PROVINCIA

Discapacidad: sillas vacías y enojo con Ongarato


Se preveía una reunión de padres y personal del Centro de Día para personas con discapacidad de Esquel, con el intendente Sergio Ongarato, la secretaria de Promoción Social, Ingrid Iglesias; la directora de Discapacidad, Ximena Miranda Nastovich, y la concejal Fabiana Vázquez, que preside la Comisión de Desarrollo Social en el Concejo Deliberante.
20/04/2018 02:00

1.757

Se discutiría la problemática de la institución y la necesidad de tener información de los fondos que aportan las obras sociales, y que deben ser volcados al funcionamiento del Centro. Ayer a las 12 la comunidad del Centro esperaba a las autoridades en el salón, con una buena concurrencia. Estaba el concejal Flavio Romano del Frente Vecinal.
Pasaron varios minutos y se decidió leer el documento que expondrían ante el intendente y ante los medios. Las cuatro sillas para los funcionarios quedaron vacías. Tenían un cartel con el nombre de cada autoridad, una jarra con agua y vasos. No llegaron y eso molestó a padres, orientadoras, colaboradores de la institución y asociaciones de discapacidad.
Andrés Polosnik, padre de un concurrente al Centro, leyó el documento. Entonces llegó la edil Vázquez, de Cambiemos, y le pidieron que se vaya. Tras un par de minutos se retiró. El escrito contenía varios puntos que serían comunicados al intendente. “Los fundamentos del reclamo son legítimos y no vamos a retractarnos”, señaló el vocero.
Recalcó que hasta no hace más de un mes la gestión transcurría sin sobresaltos y “de golpe aparecieron los desmanejos y las desprolijidades”. Según el documento, “nos dimos cuenta que abordaron la conducción del Centro ignorando su manejo básico, y desmembraron una estructura de trabajo, de la cual ninguno de los familiares dio queja o reclamo”.
Según el escrito, “los padres fueron ignorados absolutamente en todas las decisiones, y afectan profundamente la estabilidad emocional de los usuarios”.
La comunidad de la institución consideró que fue tal la falta de criterio, que “los padres nos enteramos de la acefalía en la Dirección por lo que las orientadoras nos informaron. Nos enteramos también que la exdirectora del Centro de Día solicitó y le fue concedida una licencia, y nadie de su cuerpo de funcionarios (dirigiéndose a Ongarato), lo tomó en cuenta para arbitrar su reemplazo, quedando el personal de orientadoras y el escaso equipo técnico a la deriva, sin órdenes precisas”.
“Irresponsablemente la Dirección Municipal de Discapacidad quiso obligar al cuerpo de orientadoras a asumir tareas como guardias pasivas, ignorando que su principal ocupación es el cuidado de los usuarios discapacitados”.
En ese lapso de licencia de la directora Lucía Fraifer se había dispuesto que la responsabilidad la ejerciera la Dirección de Discapacidad. Faltaba una persona para administración ya que quien lo hacía pidió traslado y nadie lo sustituyó.
“Después nos enteramos que a la directora la obligaron a presentar su renuncia, en un acto de autoritarismo, y con el argumento de que los padres cuestionaban sus funciones, argumento malintencionado y falaz”, leyó Polosnik. Después les presentaron a Elsa Sánchez como la coordinadora. La aceptó la mayoría al conocer su trayectoria. Luego fue designada directora, y Claudia Armoa coordinadora.
Por eso pidieron respuestas y una reunión con la Municipalidad aunque la secretaria de Promoción Social, Ingrid Iglesias, subrayaron, comentó que el reclamo era de dos o tres padres, restándole importancia.
El documento hacía referencia a la visita del secretario de Hacienda, Matías Tacetta. “Nos informó muy superficialmente de los movimientos de dinero del Centro, tal vez para justificar la falta de inversión, medios y contratación de personal profesional. Habló poco; explicó menos, y se dedicó la mayor parte del tiempo a enviar mensajes desde su celular”.
Recordaron que hubo una reunión con las nuevas autoridades de la institución y el Consejo de Discapacidad para coordinar una propuesta, y se decidió invitar a Ongarato para una reunión. Pero los padres sostienen que la nota fue a parar a la Secretaría de Promoción Social, y nunca llegó al despacho del jefe comunal. La nueva convocatoria fue para ayer. Fracasó.#


Discapacidad enojo Esquel Ongarato