POLICIALES

Desaparición de Germán Acosta: acusan a su exmujer y su exsuegro


Se trata del joven de 27 años oriundo de Trelew que nada más se supo de él a principios de marzo de 2011 mientras residía en José de San Martín con Luciana Rojas, hoy imputada.
06/02/2018 02:00

4.141

Luego de varias dilaciones, comenzó ayer en los Tribunales de Esquel el juicio que investiga la desaparición y muerte de Germán Acosta, sucedida en José de San Martín a partir de marzo de 2011 y por el confuso hecho están imputados un padre y su hija, exsuegro y expareja de la víctima.
Según la calificación principal, el encubrimiento por favorecimiento personal respecto de un delito anterior especialmente grave, en concurso real con hurto calamitoso y defraudación por venta de cosa ajena. En esta investigación, el homicidio es una calificación alternativa. Si surgieran elementos en el debate que permitan requerir la declaración de responsabilidad de los imputados por ese delito, la Fiscalía estaría habilitada a plantearlo. Lo cierto es que Germán Acosta, declarado fallecido en un trámite civil, permanece desaparecido desde principio de marzo de 2011.

De Trelew a San Martín

Germán tenía 27 años cuando desapareció, estaba en pareja con Luciana Rogel (imputada) y tenía una hija pequeña, de una relación anterior. Vivía en Trelew, al igual que toda su familia de origen.
La investigación de la desaparición se inició un mes después de la última vez que fue visto, con una denuncia presentada por una de sus hermanas. El primer año las pesquisas fueron dirigidas por la Fiscalía de Trelew, hasta que se constató que Acosta fue visto por última vez en la zona de José de San Martín. A partir de ese momento la competencia territorial recayó en Esquel y se completaron desde allí las medidas, fundamentalmente dirigidas a encontrar a Germán con vida o su cuerpo, señaló un parte fiscal.
La fiscal Fernanda Révori sostuvo en su discurso de apertura que esta investigación tuvo y tiene dificultades probatorias importantes, partiendo del no hallazgo del cuerpo hasta el día de la fecha.
La acusadora indicó que buscará probar que a Germán Acosta se le dio muerte y posteriormente se lo hizo desaparecer, entre las 23 hs del 30 de abril de 2011 y las primeras horas del 2 de mayo del mismo año. Las últimas personas con las que tuvo contacto Germán fueron Oscar Leopoldo Rogel, Luciana Rocío Rogel y la señora Elena Ester Marino (fallecida) en un domicilio de José de San Martín. “El 2 de mayo por la tarde, los imputados ya se habían apoderado de los bienes de Germán Acosta. Habían ocultado algunos de ellos y los otros los habían empezado a comercializar para desprenderse de los bienes de Germán, indicó. Revori sostuvo que se reconstruirá con prueba testimonial lo que hizo Germán en sus últimas horas, también que se probará la conducta de los imputados a partir de la desaparición de Germán, mediante prueba documental.
Se refirió también a que se procurará probar qué conductas positivas y negativas fueron llevadas a cabo por Luciana y su padre para evitar que se conozca la suerte que corrió Acosta.

La estrategia de la Defensa

Bruno Deias, defensor público, se hizo cargo de la representación de los imputados a las puertas del juicio, luego de que se declarara el estado de indefensión por no haberse presentado el abogado particular el día en que estaba previsto el comienzo del debate. Aquel letrado tampoco presentó prueba en el momento procesal oportuno.
Para Deias este juicio no solo es diferente por las características del trámite procesal, sino porque se encuentra frente a un juicio que, a su criterio, no se hubiese abierto si hubiera tomado antes el caso ya que no encuentra elementos suficientes para que sus defendidos estén siendo juzgados por estos hechos. También señaló que había prueba por producir para la defensa, pero no podrá contar con ella por haber tomado el caso cuando ya se había superado la etapa procesal oportuna para su presentación.
Su alegato inicial cuestionó que al inicio de la investigación se descartarán distintas vías, dejando solo un par de hipótesis en pie. Añadió que ni siquiera se puede afirmar que se le haya dado muerte a Acosta, indicó que la declaración civil de fallecimiento presunto no tiene esa implicancia sino únicamente sirve a los fines de abrir el trámite sucesorio.  “Están dadas todas las posibilidades”, concluyó “no solo no se tiene un cuerpo, no se tiene ninguna evidencia de ningún tipo”.
Respecto de los recursos abocados a la búsqueda, Deias sostuvo en su parecer, en este caso se utilizaron muchísimos más recursos, y durante más tiempo, que los que se emplearon en la búsqueda de Maldonado, por la cantidad de establecimientos agropecuarios que fueron revisados y la cantidad de canes utilizados.#


Desaparición Esquel Germán Acosta