SOCIEDAD

Olavarría: Identificaron a la segunda víctima fatal


El segundo fallecido en el recital del Indio Solari, que aún restaba identificar, se llamaba Juan Francisco Bulacio, tenía 36 años y era oriundo de Garín. Coincidencia trágica: así se apellidaba también el joven que, en 1991, murió en el marco de un recital de los Redondos a manos de la policía.
13/03/2017 10:45
1.658

La otra de las víctimas había sido identificada ayer como Fernando Javier León, de 42 años y oriundo de Los Polvorines.



En tanto, aún quedan más de 300 personas extraviadas, confirmó el fiscal general del Departamento de Azul, Marcelo Sobrino.



"No puedo abundar demasiado porque estoy dentro de las prescripciones de la ley", dijo Sobrino, quien recordó que ayer declaró el Indio Solari y que hoy lo hará el intendente de Olavarría, Ezequiel Galli, así como "algunos funcionarios o integrantes de la productora que la fiscal a cargo de la causa considere necesario citar".



Sobrino dijo además que todavía no se pudo determinar si el Indio (Solari) forma parte de Chacal Producciones, que organizó el evento, y agregó que "se siguen recolectando por estas horas medidas de prueba para determinar responsabilidades sobre lo sucedido".



Walter, el otro Bulacio muerto en un recital del Indio



El asesinato de Walter Bulacio a manos de agentes de la Policía Federal el 26 de abril de 1991, una semana después de haber sido detenido durante una razzia en las afueras del estadio de Obras Sanitarias con ocasión de un recital de Los Redondos, fue un caso emblemático de violencia institucional y una crisis en la popular banda.



Bulacio, de 17 años y nacido en la localidad bonaerense de Aldo Bonzi, fue uno de los adolescentes detenidos en la noche del 19 de abril por orden del comisario Miguel Ángel Espósito, responsable de la Seccional 35ta., bajo el eufemismo de “averiguación de antecedentes” y amparado en un secreto y luego derogado “Memorando 40” que iba a contrapelo, por caso, de la Ley de Patronato de Menores prohibía la detención de menores sin intervención del juez competente.



Alojado en la comisaria, el muchacho recién fue sacado de allí a la mañana siguiente, para ser llevado al Hospital Pirovano donde se le diagnosticó traumatismo craneano, y en donde reveló haber sido golpeado por la policía. La autopsia posterior a su muerte amplió y precisó el procedimiento policial. El cuerpo de Bulacio tenía rastros de golpes con objetos contundentes en miembros, torso, cabeza y extremidades.



El comisario Espósito recién fue condenado en noviembre de 2013 cuando el Tribunal Oral en lo Criminal 29 lo consideró “autor del delito de privación ilegítima de la libertad agravada por ser cometida por funcionario público”, pero la pena de tres años de prisión en suspenso lo eximió de quedar detenido.



Desde el lado musical, el crimen de Bulacio ensombreció el perfil combativo de Los Redondos, quienes no asumieron demasiado protagonismo para pedir justicia y con la excusa de no querer ser parte de un show mediático, guardaron un perfil excesivamente bajo en la denuncia del asesinato a uno de sus fans.