PAÍS & MUNDO

Ex jefe de la CIA reconoce haber espiado a los rusos


El general retirado Michael Hayden, reconoció esta semana que los servicios de inteligencia de Estados Unidos "hackean los emails internos de un importante partido político de una importante potencia rival".
20/10/2016 16:31

1.028

Lejos del ojo mediático y de los tribunales, el ex jefe de la CIA, el general retirado Michael Hayden, reconoció esta semana que los servicios de inteligencia de Estados Unidos "hackean los emails internos de un importante partido político de una importante potencia rival", igual que como los demócratas acusan a Rusia de haber hecho en los últimos meses.

Hace dos días el ex jefe de la CIA y de la NSA, el mayor servicio de inteligencia de Estados Unidos, habló en una conferencia organizada por la organización conservadora The Heritage Foundation en Washington y se refirió a las denuncias de la Casa Blanca y el Partido Demócrata contra Rusia por hackear, presuntamente, las cuentas de email del oficialismo para perjudicar a su candidata, Hillary Clinton, en la elección presidencial de noviembre.

La primera tanda de emails filtrados terminaron con la renuncia de la entonces presidenta del Partido Demócrata, Debbie Wasserman Schultz, mientras que el resto, difundidos en las últimas semanas, afectaron menos de lo esperado a la popularidad de Clinton, principalmente porque fueron opacados por los constantes escándalos protagonizados por el candidato republicano, Donald Trump.

"Esta es una jugada demasiado arriesgada para que (el presidente ruso Vladimir) Putin crea que sabe donde va a terminar la pelota. Creo que están tratando de meterse en nuestras cabezas, de erosionar la confianza que tenemos en nuestro proceso político", comenzó a explicar el actual empleado del Grupo Chertoff, una importante consultora estadounidense de seguridad y riesgo en un video publicado por Heritage en Youtube.

Pero para Hayden lo condenable y lo poco usual no es el espionaje en si, sino el hecho de que, presuntamente, Rusia lo haya utilizado para influir en la campaña presidencial.

"Debo admitir que, bajo mi definición, lo que hicieron los rusos al Partido Demócrata, sería, por desgracia, una clase de espionaje de Estado honorable. Pero, ¿un servicio de inteligencia extranjero que roba los correos electrónicos internos de un importante partido político de una importante potencia rival?. Vamos. ¡Eso es lo que nosotros hacemos!", reconoció el ex jefe de inteligencia estadounidense.

Como si estuviera explicando una obviedad, detalló a su reducida audiencia que ese tipo de hackeo "es buen espionaje" para cualquier país que quiera saber "cuántas de las posiciones políticas de un potencial presidente electo cree realmente y en cuáles no cree". "Eso es algo que hacemos siempre", sentenció.

Para Hayden, Rusia "cruzó una línea" no cuando -presuntamente- espió a los demócratas, sino cuando convirtió esa información en "una arma".

"Fueron más allá del espionaje", criticó el ex jefe de la CIA, quien acusó directamente a Moscú de "comenzar a usarlos para influenciar a elección estadounidense".

"Según nuestra terminología, lo que comenzó como una actividad de espionaje ahora se ha convertido en una operación de influencia encubierta o no tan encubierta", concluyó Hayden.

Mientras reconocía el alcance del espionaje de los servicios de inteligencia, el ex jefe de la CIA y la NSA se permitió, incluso, bromear sobre lo complicado que sería repetir esas mismas palabras frente a la Justicia.

"Por cierto, no me gustaría estar frente a una corte de Justicia estadounidense y ser forzado a negar que alguna vez hice algo así como director de la NSA", aseguró el veterano militar en el seno de una de las fundaciones más reconocidas del campo conservador en Washington.

Hayden fue director de la NSA entre 1999 y 2005 -fue designado por Bill Clinton y se mantuvo en el cargo con George W. Bush- y luego pasó a encabezar la CIA entre 2006 y 2009. Sólo estuvo un mes al frente del servicio de inteligencia más famoso del mundo con el actual presidente Barack Obama.


CIA EE.UU. Inteligencia Militares Rusia