PAÍS & MUNDO

Ahora se fue el jefe de Comunicaciones de Trump


El director de comunicación de la Casa Blanca, Anthony Scaramucci, dejó hoy su cargo, apenas 10 días después de ser designado y tras una breve gestión marcada por polémicas, en buena medida por declaraciones y exabruptos que empujaron a esa decisión al presidente Donald Trump, que hoy le tomó juramento al designado jefe de Gabinete, John Kelly.
31/07/2017 19:23

902

 

"Anthony Scaramucci abandonará su papel como director de comunicación de la Casa Blanca. Scaramucci cree que lo mejor es darle la oportunidad al nuevo jefe de gabinete de empezar de nuevo y construir su propio equipo. Le deseamos lo mejor", informó hoy en un comunicado la vocera de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

A esa razón formal, casi diplomática, le siguió otra explicación más cercana a lo que en verdad pasó: que una de las razones fueron los agresivos insultos que Scaramucci dirigió contra el exjefe de gabinete de la Casa Blanca, Reince Priebus, y el estratega jefe de Trump, Steve Bannon, durante una llamada telefónica con un periodista la semana pasada.

"El presidente consideró que esos comentarios eran inapropiados para alguien en su posición (de Scaramucci) y no quería complicarle el trabajo al general (John) Kelly", su nuevo jefe de gabinete, explicó Sanders.
Según el diario The New York Times, Trump decidió prescindir de Scaramucci siguiendo el consejo de Kelly, que hoy asumió su cargo como nuevo jefe de gabinete.

Kelly considera que Scaramucci no era lo suficientemente disciplinado y había perdido credibilidad, según apuntó, por su parte, la cadena de televisión CNN.

La vocera de la Casa Blanca no quiso confirmar esas informaciones, pero sí dijo que la salida de Scaramucci es el producto de "conversaciones de mutuo acuerdo" entre Trump, Kelly y él mismo.

También aseguró que, a partir de ahora, todo el personal de la Casa Blanca rendirá cuentas a Kelly, un cambio respecto a la forma en la que operaba hasta ahora el ala oeste, donde varios asesores de Trump, incluido el propio Scaramucci, tenían un acuerdo con el presidente para saltear el filtro del jefe de gabinete.

El nombramiento, el pasado 21 de julio, de Scaramucci, un financiero de Wall Street con un carácter arrollador pero sin experiencia en estrategias de comunicación, había motivado en ese momento la salida del cargo del entonces vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer.

Algunos habían atribuido también a las presiones de Scaramucci la decisión de Trump de reemplazar a su jefe de gabinete, que hasta el pasado viernes era Priebus, un veterano de la conducción del Partido Republicano, de fuerte enemistad con el hasta ahora director de comunicación.

Tras salir a la luz sus insultos a Priebus y Bannon la semana pasada, Scaramucci admitió en un tuit que "a veces" usaba "lenguaje colorido", y que se moderaría a partir de entonces.

Scaramucci también declaró la guerra a las constantes filtraciones a la prensa de información sobre las intrigas en el ala oeste, y aseguró tener "una idea muy clara" de quiénes eran los responsables, entre los que incluía a Priebus. 

El saliente director se va con el dudoso privilegio de haber sido el funcionario que hasta ahora menos tiempo duró en la administración de Trump: diez días.

Más acostumbrado a los pasillos de Wall Street que a las intrigas de Washington, Scaramucci, de 53 años, superó en velocidad de salida al ex consejero de Seguridad nacional Michael Flynn, que estuvo 24 días en ese sillón.

El cambio opacó de alguna maneras la asunción de Kelly como jefe de Gabinete, cargo que el militar juró hoy, en un acto en el que Trump rechazó que exista “caos” en su equipo más cercano.
Kelly "hará un trabajo espectacular, no tengo dudas, como jefe de gabinete", subrayó el mandatario en el Despacho Oval en la ceremonia de jura del general y ex secretario de Seguridad Nacional.

En ese encuentro, y en una posterior reunión con su gabinete, Trump destacó la labor "milagrosa" de Kelly en sus poco más de seis meses al frente del Departamento de Seguridad Nacional (DHS), fundamentalmente en la reducción de la inmigración a través de la frontera con México.

Según Trump, la "interrupción" de esa inmigración ha sido de casi un 80 por ciento e "incluso" el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, lo llamó para decirle que "muy pocas personas" lo intentan "porque saben que no van a atravesar" la frontera.

"Así que solo quiero felicitarlo (a Kelly) por el gran trabajo que ha hecho con la Seguridad Nacional y no tengo ninguna duda de que será un absolutamente magnífico jefe de gabinete", insistió el mandatario.

Kelly es el primer general que asume como jefe de gabinete de la Casa Blanca desde Alexander Haig en el gobierno del ex presidente Richard Nixon (1969-1974).

Ante los últimos cambios en su administración, ninguno exento de polémicas, Trump volvió hoy a la red Twitter para negar que exista caos en su equipo y, en cambio, resaltar que el país tienen ahora una "frontera segura", los salarios que están "creciendo" y un desempleo de 4,4 por ciento, que es "el menor en 17 años".

"Tenemos un montón de récords. Tenemos el mercado bursátil más elevado de la historia, los mejores indicadores económicos en años", insistió después, durante el juramento de Kelly.
"El país vive un momento optimista", agregó el magnate.

La llegada de Kelly acentúa, según la agencia EFE, el peso de figuras ajenas al aparato del Partido Republicano en el Ejecutivo, como el estratega jefe, Steve Bannon; el matrimonio formado por Jared Kushner e Ivanka Trump, o el principal asesor económico, el exbanquero Gary Cohn.


Donald Trump EE.UU.