Trelew: 10 años de cárcel para Retamal, el asesino del barrio Don Bosco

Julio César Retamal irá a prisión por asesinar a quemarropa al joven Mauricio Vega.

Los jueces Ivana González, Mirta Moreno y José García condenaron a 10 años y 8 meses al asesino de Vega.
03 ABR 2016 - 21:37

Los jueces Ivana González, José García y Mirta Moreno condenaron a 10 años y 8 meses de prisión a Julio César Retamal. Fue encontrado culpable del crimen “a quemarropa” del joven Mauricio Vega (17 años).

Ocurrió el 26 de enero de 2014 en Trelew cuando el acusado, junto a tres personas se hizo presente en la casa de la víctima y comenzaron a tirar piedras. Retamal, con un revólver calibre 32 efectuó varios disparos y dio contra la humanidad de Vega causándole la muerte.

En la sentencia, emitida el 22 de marzo, se relata que “el 26 de enero de 2014, a la 1 , Julio César Retamal, junto a Jonathan Orlando Agüero, Emanuel Maximiliano Urquiza, Ángel Esteban Agüero, y Kevin José Emiliano Castro, se hizo presente frente en el domicilio sito en Barrio Don Bosco de Trelew, Seguidamente, los integrantes del grupo, tomando todos partes en la ejecución del hecho, comenzaron a arrojar piedras contra la vivienda, provocando la rotura de la persiana de la ventana exterior de la vivienda, como así también sus vidrios” , indica.

“Retamal, portando un revólver calibre 32 largo, efectuó varios disparos desde la vía pública hacia la vivienda, lugar donde se encontraba Mauricio Vega junto a otras personas más, ya que habían ingresado escapando de la agresión”.

Según el fallo, “en momentos en que Mauricio Vega se encontraba en el porche de entrada, Retamal, con plena conciencia del elemento vulnerante que portaba, y con la finalidad de quitarle la vida, le disparó a Vega desde una distancia de dos o tres metros aproximadamente, hacia la región toráxica derecha de su humanidad, lesionándole el pulmón derecho”, expresa.

La acusación

En el fallo judicial se manifiesta que dichas lesiones finalmente le produjeron la muerte. Intervino por la acusación fiscal el fiscal general Fabián Moyano, y por la defensa, Fabián Gabalachis.

En la acusación, el fiscal Moyano manifestó en el transcurso de la audiencia de juicio oral que “sabiendo lo que hacía mediante la utilización de un arma de fuego, el imputado a una muy corta distancia disparó hacia Mauricio Vega, quien se encontraba en el porche de la entrada de su vivienda. Las lesiones le produjeron el desenlace fatal”.

En instancias del debate concurrieron testigos presenciales quienes observaron circunstancias en que se produjeron los hechos advirtiendo y ubicando a Retamal. El acusado Julio César Retamal no prestó declaración indagatoria.

Respeto a la pena, el Ministerio Público Fiscal solicitó 16 años de prisión. Fundó su petición en base a los elementos objetivos que conforman las agravante.

Tuvo en cuenta la participación de Retamal como autor, las circunstancias de modo y tiempo en el hecho y haberse valido de otras cuatro personas que le facilitaron acercarse a la víctima. “Se tiene en cuenta también el comportamiento del nombrado ese día, relató acontecimientos anteriores al hecho, se valoró haber actuado con desprecio sobre la vida de otras personas que no tenían que ver con su problema con Vega”, se afirma en la sentencia.

Se apunta además que “la víctima era un joven de 17 años que vivía con sus padres y trabajaba de albañil. Cercenó la vida de un joven”, resalta.

Por su parte, la defensa del imputado consideró que se debe tener en cuenta la finalidad de la pena, que apunta a la reinserción de aquel que la va a sufrir, principio acuñado en el artículo 5.6 de los Derechos Humanos. “Creo que aquí no hay discusión de presuponer agravantes respecto del mínimo legal previsto y un máximo de la pretensión elegida por el Ministerio Público Fiscal”.

