Fuga, secuestro y vuelco en Esquel: cumplían condena por asesinato en la U-14

Dos sujetos se escaparon del penal, secuestraron a un pastor evangélico y se dieron a la fuga en su vehículo, pero volcaron a unos 70 kilómetros de Esquel y los atraparon.

19 FEB 2017 - 20:18

Dos individuos que están cumpliendo sendas condenas en la Unidad Penitenciaria 14 de Esquel, por 15 y 12 años de prisión respectivamente, ayer a la madrugada por causas que se investigan, salieron del establecimiento carcelario, y secuestraron un hombre identificado como Ramiro Fernando Millaldeo, un pastor de la Iglesia Evangélica de 43 años.

Al hombre lo cargaron en su propio auto, con la intención de llevarlo a la Comarca Andina con dirección a El Bolsón, donde supuestamente cargarían combustible y emprenderían la fuga. Pero, a la altura de Leleque, a unos 90 kilómetros de Esquel, volcaron el rodado, y fueron atrapados.

Uno de los delincuentes es Franco Maximiliano Ortiz Acosta, alojado en la U-14 por homicidio en ocasión de robo, cuya víctima fue Leonardo Sebastián Fornes. Su condena es de 15 años. El otro, Héctor Daniel Norry, purgando una condena de 12 años por haber sido coautor responsable del delito de secuestro extorsivo, con el agravante que es reincidente. Estos sujetos estuvieron en Penitenciarías de Buenos Aires, y traídos a la cárcel de Esquel para cumplir la última parte del proceso condenatorio, alojados en el sector de pre-egreso. Pero lo llamativo es que hayan sido trasladados a la Unidad 14 que es de mediana seguridad con sólo un cerco perimetral, cuando son dos peligrosos delincuentes. Esta situación, es de gravedad, como cuando hay presos por homicidio e comisarías de mínima seguridad.

El hecho

Alrededor de las 2 de ayer, Ramiro Fernando Millaldeo, que estaba por abordar su vehículo para guardarlo en el interior de su vivienda, un Fiat Palio Adventure, en la calle Mitre 728 en el centro de Esquel, fue abordado por estas dos personas. La esposa del vecino, al notar demoras salió de la casa y no encontró ni a su marido ni al auto, y dio cuenta a la Policía, que montó rápidamente un operativo de rastrillaje.

Más tarde, cerca de las 4 de la ma- ñana, el hombre apareció en la Comisaría Primera, dando cuenta de lo sucedido. Contó que cuando intentaba ingresar el rodado al patio de su inmueble, lo amenazaron pidiéndole dinero, y ante su negativa lo golpearon y lo introdujeron al vehículo a la fuerza, para tomar rumbo al área de El Bolsón, guiados por él mismo, dado que no conocían la salida de la ciudad. Durante la escapada, le sustrajeron tarjetas de crédito y débito, y $ 270 en efectivo.

En el trayecto por Ruta 40, en la zona de Leleque volcaron. Los dos individuos resultaron con heridas de consideración, y uno de ellos salió despedido del habitáculo. El rehén iba con el cinturón de seguridad colocado en uno de los asientos traseros, cuidado por uno de los delincuentes. Resultó ileso y logró salir del auto.

Con suerte

El pastor Millaldeo liberado de sus captores se paró sobre la ruta, y ocasionalmente pasaba un automóvil que paró para auxiliarlo, siendo su conductor un policía de Comodoro Rivadavia, quien lo trasladó a Esquel, donde pudo contar las circunstancias del hecho en la Seccional Primera. Móviles de las Comisarías Primera y Segunda –informó el Jefe de la Unidad Regional Esquel de la Policía Provincial, comisario mayor Paulo Heredia- fueron al lugar del accidente, y atraparon a los sujetos, que ayer se encontraban en la dependencia policial a la espera del control de detención, y quedar a disposición de las autoridades judiciales y de la U-14.

Ahora seguramente la investigación apuntará a saber por qué los delincuentes andaban sueltos cuando están cumpliendo una condena; y en qué circunstancias se dio la fuga del Penal, esto ya en el ámbito del Servicio Penitenciario Federal. Pero es para insistir en que es todo un dato que en una Unidad como la de Esquel, de mediana seguridad, tenían en cumplimiento de las penas a dos acusados de hechos muy alevosos.

