POLICIALES

De víctimas y victimarios: un accidente que causó bronca


Trelew: las dos mujertes siguen internadas.
02/08/2016 02:02
24.435

La muerte de dos sujetos que habían robado el taxi a un trabajador, el hecho de que uno de los muertos haya sido campeón de boxeo y la delicada situación de dos mujeres afectadas por la escapatoria de los ladrones, sirvió para generar todo tipo de comentarios.

El domingo por la tarde, Raúl Medina, Sebastián Molina y Averian Huenchual robaron un taxi del barrio Don Bosco que estaba estacionado frente a un almacén de la calle William Davies. Luego lo chocaron al sur de Trelew y en esas condiciones escaparon a Rawson. A poco de llegar a la capital provincial por ruta 25, chocaron de frente a un auto en el que iban dos mujeres de 44 y 22 años, madre e hija. Ambas sufrieron lesiones muy graves.

En medios de todo el país y en las redes sociales, no faltaron los comentarios generados por una mezcla de sensaciones. La muerte de un excampeón cuyo desenlace fue fatal y ligado a la delincuencia. A la par las desgraciadas circunstancias de dos personas inocentes se sumaron a la triste situación del taxista, que perdió su trabajo y que posiblemente nadie le vaya a pagar la destrucción total del automóvil.

Frases como “Dos chorros menos” se leyeron con la misma frecuencia que otras como “Adiós al campeón”. Hubo quienes sugirieron velar a Medina en un gimnasio municipal, pero luego hubo retractaciones ante la trascendencia de la noticia completa.

En concreto, el lugar de víctimas lo ocupan las dos mujeres. Analía Lino perdió un ojo. Su madre, Gladys Catrihual, luchaba anoche con los dolores de su cadera rota, el riesgo de las infecciones y una serie de intervenciones quirúrgicas. La joven de 22 años fue operada y tenía programada para hoy una compleja cirugía en uno de sus ojos. Pidieron sangre de cualquier grupo y factor para ella.

Otra víctima

Marcelo es el empleado que manejaba su taxi, cuando decidió ir a su casa a buscar documentación personal, frenó dos minutos y le robaron el auto. Varias horas después conoció la noticia y publicó en su Facebook un descargo. Cargado de impotencia se lamentó por las dos mujeres malheridas, fustigó contra los dos delincuentes y se preguntó: “¿Cómo afronto ahora mis gastos y con qué carajo como?”.