Testimonios

Entre los testimonios excluyentes se extrae el de Alejandro Vega (hermano de la víctima), citado en la sentencia por la jueza Ivana González. Dijo ante el Tribunal que en relación al momento concreto del disparo, sale del quincho y llegó su hermano Mauricio, donde observan que viene un grupo de aproximadamente seis personas en dirección a su domicilio, que alcanza a subirse al techo de su casa y desde allí, puede observar a Julio Retamal que venía efectuando disparos”.

Menciona que “desde el techo puede observarlo que se coloca a tres metros de su casa, al lado del palo y de un canasto, de donde disparaba hacia su domicilio y el grupo se encontraba en la esquina, mas alejados”.

La sentencia explica que se queda en el techo. “Puede además observar que sale su cuñado, que agarra a su hermano y lo arrastra hasta la calle, hacia la casa de un vecino y ahí se lo llevaron al hospital, y que mientras esto pasaba, observa además que el grupo se encontraba festejando y gritando en la esquina. Dice que desde el techo pudo también ver que a Mauricio como cerraba el portón de rejas negras e ingresaba a su casa. Refiere que no vio a ninguna otra persona con armas de fuego además de Retamal”.

Se destaca la declaración de un vecino del lugar. “Dijo el hombre, haber visto el fogonazo del disparo de Retamal en dirección a la víctima e inmediatamente ésta comienza a caerpara atrás y allí es tomado por su padre, quien lo ingresa al interior de su domicilio rápidamente”. Refiere el testigo que los Vega no estaban armados, y que vio cuando Retamal efectuó el disparo por el fogonazo que provocó el arma que mató a Mauricio.

La descripción del momento concreto en que se produce el disparo mortal del vecino de enfrente de los Vega, coincide exactamente con lo declarado por los familiares de la víctima que se encontraban también en la casa.

Enterate de las noticias de POLICIALES a través de nuestro newsletter

Anotate para recibir las noticias más importantes de esta sección.

Te podés dar de baja en cualquier momento con un solo clic.
Los jueces Ivana González, Mirta Moreno y José García condenaron a 10 años y 8 meses al asesino de Vega.
03 ABR 2016 - 21:37

Los jueces Ivana González, José García y Mirta Moreno condenaron a 10 años y 8 meses de prisión a Julio César Retamal. Fue encontrado culpable del crimen “a quemarropa” del joven Mauricio Vega (17 años).

Ocurrió el 26 de enero de 2014 en Trelew cuando el acusado, junto a tres personas se hizo presente en la casa de la víctima y comenzaron a tirar piedras. Retamal, con un revólver calibre 32 efectuó varios disparos y dio contra la humanidad de Vega causándole la muerte.

En la sentencia, emitida el 22 de marzo, se relata que “el 26 de enero de 2014, a la 1 , Julio César Retamal, junto a Jonathan Orlando Agüero, Emanuel Maximiliano Urquiza, Ángel Esteban Agüero, y Kevin José Emiliano Castro, se hizo presente frente en el domicilio sito en Barrio Don Bosco de Trelew, Seguidamente, los integrantes del grupo, tomando todos partes en la ejecución del hecho, comenzaron a arrojar piedras contra la vivienda, provocando la rotura de la persiana de la ventana exterior de la vivienda, como así también sus vidrios” , indica.

“Retamal, portando un revólver calibre 32 largo, efectuó varios disparos desde la vía pública hacia la vivienda, lugar donde se encontraba Mauricio Vega junto a otras personas más, ya que habían ingresado escapando de la agresión”.

Según el fallo, “en momentos en que Mauricio Vega se encontraba en el porche de entrada, Retamal, con plena conciencia del elemento vulnerante que portaba, y con la finalidad de quitarle la vida, le disparó a Vega desde una distancia de dos o tres metros aproximadamente, hacia la región toráxica derecha de su humanidad, lesionándole el pulmón derecho”, expresa.

