PROVINCIA

“No hay ninguna excusa para decir que Comodoro se endeuda porque desde Nación no cumplen”


El secretario de Planificación Territorial de la Nación, Fernando Álvarez de Celis, objetó que para justificar el Bono de Endeudamiento municipal se use la falta de obras nacionales. “El intendente reconoció que cumplimos con el 100% de lo prometido”. Y respaldó el cambio en la entrega de casas. “Debe cambiarse el concepto de que en Chubut se regala la vivienda”, afirmó.
26/03/2018 02:00

1.933

Por Ismael Tebes

-¿Qué opina del Bono de Endeudamiento que proyecta la Municipalidad de Comodoro Rivadavia para ejecutar obras?

-Decimos que no está el listado de las obras y poner mil millones sin conocerlas no valdría la pena. Acá se habla mucho de dinero y poco de proyectos. Se usó el argumento de las obras que Nación no había hecho en la emergencia cuando el propio intendente reconoció que cumplimos con el 100% de lo prometido. No hay ninguna excusa para decir que se endeudan porque Nación no cumple. Si se endeudan para obras de capital en un municipio que tiene déficit de infraestructura pueden hacerlo, pero contándole a la gente las cosas tal cual son.
-A pocos días de que se cumpla un año del temporal, ¿cómo evalúa el trabajo en la recuperación?
-Soy muy crítico. Hubo dos cuestiones que tardaron mucho en funcionar. Una es entender que tenemos que trabajar juntos Nación, Provincia y municipio. La reconstrucción tenemos que hacerla juntos. El segundo tema era que había que hacer proyectos. Todavía hay gente del municipio que sigue reclamando que no llegó la plata, cuando la plata no llegará de manera física sino en proyecto y obras. La Provincia nos debe algunos y tenemos pendientes viviendas desde Nación. Antes cuando había una inundación, el Gobierno central mandaba ATN. Acá se reclamó uno de 300 millones que no se sabía en qué se iban a gastar. Hay que entender que la lógica cambió. Por primera vez se conformó el Sistema Nacional de Gestión de Riesgo donde se trabaja en la reconstrucción de lugares siniestrados. Me toca ser el encargado de cada reconstrucción y emergencia temprana. Eso nos da una visión diferente porque trabajamos integrados con Hábitat, Vivienda y Recursos Hídricos. La situación de Comodoro Rivadavia fue un aprendizaje pero hay sobre todo, un cambio de paradigma.
-La discusión pasaba por quién había aportado más en la emergencia…
-Es un debate que se da ahora. Durante un año tuvimos que escuchar que Nación no se hacía cargo; Provincia hizo un informe diciendo que habían puesto un montón de plata y hoy sabemos que no fue así. Ahora hicimos números y comprobamos que Nación es quien más aporta. Y es lo que corresponde, no es otra cosa. Acá lo que pasó fue que los hechos le ganaron al relato. Se decía que el Gobierno Nacional no quiere a la Patagonia o no le importaba Comodoro. Cada vez que se recibía materiales, se firman obras o en cada una de mis visitas cada quince días a pedido del ministro Frigerio todo lo demás desapareció.
-¿Qué tan importante es la planificación en un esquema de ciudad?
-El planteo de Rogelio Frigerio cuando estuvo acá en medio de la catástrofe fue ése. Si bien fue una lluvia extraordinaria la del 29 de marzo, también el crecimiento de Comodoro fue contranatural, en los lugares más bajos y la expansión se dio donde no tendría que haberse dado. Esto produjo mayores males a la población. Por eso el ministro nos pidió que planifiquemos. Nos costó mucho que entendieran también eso porque en el medio se aprueban barrios en un reservorio. Parecía que la ciudad crecía con loteos y hoy estamos avanzando con el código urbanístico. La planificación es el eje central del desarrollo y la ciudad nunca pudo plasmar esto en un código. Creo que esta vez se logrará.
-¿Cuál es el mensaje para la gente que aún no tuvo asistencia?
-Yo recorro y no me escondo, veo que eso pasa y que la ayuda no llega a todos. Tuvimos 5 mil familias afectadas y hoy Nación está llegando con asistencia a casi mil. Las restantes tienen situaciones que dependen de Provincia y la Municipalidad. Dijimos que este proceso iba a durar dos años porque las soluciones no son mágicas. La principal obra que hay que hacer es hídrica. Tenemos el fondo afectado para que se hagan, está el compromiso por 600 millones de pesos y estamos esperando que Provincia nos dé los pliegos definitivos. Cuando esto pase la certidumbre de la gente será mayor. Acá está la pérdida material pero también el miedo de que vuelva a pasar.

Proyección

-¿En viviendas cuál es la proyección sabiendo que había una demanda anterior al temporal?

-Cuando se analiza el déficit habitacional se llega a un total de 13 mil familias anotadas en el IPV con lo cual el déficit es enorme. Las que detectamos para trasladar por la inundación son unas 150. Ante tanta demanda, tuvimos que ser muy duros porque muchos quisieron meterse. Debe cambiarse el concepto de que en Chubut se regala la vivienda o que el que gana más, recibe una. Lo que queremos es que tenga el subsidio pero pague a su vez una parte. Hoy las cuotas en el IPV son de 200 pesos y eso es nada. Si puede pagar más debe hacerlo para que otros accedan al beneficio. Queremos una política de subsidio pero también de crédito.

Dinámica

-¿También una intención en que se cambie la dinámica en la adjudicación de viviendas sociales?

-En San Juan, el ministro Frigerio planteó que en Argentina recibían viviendas aquellos que no eran parte del sector más vulnerable, totalmente subsidiario y que no había retorno de la inversión. Eso no puede pasar más y hay que tener nuevas estrategias. Con la plata que se está gastando no se llega a casi nada. Tenemos que hacer que ese dinero rinda lo más posible. Eso hace que tengamos hoy el récord de créditos hipotecarios en Argentina. Chubut si bien tiene problemas, cuenta con sueldos más altos en promedio que cualquier otra parte del país y debe acostumbrarse a pagar las viviendas ya sea en cuotas o en veinte años.#


Bono de Endeudamiento Comodoro Rivadavia Fernando Álvarez de Celis Nación