POLICIALES

Madryn: el deber manda

“Hicimos lo que teníamos que hacer”, dijo el comisario Guzmán, que denunció a sus subalternos.

21/04/2016 02:00

El comisario Guzmán habló sobre el violento hecho que denunció.

4.389

El jefe de la comisaria Primera de Puerto Madryn, comisario Javier Guzmán, visitó los estudios de FM Tiempo 99.1MHZ y se refirió a la denuncia que radicó contra dos subalternos cuando él comandaba los destinos de la Comisaría Segunda. El hecho surgió tras la golpiza que el personal policial realizó contra un detenido y pese a los reiterados pedidos de su superior para que detengan los golpes, los uniformados prosiguieron con la agresión.



Esto motivó una denuncia que derivará en un juicio oral y público contra el personal involucrado en este hecho. Desde su perspectiva personal la decisión de denunciar a sus subalternos “no fue un hecho tan trascendente” porque “hicimos lo que había que hacer” respecto a lo sucedido en septiembre pasado con la golpiza contra los detenidos.



Fuera de sí



Cuando el entonces comisario de la Seccional Segunda observa los golpes que el personal realizaba contra el detenido, Guzmán impartió la voz de alto para que cesaran en forma inmediata con esa tarea. Esto recién ocurrió segundos después del pedido aunque solo se detuvo por un breve tiempo porque “al alejarme veo que vuelven a hacerlo”. En esos momentos ingresa el segundo detenido que fue agredido por los efectivos policiales, que pese a los pedidos realizados no cesaron con su práctica.



El comisario Guzmán estimó que el personal que participó de la golpiza “estaba fuera de sí” porque “no sé qué les puede haber pasado por la cabeza. Yo no tenía esos antecedentes de los empleados, no los había visto en una situación así”.



Luego de los trámites de rigor se resolvió denunciar el hecho por lo grave de lo sucedido y que ocasionaron lesiones de consideración y hematomas en diferentes partes del cuerpo de las dos personas.



Remarcó que “el hecho de regresarlo a la Comisaría no justifica los golpes ni la violencia que sólo puede utilizarse cuando hay violencia de la otra parte”, agregando que “hicimos lo que había que hacer. No le dimos demasiada trascendencia”.



Como el incidente ocurrió en el trato con detenidos, tras la denuncia contra los dos uniformados, se dispuso “el traslado a otra unidad donde no tienen tratamiento con detenidos. Solo trabajan en la prevención y la lucha contra el delito”. No obstante, aclaró que “el trabajo que tienen los dos empleados en la calle no se puede discutir porque creo lo hacen bastante bien. Esto ha sido una situación particular, en un momento particular con los detenidos”.



El futuro



Sobre el futuro que pueden correr, el comisario Guzmán aclaró que correrá por decisión de la justicia aunque aclaró que “si el policía es golpeador y si se aprueba que lo cometió, administrativamente no debería estar en la fuerza”.



En este caso específico, el denunciante reiteró que “soy consciente que hice lo que debía hacer y ellos se tienen que hacer cargo de sus actos. No es mi problema”, además de aclarar que “ellos con su actitud comprometen a gente que es buena y que no tienen nada que ver”.