran dos ciudadanos paraguayos que traían la cocaína a Trelew y que fueron seguidos de cerca durante todo su periplo. En las escuchas, por ejemplo, se supo que el auto en el que los paraguayos traían la droga se rompió y una vez en el Valle comenzaron a manejarse en taxi.

Los investigadores no eligieron cualquier día para dar el golpe a la banda. Es más, aunque son extremadamente discretos, se supo que algunos jefes policiales que conocían por encima el caso habían sugerido caerle encima a la banda antes de las elecciones del 25 de octubre para beneficiar políticamente al anterior gobierno.

Sin embargo, Sastre y los jefes de Drogas no aceptaron las presiones y decidieron esperar hasta cuando sea adecuado. Ese día fue el jueves pasado, cuando de las escuchas surgieron conversaciones que indicaban que la banda había comenzado a reunir dinero suficiente para pagar un cargamento.

Fue entonces que los investigadores decidieron que el viernes era el “Día D” y descargaron todos los allanamientos y detenciones de manera sorpresiva.

Ahora vendrá la ardua tarea de los testimoniales y no descartan algún operativo más vinculado al caso. Lo que es seguro es que tanto Sastre como los jefes de Drogas decidieron que no se tomarán vacaciones en enero, a la espera de cerrar el círculo sobre el cordobés Rodríguez y sus contactos locales.#


banda narco