SOCIEDAD

Carga 22 torpedos y funciona con diésel en superficie y electricidad bajo el agua


El submarino S-42 ARA “San Juan”, Clase TR-1700 que perdió contacto con la Armada Argentina hace tres días, es un buque de ataque construido en Alemania al servicio del país desde 1985, cuando comenzó con pruebas de mar para abocarse luego a operaciones navales en aguas del Caribe, Atlántico Norte y ejercicios desde su apostadero en la Base Naval de Mar del Plata, informaron ayer fuentes militares.
18/11/2017 02:00

2.720

Contiene 6 Tubos Lanza Torpedos en proa; carga 22 Torpedos tipo SST-4 filoguiados, y de 40 a 80 minas de fondo.
Concebido para ataques contra fuerzas de superficie, submarinos, tráfico mercante y operaciones de minado, la nave es de propulsión diésel eléctrica convencional y sistema snorkel, tiene 66 metros de eslora y siete metro y medio de manga (ancho).

Fue construido en el astillero alemán Thyssen Nordseewerke de Edem, desde donde partió para ser recibido por la Armada Argentina en diciembre de 1985.

En 2008 ingresó en una “reparación de media vida”, por lo que fue sometido a dos años de trabajos de ingeniería en las instalaciones del Complejo Industrial Naval Argentino (Cinar), donde para reemplazar los motores fue necesario cortar el casco de la embarcación por la mitad con oxígeno-acetileno y separarlo en dos partes.

Además se reemplazaron los cuatro motores diesel MTU de 16 cilindros en V y 1200 Kw de potencia, que mueven una igual cantidad de alternadores de 4.000 amperes, según información del astillero Tandanor.

Los motores eléctricos responsables del movimiento de la hélice recibieron un mantenimiento integral -que incluyó su desarmado completo, limpieza, medido, calibrado y posterior rearmado- con un reemplazo de los montajes que amortiguan la vibración.

También se le realizó un replacado y la reparación integral de cada una de las 960 baterías que hacen funcionar al submarino y se repararon las válvulas y demás mecanismos. La tarea de volver a unir el submarino, que se realizó a fines de 2011, entrañó complejidades desde el punto de vista técnico: no podía haber ningún error que comprometiera la vida y la seguridad de los tripulantes del buque.

“Es un momento dramático” dijo el padre de la primera oficial argentina

Eduardo Krawczyk, el padre de Eliana, la primera oficial submarinista del país que integra la tripulación del buque con la que no se tiene contacto desde hace tres días, dijo este viernes que atraviesa “un momento dramático” por no tener novedades de su hija.

“Es un momento dramático”, declaró Eduardo en declaraciones formuladas a radio La Red.

Asimismo, atribuyó el “hermetismo” sobre el hecho que mantuvo la Armada hasta ayer a la mañana “porque no quieren dar falsos datos o falsas esperanzas”.

La Armada Argentina confirmó que se iniciaron las operaciones para retomar las comunicaciones con el submarino ARA “San Juan”, que estaba en tránsito desde la Base Naval Ushuaia a su apostadero habitual de la Base Naval Mar del Plata y que perdió contacto cuando estaba a 430 kilómetros de la costa, al sudoeste de la Península Valdés.

Durante una breve conversación radial, Krawczyk recordó que hace tres años asistió a la ceremonia en que su hija recibió el título como primera oficial submarinista del país y contó que ella había iniciado este viaje hace “aproximadamente 15 días”.

Por otra parte, Claudio Rodríguez, hermano de uno de los maquinistas del ARA San Juan aseguró estar “muy preocupado” por el despliegue para la búsqueda del buque incomunicado, porque dijo que nunca vivió “esta situación”.

“Mi cuñada está viviendo en Mar del Plata, y me llamó anoche para decir que habían perdido la comunicación, por si lo escuchábamos por los medios”, explicó en una entrevista con el canal de noticias TN.

Asimismo, Rodríguez contó: “Estamos rogando a Dios que nos ayude y que el pueblo se una a orar para que puedan seguir buscando y los puedan encontrar”.

El hermano del maquinista del submarino, que reside en Mendoza, aclaró que su hermano es suboficial mayor y lleva 22 años en la Armada, 11 de los cuales fueron en el “San Juan”.

“Nunca hubo un despliegue tan grande y eso es lo que nos preocupa. Mi hermano estaba muy contento por las reparaciones que le habían hecho a la nave y yo hablé el domingo pero no me comentó que tuvieran problemas”, agregó.

El viaje entre Ushuaia y la base de Mar del Plata se extiende usualmente por unos 10 días, por lo que “deberían llegar el próximo martes”, mencionó Rodríguez.  De acuerdo al familiar, el suboficial mayor Rodríguez está casado con una docente que trabaja en la ciudad balnearia y tiene un hijo de 17 años, y “nunca vivieron una situación así, están muy preocupados”, concluyó.#

 


desaparecido Puerto Madryn submarino