ECONOMÍA

El transporte de carga aéreo crece en todo el mundo

El transporte aéreo de carga registró en septiembre un importante crecimiento en todo el mundo, menos en los países de Latinoamérica, según un informe realizado por la Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA).

03/11/2016 16:31

1.399

El documento explica que las aerolíneas latinoamericanas mostraron una desaceleración de la demanda del 4,5% interanual, a lo que se sumó que la capacidad de envíos se contrajo un 4,7%.

Según el IATA, el mercado sudamericano es el que marca el "peor desempeño", con una caída en el nivel de carga de 14% interanual.

A contramano de esto, la relativa fortaleza de la economía estadounidense ha estimulado la demanda entre el norte y el sur con las importaciones desde Colombia y Brasil, que aumentaron un 5% y 13% interanual, respectivamente.

El organismo, que nuclea a las empresas del sector aeronáutico a nivel global, sostuvo que el tráfico aéreo de carga, medido en toneladas por kilómetro transportado (FTK, por sus siglas en inglés), creció un 6,1% interanual en septiembre, el mejor ritmo desde la crisis portuaria de la costa oeste de Estados Unidos en febrero de 2015.

La capacidad de carga (medida en toneladas de carga por kilómetro disponibles, AFTK por sus siglas en inglés) aumentó un 4,7% durante el mismo período en tanto que los factores de ocupación permanecieron en mínimos históricos, lo que mantuvo los rendimientos bajo presión.

El buen desempeño de septiembre coincidió con el repunte aparente de las exportaciones en los últimos meses, sumado a algunos factores excepcionales, como la sustitución urgente de los terminales Galaxy Note 7 de Samsung durante el mes de septiembre o la caída de la naviera Hanjin a finales de agosto.

"La demanda de carga aérea se ha fortalecido en septiembre, pero el comercio mundial se encuentra en punto muerto. Tenemos algunas noticias alentadoras. La firma del acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Canadá es un avance tanto para las economías involucradas como para el transporte aéreo de carga”, dijo Alexandre de Juniac, consejero delegado de IATA.

Agregó que “el crecimiento es el camino para superar los desafíos económicos actuales. El acuerdo UE-Canadá alivia la retórica proteccionista actual, y el impacto positivo pronto será evidente. Los gobiernos de todo el mundo deben tomar nota y avanzar en la misma dirección".

En cuanto al análisis regional, el informe remarca que las aerolíneas de todas las regiones, excepto Latinoamérica, registraron aumento interanual de la demanda de carga aérea en septiembre, aunque con notables variaciones.

Las aerolíneas de Asia-Pacífico registraron un aumento del 5,5% en septiembre de 2016 respecto al mismo período del ejercicio anterior. La capacidad se expandió 3,4%. El desempeño positivo en Asia-Pacífico está en consonancia con el aumento de las exportaciones en China y Japón durante los últimos meses. Los datos desestacionalizados muestran una tendencia positiva de crecimiento.

Las aerolíneas europeas experimentaron una subida interanual de los FTK del 12,6%. La capacidad aumentó un 6,4%. El fuerte desempeño europeo se corresponde con un aumento de las exportaciones en Alemania en los últimos meses.

Las aerolíneas norteamericanas registraron un incremento interanual de los FTK del 4,5%. La capacidad subió un 2,6. La demanda internacional creció un 6,2% ?el mayor crecimiento desde el empuje que recibió la demanda de carga aérea durante el conflicto portuario de Estados Unidos en febrero de 2015?. Sin embargo, los datos ajustados estacionalmente siguen estando por debajo de los niveles de enero de 2015. La fortaleza del dólar sigue manteniendo las exportaciones de Estados Unidos bajo presión.

Los transportistas de Oriente Medio volvieron a registrar crecimiento lento de la demanda por tercer mes consecutivo (1,2% interanual), el peor dato desde julio de 2009. La capacidad subió un 6,2%. El ajuste estacional pone de relieve una parada de la tendencia positiva de crecimiento registrada hasta el año pasado. Este giro se debe en parte a la debilidad del mercado Oriente Medio-Asia y Oriente Medio-Norteamérica.