La acusación

En el fallo judicial se manifiesta que dichas lesiones finalmente le produjeron la muerte. Intervino por la acusación fiscal el fiscal general Fabián Moyano, y por la defensa, Fabián Gabalachis.

En la acusación, el fiscal Moyano manifestó en el transcurso de la audiencia de juicio oral que “sabiendo lo que hacía mediante la utilización de un arma de fuego, el imputado a una muy corta distancia disparó hacia Mauricio Vega, quien se encontraba en el porche de la entrada de su vivienda. Las lesiones le produjeron el desenlace fatal”.

En instancias del debate concurrieron testigos presenciales quienes observaron circunstancias en que se produjeron los hechos advirtiendo y ubicando a Retamal. El acusado Julio César Retamal no prestó declaración indagatoria.

Respeto a la pena, el Ministerio Público Fiscal solicitó 16 años de prisión. Fundó su petición en base a los elementos objetivos que conforman las agravante.

Tuvo en cuenta la participación de Retamal como autor, las circunstancias de modo y tiempo en el hecho y haberse valido de otras cuatro personas que le facilitaron acercarse a la víctima. “Se tiene en cuenta también el comportamiento del nombrado ese día, relató acontecimientos anteriores al hecho, se valoró haber actuado con desprecio sobre la vida de otras personas que no tenían que ver con su problema con Vega”, se afirma en la sentencia.

Se apunta además que “la víctima era un joven de 17 años que vivía con sus padres y trabajaba de albañil. Cercenó la vida de un joven”, resalta.

Por su parte, la defensa del imputado consideró que se debe tener en cuenta la finalidad de la pena, que apunta a la reinserción de aquel que la va a sufrir, principio acuñado en el artículo 5.6 de los Derechos Humanos. “Creo que aquí no hay discusión de presuponer agravantes respecto del mínimo legal previsto y un máximo de la pretensión elegida por el Ministerio Público Fiscal”.

Testimonios

Entre los testimonios excluyentes se extrae el de Alejandro Vega (hermano de la víctima), citado en la sentencia por la jueza Ivana González. Dijo ante el Tribunal que en relación al momento concreto del disparo, sale del quincho y llegó su hermano Mauricio, donde observan que viene un grupo de aproximadamente seis personas en dirección a su domicilio, que alcanza a subirse al techo de su casa y desde allí, puede observar a Julio Retamal que venía efectuando disparos”.

Menciona que “desde el techo puede observarlo que se coloca a tres metros de su casa, al lado del palo y de un canasto, de donde disparaba hacia su domicilio y el grupo se encontraba en la esquina, mas alejados”.

La sentencia explica que se queda en el techo. “Puede además observar que sale su cuñado, que agarra a su hermano y lo arrastra hasta la calle, hacia la casa de un vecino y ahí se lo llevaron al hospital, y que mientras esto pasaba, observa además que el grupo se encontraba festejando y gritando en la esquina. Dice que desde el techo pudo también ver que a Mauricio como cerraba el portón de rejas negras e ingresaba a su casa. Refiere que no vio a ninguna otra persona con armas de fuego además de Retamal”.

Se destaca la declaración de un vecino del lugar. “Dijo el hombre, haber visto el fogonazo del disparo de Retamal en dirección a la víctima e inmediatamente ésta comienza a caerpara atrás y allí es tomado por su padre, quien lo ingresa al interior de su domicilio rápidamente”. Refiere el testigo que los Vega no estaban armados, y que vio cuando Retamal efectuó el disparo por el fogonazo que provocó el arma que mató a Mauricio.

La descripción del momento concreto en que se produce el disparo mortal del vecino de enfrente de los Vega, coincide exactamente con lo declarado por los familiares de la víctima que se encontraban también en la casa.


NOTICIAS RELACIONADAS