Esta cárcel es un establecimiento que cuenta con seis pabellones comunes y una casa de pre egresos. El comisario Heredia fue a la cárcel a interiorizarse si los sujetos pertenecían a la misma, y efectivamente se lo confirmaron, como también la fuga.# 

19 FEB 2017 - 20:18

Dos individuos que están cumpliendo sendas condenas en la Unidad Penitenciaria 14 de Esquel, por 15 y 12 años de prisión respectivamente, ayer a la madrugada por causas que se investigan, salieron del establecimiento carcelario, y secuestraron un hombre identificado como Ramiro Fernando Millaldeo, un pastor de la Iglesia Evangélica de 43 años.

Al hombre lo cargaron en su propio auto, con la intención de llevarlo a la Comarca Andina con dirección a El Bolsón, donde supuestamente cargarían combustible y emprenderían la fuga. Pero, a la altura de Leleque, a unos 90 kilómetros de Esquel, volcaron el rodado, y fueron atrapados.

Uno de los delincuentes es Franco Maximiliano Ortiz Acosta, alojado en la U-14 por homicidio en ocasión de robo, cuya víctima fue Leonardo Sebastián Fornes. Su condena es de 15 años. El otro, Héctor Daniel Norry, purgando una condena de 12 años por haber sido coautor responsable del delito de secuestro extorsivo, con el agravante que es reincidente. Estos sujetos estuvieron en Penitenciarías de Buenos Aires, y traídos a la cárcel de Esquel para cumplir la última parte del proceso condenatorio, alojados en el sector de pre-egreso. Pero lo llamativo es que hayan sido trasladados a la Unidad 14 que es de mediana seguridad con sólo un cerco perimetral, cuando son dos peligrosos delincuentes. Esta situación, es de gravedad, como cuando hay presos por homicidio e comisarías de mínima seguridad.

El hecho

Alrededor de las 2 de ayer, Ramiro Fernando Millaldeo, que estaba por abordar su vehículo para guardarlo en el interior de su vivienda, un Fiat Palio Adventure, en la calle Mitre 728 en el centro de Esquel, fue abordado por estas dos personas. La esposa del vecino, al notar demoras salió de la casa y no encontró ni a su marido ni al auto, y dio cuenta a la Policía, que montó rápidamente un operativo de rastrillaje.

Más tarde, cerca de las 4 de la ma- ñana, el hombre apareció en la Comisaría Primera, dando cuenta de lo sucedido. Contó que cuando intentaba ingresar el rodado al patio de su inmueble, lo amenazaron pidiéndole dinero, y ante su negativa lo golpearon y lo introdujeron al vehículo a la fuerza, para tomar rumbo al área de El Bolsón, guiados por él mismo, dado que no conocían la salida de la ciudad. Durante la escapada, le sustrajeron tarjetas de crédito y débito, y $ 270 en efectivo.

En el trayecto por Ruta 40, en la zona de Leleque volcaron. Los dos individuos resultaron con heridas de consideración, y uno de ellos salió despedido del habitáculo. El rehén iba con el cinturón de seguridad colocado en uno de los asientos traseros, cuidado por uno de los delincuentes. Resultó ileso y logró salir del auto.

Con suerte

El pastor Millaldeo liberado de sus captores se paró sobre la ruta, y ocasionalmente pasaba un automóvil que paró para auxiliarlo, siendo su conductor un policía de Comodoro Rivadavia, quien lo trasladó a Esquel, donde pudo contar las circunstancias del hecho en la Seccional Primera. Móviles de las Comisarías Primera y Segunda –informó el Jefe de la Unidad Regional Esquel de la Policía Provincial, comisario mayor Paulo Heredia- fueron al lugar del accidente, y atraparon a los sujetos, que ayer se encontraban en la dependencia policial a la espera del control de detención, y quedar a disposición de las autoridades judiciales y de la U-14.

Ahora seguramente la investigación apuntará a saber por qué los delincuentes andaban sueltos cuando están cumpliendo una condena; y en qué circunstancias se dio la fuga del Penal, esto ya en el ámbito del Servicio Penitenciario Federal. Pero es para insistir en que es todo un dato que en una Unidad como la de Esquel, de mediana seguridad, tenían en cumplimiento de las penas a dos acusados de hechos muy alevosos.

Esta cárcel es un establecimiento que cuenta con seis pabellones comunes y una casa de pre egresos. El comisario Heredia fue a la cárcel a interiorizarse si los sujetos pertenecían a la misma, y efectivamente se lo confirmaron, como también la fuga.# 


NOTICIAS RELACIONADAS