PROVINCIA

Un sala que quedó chica para tanta repercusión


La sala de audiencias del Superior Tribunal de Justicia quedó chica para imputados, defensores, fiscales, asesores, abogados, policías, periodistas, familiares, amigos y algún que otro curioso.
24/05/2018 02:00

1.912

Las sillas no alcanzaron y menos la ventilación. Varios quedaron parados y no es habitual que suceda en este espacio, donde habitualmente los lugares sobran.
El aire corrió poco y el fresco de la mañana mutó en una tarde cálida. Se notó especialmente en la cara de los detenidos. Su única libertad entre las 10 y las 18 fue levantarse al baño bajo custodia y breves charlas entre ellos o con sus abogados. Pudieron comer gracias al delivery.
A los rostros adustos del caso se sumó la espera de tres cuartos intermedios, dos muy largos.
Durante una de esas pausas aparecieron en el recinto los diputados del Frente para la Victoria cuya denuncia originó el Caso Correa: Blas Meza Evans, Gabriela Dufour y Alejandra Marcilla.

Lectura

El inicio de la audiencia, a las 12.15, sorprendió a los detenidos todavía leyendo la imputación de la Unidad Anticorrupción. Todos tuvieron su fotocopia y la repasaron birome en mano, marcando párrafos y subrayando frases, preparando su defensa. Algunos lucieron más cansados, como Andrés Ninín, llegado desde Comodoro Rivadavia, y Víctor Cisterna. Miradas al techo, vistas fijas en el piso, resoplos. La mayoría de zapatillas y buzo. Hubo detalles curiosos que quedaron sin usar, al menos hasta hoy. Como el esquema que los fiscales Nápoli e Iturrioz armaron en una cartulina y pegaron en una pared, con el presunto circuito de corrupción ilustrado.#   


audiencia defensores Imputados Superior Tribunal