DEPORTES

El “Globo” hizo lo que debía hacer

Sin complicaciones, Huracán de Comodoro Rivadavia hizo su parte. Cumplió con el triunfo en la despedida, estiró su invicto y selló la clasificación con los goles de Asencio, Llesona y Barroca. El colista Estrella Norte terminó con dos menos y quedó al borde del descenso.

30/10/2017 02:00

Ezequiel Llesona (derecha), celebra su tanto, el segundo de Huracán ayer como local ante Estrella Norte.

962

De tan relajado, terminó siendo un trámite fácil. Huracán tenía casi todo resuelto, una “casi” clasificación; un momento positivo y en especial, una supremacía futbolística ante el equipo más débil de toda la región patagónica. El “Globo” lo entendió rápido: había que sumar y facturar para terminar de ponerle el sello a un trámite casi hecho. Respiró a los 7’, temprano y madrugador. La armó Barroca; desprendió un centro al área que el paraguayo Romero cambió de dirección para la entrada de Jeremías Asencio, dueño absoluto del 1-0.

Era lo que había que hacer, servirse de las oportunidades. Pegar primero y evitar cualquier tipo de complicación porque el modesto Estrella hizo lo que pudo y dentro de sus limitaciones, atacó con lo poco que tuvo; apeló a un par de volantes habilidosos y “movió” a un Huracán que parecía dormido, relajado.

La sensación era que los goles estaban ahí. Y había que activarlos. Por eso, Bustos impuso la pausa inteligente y trató de que el armado le resulte beneficioso al equipo.

Esa cierta distracción no llegó a complicarlo en exceso porque la visita casi no tenía conqué a excepción del habilidoso Molina y de Maximiliano Bravo quien metió un remate en el travesaño como mejor acción individual en el primer tiempo.

Del medio hacia atrás, Estrella se debilitaba al punto de ser una presa fácil. Para colmo, Bruno Ramos se ganó una roja a los 40’ por acumulación y enseguida, Ezequiel Llesona con otro cabezazo le bajó la persiana a la primera mitad con una diferencia bastante más acorde.

Nada cambió salvo la ratificación de un equipo que es básicamente eso. Aunque haya individualidades que muevan la aguja, la virtud del “Globo” pasa por conocer sus limitaciones y manejar un concepto colectivo amplio. Otra vez, Barrera, Blanco y Barroca se las ingenieron para mantener el control en el medio; nuevamente Romero aguantó de espaldas al arco todas las que le llegaron.

El fondo mantuvo la solidez habitual y aún con algunos excesos temperamentales, le dieron seguridad y garantía al 2-0.

Habría algo más. Lucio Barroca con ayuda extra, facturó el tercero (rebote en Perea) para que ya no se hicieran más cuentas.

El triunfo que era previsible pero debía festejarse goles en mano, llegó y terminó acomodando las cosas en el grupo donde Huracán y CAI ya están clasificados, restando determinar el ordenamiento y los cruces ante Boxing de Río Gallegos y Camioneros de Río Grande. Todavía quedará una fecha que será a medias anecdótica: Jorge Newbery se despedirá ante Olimpia Juniors y en Caleta Olivia, en una cancha de tierra, extrañamente habilitada Estrella Norte recibirá a la CAI. El “Globo”, simplemente, los mirará de afuera, con la única incertidumbre de saber el destino de su boleto en los cruces.