Mucho mal olor en Rawson por desecho de pescado sin enterrar

Por varios días el aroma invadió el ambiente capitalino. El municipio explicó que se trata de basura que no se pudo enterrar en las cavas. Avanza el proyecto de una planta.

11 AGO 2017 - 22:06

Desde hace varios días se percibe un fuerte olor a restos de pescado en Rawson. Según explicaron desde la Municipalidad se debe al depósito de residuos de langostinos que no pudieron ser enterrados en las cavas correspondientes. El director general de Medio Ambiente, Julio Ibáñez, comentó que debido a inconvenientes con la maquinaria y un problema en el sector donde se dejan los desperdicios, se acumuló gran cantidad de desechos al aire libre.
“Hubo cuestiones operativas que demoraron el proceso de enterramiento en las cavas de los langostinos y eso generó que haya un fuerte olor a langostinos en descomposición. La gente de Obras Públicas está trabajando en la solución”.
Entre los factores que provocaron esta situación, relató Ibáñez, “alguien tapó con escombros el acceso al predio de enterramiento y generó un bloqueo. Los camiones al no poder pasar hacia el fondo, donde están las cavas, fueron tirando los desperdicios al costado y eso generó las complicaciones. Ya está resolviéndose el tema”.
“Cuando se te rompe una máquina no es automática su reposición. Implica dos o tres días poder rearticular el proceso y esto generó el impacto que todos los vecinos sintieron. Además se complicó con el bloqueo de la entrada. Arrastrar todo eso que está a la entrada del camino va generando este problema”.
Definitivo

El funcionario recordó que para una solución definitiva “hay un trabajo con el sector empresario privado pesquero y la provincia. Es la construcción de una planta de transferencia de desechos orgánicos de la pesca para que no se entierren más en el ejido de Rawson”.
“Van a venir camiones de una empresa de Puerto Madryn que hace harina de pescado y buscará estos residuos. Es por eso que las empresas pesqueras deben construir una planta de transferencia. Estamos definiendo el presupuesto de inversión y el tamaño del edificio”.
Está vigente un convenio que establece que a fines de setiembre se debe dejar de enterrar los desechos de pescado en la ciudad, entre Provincia, la Municipalidad y las empresas.
Según un parte de prensa, hay una etapa de transición hasta tanto se acondicione el lugar que va a oficiar de planta de transferencia de los desechos hasta la planta de Harinas Patagónicas, en Madryn, donde van a ser procesados.
Innegable

“Es innegable el olor que se siente en la ciudad”, admitió Ibáñez. “Todas las empresas van a ir a un punto en la planta de transferencia del GIRSU”.
“Como no se puede mezclar con los residuos sólidos urbanos, las empresas tienen que hacer una inversión para armar esta planta. Son procesos en los que estamos trabajando”, enfatizó.
Recordó que “esta semana hemos estado con las empresas definiendo el espacio físico. Las pesqueras se reunirán con formato de consorcio para definir la inversión que van a realizar. Es verdad que hay que pasar esta transición con estos olores, pero estamos trabajando con la Provincia para disminuirlos”.#

 

11 AGO 2017 - 22:06

Desde hace varios días se percibe un fuerte olor a restos de pescado en Rawson. Según explicaron desde la Municipalidad se debe al depósito de residuos de langostinos que no pudieron ser enterrados en las cavas correspondientes. El director general de Medio Ambiente, Julio Ibáñez, comentó que debido a inconvenientes con la maquinaria y un problema en el sector donde se dejan los desperdicios, se acumuló gran cantidad de desechos al aire libre.
“Hubo cuestiones operativas que demoraron el proceso de enterramiento en las cavas de los langostinos y eso generó que haya un fuerte olor a langostinos en descomposición. La gente de Obras Públicas está trabajando en la solución”.
Entre los factores que provocaron esta situación, relató Ibáñez, “alguien tapó con escombros el acceso al predio de enterramiento y generó un bloqueo. Los camiones al no poder pasar hacia el fondo, donde están las cavas, fueron tirando los desperdicios al costado y eso generó las complicaciones. Ya está resolviéndose el tema”.
“Cuando se te rompe una máquina no es automática su reposición. Implica dos o tres días poder rearticular el proceso y esto generó el impacto que todos los vecinos sintieron. Además se complicó con el bloqueo de la entrada. Arrastrar todo eso que está a la entrada del camino va generando este problema”.
Definitivo

El funcionario recordó que para una solución definitiva “hay un trabajo con el sector empresario privado pesquero y la provincia. Es la construcción de una planta de transferencia de desechos orgánicos de la pesca para que no se entierren más en el ejido de Rawson”.
“Van a venir camiones de una empresa de Puerto Madryn que hace harina de pescado y buscará estos residuos. Es por eso que las empresas pesqueras deben construir una planta de transferencia. Estamos definiendo el presupuesto de inversión y el tamaño del edificio”.
Está vigente un convenio que establece que a fines de setiembre se debe dejar de enterrar los desechos de pescado en la ciudad, entre Provincia, la Municipalidad y las empresas.
Según un parte de prensa, hay una etapa de transición hasta tanto se acondicione el lugar que va a oficiar de planta de transferencia de los desechos hasta la planta de Harinas Patagónicas, en Madryn, donde van a ser procesados.
Innegable

“Es innegable el olor que se siente en la ciudad”, admitió Ibáñez. “Todas las empresas van a ir a un punto en la planta de transferencia del GIRSU”.
“Como no se puede mezclar con los residuos sólidos urbanos, las empresas tienen que hacer una inversión para armar esta planta. Son procesos en los que estamos trabajando”, enfatizó.
Recordó que “esta semana hemos estado con las empresas definiendo el espacio físico. Las pesqueras se reunirán con formato de consorcio para definir la inversión que van a realizar. Es verdad que hay que pasar esta transición con estos olores, pero estamos trabajando con la Provincia para disminuirlos”.#

 


NOTICIAS RELACIONADAS